El Estilista y las Nuevas Tecnologías

El Estilista y las Nuevas Tecnologías

Las Nuevas Tecnologías, esas grandes desconocidas

Desde la aparición del ordenador personal de la mano de IBM en 1981 hasta nuestros días, las Nuevas Tecnologías han invadido todos los ámbitos, tanto profesionales como de ocio.

Para el mundo del estilismo y la peluquería, los ordenadores e Internet nos ofrecen nuevos medios de comunicar con nuestros clientes y de conseguir nuevos, además de poder convertirse en una potente herramienta de trabajo.

Los grandes errores

Todo profesional dispone de un stock de productos más o menos grande según su situación y número de clientes, y muchas veces también de un ordenador para el control y facturación del negocio con conexión a Internet. Esta unión de elementos nos lleva a pensar rápidamente a una ampliación del negocio que parece lógica; crear una tienda online.

Aunque existen casos en que un centro ha creado una página para la venta online de los productos que distribuyen habitualmente y ha tenido un éxito comercial aceptable, la inmensa mayoría de estos intentos acaban convirtiéndose en una enorme pérdida de tiempo y, a su vez, de dinero. La infraestructura necesaria y la dedicación que exige una tienda online no suele estar disponible para la mayoría de negocios.

El siguiente error que se suele cometer es creer que promocionar nuestro negocio a través de las redes sociales está fuera de nuestro alcance, que se necesita una gran cantidad de tiempo y que no tendremos nada que decir.

La promoción online de nuestro negocio

Uno de los mejores usos que podemos dar a un ordenador y una conexión a Internet es la promoción online. En contra de lo que pueda parecer, con disponer de una media de 10 minutos al día, o 30 minutos dos veces por semana, ya podremos abrir y mover una página de Facebook para promocionar nuestro negocio. Hay que recordar en este punto que para un negocio Facebook obliga a tener una Fan Page, o una página de seguidores, y que crear un perfil con el nombre del centro a través del cual promocionamos nuestros servicios puede provocar que, cuando más rendimiento le estemos sacando, Facebook nos bloquee y cierre dicho perfil.

El Estilista y las Nuevas TecnologíasA través de una Fan Page podemos recordar a nuestro clientes y amigos las ofertas y servicios de los que disponemos, mostrar trabajos, anunciar la disposición de nuevos servicios y productos y ofrecer trucos y consejos. No es necesario escribir todos los días, y como se indicaba anteriormente, basta con dos publicaciones semanales para mantener de forma correcta una página de gama media.

Puede ser interesante también reflejar la Fan Page, teniendo en cuenta las limitaciones que nos imponen, en Twitter. Esta red nos permite además publicar trabajos acabados de hacer, visitas de clientes especiales y cualquier otra información del día a día ya que Twitter se alimenta mayoritariamente de un contenido más banal y volátil.

La creación de estos dos canales, además, se puede realizar de forma personal, no teniendo ningún costo.

Si disponemos de un poco más de capacidad y volumen de clientes, es muy recomendable dar un salto en el medio de comunicación y disponer de un dominio propio que contenga un blog en donde poner tener todo el contenido que creamos para las redes sociales de una forma más extensa y que además traiga visitas de posibles clientes nuevos.

Aquí estaríamos hablando de, como mínimo, doblar el tiempo dedicado a su mantenimiento, y a una pequeña inversión inicial, pero a medio plazo el número de clientes y la venta media aumentaría de forma notable.

Un consejo: Decidamos lo que decidamos hacer, hemos de recordar que el trabajo online es algo lento y tedioso, y que ni a la semana, ni al mes, ni tan siquiera a los seis meses de haber empezado con la Fan Page o el blog, estaremos recibiendo una riada de clientes en nuestra puerta, y que aún así debemos seguir con la misma dedicación que el primer día, ya que caer en el abandono de las comunicaciones influirá negativamente, y en este caso, muy rápidamente.

Otros beneficios

Por supuesto disponemos de otras posibilidades, como la gestión del negocio y la utilización de virtualizadores de imagen para poder enseñar a nuestras clientes como le va a quedar un cambio de imagen.

La gestión del negocio es algo muy común ya, y suele estar compuesto de uno o más TPV. Permite llevar un control preciso de ventas, gastos y stock, y puede ser de gran ayuda a la hora de programar compras o tomar decisiones al conocer el rendimiento de cada uno de los servicios que ofrecemos.

Los virtualizadores de imagen, de los que existen muchas versiones actualmente con precios y capacidades muy variadas, permiten capturar una imagen de la clienta con una cámara conectada al ordenador o con una tablet, y podremos "virtualizar" un cambio de color, corte, peinado o maquillaje.

En cualquier caso hemos de tener en cuenta que las nuevas tecnologías nos ofrecen un amplio abanico de posibilidades, pero que ni todas nos tienen que ir bien ni que sin ellas podremos crecer más que nuestra competencia.