Fran Brizzolis en beBee en Español, Informáticos, Informática y Tecnología Gestor comercial 10/11/2016 · 1 min de lectura · +400

Investigadores de la Universidad de San Diego crean el primer chip que no utiliza semiconductores


¿Os acordáis de cómo eran los ordenadores del pasado? Sí, esas fotos con equipos llenos de tubos de vacío que llenaban habitaciones enteras, pues la base de los mismos ha vuelto a estar de plena actualidad gracias a la creación de un chip sin necesidad de semiconductores.


Este logro se lo debemos a la UC de San Diego, donde han conseguido crear como decimos un chip que carece de semiconductores, ya que utiliza electrones libres que flotan en el aire y tiene toda su microelectrónica controlada por láser.


Investigadores de la Universidad de San Diego crean el primer chip que no utiliza semiconductores


Como vemos la idea es muy similar a la que se utilizaba en los enormes tubos de vacío que daban forma a los ordenadores desde los años 40 hasta la entrada de la “edad moderna” de la computación, en la que se empezaron a utilizar transistores a gran escala.


No hay duda de que los semiconductores tienen ventajas claras frente a los tubos de vacío, ya que permiten la integración de una enorme cantidad de transistores para conseguir una potencia muy alta, pero también tienen desventajas frente a aquellos.


Una de las más importantes es que la velocidad de los electrones está limitada por la resistencia de los propios semiconductores, cosa que no ocurre en los tubos de vacío ya que los mismos “flotan libremente” y no requieren de ese “impulso” adicional.


Investigadores de la Universidad de San Diego crean el primer chip que no utiliza semiconductores

Sin embargo, mantener los electrones “flotando” y controlados es una tarea muy complicada y el principal reto que ha enfrentado la UC de San Diego. Para superarlo han construido nanoestructuras de oro en forma de “seta”, como vemos en la imagen, acompañados de tiras doradas y un sistema de láser que se encarga de controlar en conjunto todo el flujo de electrones.


El resultado ha sido un sistema que presenta una conductividad eléctrica mil veces superior, capaz de adoptar estados de “encendido” y “apagado” y con un gran potencial de cara a la creación de sistemas de procesado más potentes e incluso paneles solares más eficaces.




Referencias:

http://jacobsschool.ucsd.edu/news/news_releases/release.sfe?id=2060

https://youtu.be/pDllfr4udlU