Fernando Santa Isabel Llanos en Cardioprotección, Salud Brand Ambassador • beBee 3/10/2016 · 1 min de lectura · +400

Proyecto Madrid Comunidad Cardioprotegida

Proyecto Madrid Comunidad Cardioprotegida

Recientemente hemos visto el anuncio que Cristina Cifuentes (presidenta de la Comunidad de Madrid), impulsará el Proyecto Madrid Comunidad Cardioprotegida con la aprobación de una norma que regulará la instalación y el uso de desfibriladores, y su obligatoriedad en determinados espacios donde se prevea una alta afluencia de personas.

En otras comunidades autónomas existe una normativa desde hace ya varios años. Esto nos va a valer para que aprendamos de los errores y saquemos una ley mejorando lo que existe en otras comunidades.

En algunas comunidades es algo ambigua, para lo cual debe ser lo más claro posible, para evitar el que cada cual aplique la normativa a su elección, como pasa por ejemplo en Cataluña donde un hotel depende de la altura de éste y hay quien para eludir la ley no suma las plantas que están bajo el nivel de calle ya que la ley no lo aclara.

Las nuevas tecnologías, la demanda de servicios y la experiencia, ha hecho que muchas empresas dedicadas a la cardioprotección, tengan servicios de conexión de los desfibriladores, para poder conectarse a través del desfibrilador o columna de rescate (donde está puesto el desfibrilador), con la persona que acude a salvar la vida y orientarle en cómo debe actuar, así como avisar a los servicios de emergencia, sin perder tiempo.

Igualmente la conexión nos sirve para poder saber el estado del desfibrilador, ya que es muy importante que cuando se necesite funcione perfectamente.

En numerosas ocasiones hemos visto que en tal o cual sitio no funcionó el desfibrilador y esto es debido a un mal o nulo mantenimiento. Como dato se han presupuestado en varios ayuntamientos la compra de desfibriladores y no se ha tenido en cuenta que debían presupuestar también el mantenimiento de los mismos.

Es por esto que la ley debe contemplar no solo la obligatoriedad de poner desfibriladores en sitios concurridos especificando ya sea por afluencia o dimensiones del lugar, sino también la obligatoriedad de un mantenimiento real y efectivo.

Fernando Santa Isabel