Fran Brizzolis en beBee en Español, Informáticos, Redes Sociales Gestor comercial 8/11/2016 · 2 min de lectura · +500

El CERN, una habitación que no existe, un número, y un error de Internet... La leyenda y la realidad.


El CERN, una habitación que no existe, un número, y un error de Internet... La leyenda y la realidad.



Cualquier usuario de Internet ha visto alguna vez cómo su navegador mostraba el famoso error 404: file not found, indicando que no es posible mostrar la página que hemos solicitado. Es posible que hayáis leído algún artículo sobre la famosa habitación 404 del CERN, una de las leyendas urbanas tecnológicas más extendidas que intentaremos que os voy a explicar aquí.



El CERN, una habitación que no existe, un número, y un error de Internet... La leyenda y la realidad.Edificio 31 del CERN.



Habitación 404, la leyenda


Remontémonos al comienzo de la década de los noventa. En el CERN de Ginebra (Suiza) un grupo de físicos dirigidos por Tim Berners-Lee (reconocido popularmente como el “padre de la Web”) sienta las bases de la Internet que conocemos actualmente, incluyendo el código HTML con el que están construidas las páginas y los códigos de estado HTTP, claves para establecer un protocolo de comunicación común.

Para alojar la infraestructura de esta red primigenia usaron las propias instalaciones del CERN y eligieron la habitación 404 para montar una base de datos central, donde un grupo de personas (sí, suena increíble) se encargaban de localizar y enviar cada archivo de manera manual a través de la red. Cuando no eran capaces de localizarlo o simplemente el archivo no existía, enviaban el siguiente mensaje: “Room 404: file not found”.



El CERN, una habitación que no existe, un número, y un error de Internet... La leyenda y la realidad.

Lo más parecido que hemos encontrado es la R-404, un cubículo cerca de los baños.


Cuando Internet comenzó a extenderse el código 404 se mantuvo como representación digital de que el servidor no ha encontrado el recurso que pide nuestro navegador, y por ello es imposible mostrar la página.



Habitación 404, la realidad


La historia anterior es fantástica, pero, lamentablemente, también es absolutamente falsa. Se trata de una de las leyendas urbanas (también conocido como "hoax" en el argot de Internet) más extendidas en los últimos años y no resulta difícil encontrar cientos de páginas que la dan por absolutamente ciertas (algunas incluso ponen una fotografía de la supuesta habitación”.



El CERN, una habitación que no existe, un número, y un error de Internet... La leyenda y la realidad.

Tim Berners-Lee con el NeXT que usó para inventar la web.


Esa habitación simplemente no existe. No hay ningún cartel en la puerta ni se ha conservado como “el lugar donde nació” Internet. En el CERN, el sistema de numeración de oficinas tiene tres cifras, pero la primera solo indica el número del edificio donde se encuentran y, en el 4, la primera es la 002 y la última la 066 (si queréis investigar podéis ver un mapa interactivo en este enlace). La placa conmemorativa (que, por supuesto, no está en la puerta de ninguna habitación 404) señala que los experimentos se realizaron entre una oficina del edificio 31 (Computing and Networking Division) y otra en el edificio 2 (Computing for Physics Division).



El CERN, una habitación que no existe, un número, y un error de Internet... La leyenda y la realidad.

Placa conmemorativa del nacimiento de la web en el CERN.


La explicación exacta (y probablemente la más aburrida), es la siguiente: cuando el navegador solicita un documento HTML y el servidor responde con el error 404 está indicando que ha sido capaz de comunicarse con la máquina que aloja la página, pero que el archivo que estamos solicitando no existe. El primer 4 de código indica un error del cliente (puede ser una url mal escrita), mientras que el 04 señala el subtipo de error “not found”.


Un último apunte histórico: haciendo un ejercicio de simplificación un tanto injusto, podemos situar el origen de la Web en la habitación 005, situada en el edificio número uno del CERN. En una pequeña sala, Tim Berners-Lee y su equipo trabajaban con tres ordenadores NeXT creando la primitiva red que acabaría por convertirse en uno de los mayores descubrimientos del siglo pasado y estableciendo las normas que harían posible un ecosistema digital libre y descentralizado. El NeXT que actuaba como servidor web se exhibe en la muestra Microcosm y todavía lleva pegada una etiqueta con un aviso manuscrito por el propio Tim que dice:  Esta máquina es un servidor web. ¡No apagar!




Referencias:

http://home.cern/topics/birth-web

https://es.wikipedia.org/wiki/Tim_Berners-Lee

https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:C%C3%B3digos_de_estado_HTTP

http://visit.cern/

http://www.neoteo.com/la-verdadera-historia-del-error-404











Esta comentario ha sido eliminado

0

Esta comentario ha sido eliminado

0
Victor Chertkov 8/11/2016 · #5

#4 Vale, ahora entiendo. No me he fijado bien. Gracias por esta puntualización @Fran Brizzolis!

0
Fran Brizzolis 8/11/2016 · #4

Tienes razón en lo de internet @Victor Chertkov, pero aqui habla de la página web... Inicialmente no habia webs... Ni nada parecido. Recuerda mi post:
https://www.bebee.com/producer/@fran-brizzolis/en-estas-fechas-se-cumplen-ya-47-anos-del-primer-mensaje-enviado-a-traves-de-arpanet

+1 +1
Victor Chertkov 8/11/2016 · #3

Jo, sí que es interesante @Fran Brizzolis! Pensaba que internet nació en el seno de DARPA o algo así y que se llamaba ARPANET usado por el Pentágono que, posteriormente, se usó para conectar entre sí a ciertas universidades lo cual, más tarde, dio origen a internet que conocemos ahora.

Recuerdo que una vez compré en la Librería Principal en Zaragoza la primera guía de internet (en inglés) por 5.000 Pts y estaba muy orgulloso de tener semejante "tesoro", no tenía internet en casa :))) Esas páginas amarillas (eran de verdad amarillas amarillas) tenían unas tres mil (aprox. no estoy muy seguro ahora) direcciones de páginas web...

Cómo han cambiado las cosas...

+1 +1
Fran Brizzolis 8/11/2016 · #2

#1 Tremendamente aburrida, no hay gemelas, ni locos escritores con un cuchillo, ni nada parecido... jajajaja

+2 +2
José Ramón López 8/11/2016 · #1

Muy interesante @Fran Brizzolis. No tenia ni idea y a medida que iba leyendo me parecía muy interesante lo de la habitación... Lástima que la realidad sea tan aburrida¡!! :-)

+3 +3