Fernando 🐝 Santa Isabel Llanos en Técnicos de RRHH, Directores de RRHH Alianzas Nueva Edificación • Securitas Direct 19/5/2016 · 3 min de lectura · +400

Tu mejor curriculum, tu personalidad

                                   


Que nos pregunten ‘qué quieres ser de mayor’ y respondamos con una profesión dice mucho acerca de en qué nos hemos convertido.

No se trata de una pregunta sobreentendida, sino de una sutil creencia de que somos lo que producimos. Los títulos están muy bien y en ocasiones son imprescindibles, pero lo que realmente marca la diferencia es tu forma de ser. Viajar, leer, escuchar, visitar centros culturales, conciertos, abrirse al amor, compartir con los amigos o ayudar a los demás es mucho más enriquecedor que cualquier diploma y, sin embargo, menos tenido en cuenta.

Hay quien puede pensar que todo eso no es prioridad si buscas un trabajo –pues no se pone en el currículum-, pero la cara y los ojos no engañan: a las grandes personas todo el mundo las quiere cerca, ya sea en un trabajo o en un bar.

El desarrollo profesional es solo una rama del desarrollo personal;

una matrioska pequeña dentro de una matrioska grande. Limitar el aprendizaje a las capacidades o habilidades laborales y olvidarse de ensanchar como seres humanos es volar demasiado bajo, algo así como aprender todo lo posible sobre barcos, pero nada sobre el mar: un marinero en tierra. Insuficiente.

“¿Cuánto tiempo dedicas a obtener títulos? ¿Cuánto dedicas a ser mejor persona?”.

Se habla de unasnuevas generaciones sobrecualificadas, pero sigue habiendo gente que no dice buenos días al llegar a la oficina o que no te ayuda porque a él no le pagan por eso. Somos una sociedad muy preparada si se entiende que somos máquinas de producir, pero somos humanos, y ahí no estamos tan preparados.
Todo lo que pongas en tu CV lo podrán poner muchos otros.

Siempre habrá, incluso, quien pueda añadir más idiomas que tú, más experiencia que tú y más referencias que tú.

¿Por qué iban a elegirte a ti?

Si quieres destacar de verdad, trabaja en ser una persona maravillosa que todo el mundo quiera en su equipo, aunque luego no seas tan bueno haciendo algo. La gente alegre, humilde, proactiva y optimista aprende rápido.

Creo que la tendencia que, ya no el mercado en particular, sino el mundo en general reclama, no es a la especialización productiva, sino al pleno desarrollo de las potencialidades humanas. Dicho de otra forma: el futuro es ser una perso