Francisco Izquierdo Herrero en Escritores Aficionados, Escritores, Libros Albañil, auxiliar de almacén y escritor diletante 11/1/2018 · 4 min de lectura · +100

Capítulo III, 3ª parte del episodio 18 de Vidas Truncadas

Capítulo III, 3ª parte del episodio 18 de Vidas Truncadas



                                                                                                                                                        








                                                                                                                                                    


                                                                                                                                                              14 de noviembre de 1996

   Teresa había permanecido despierta prácticamente toda la noche, caminando en círculos, de aquí para allá, por la deshabitada sala de espera, actuando del mismo modo que lo haría un animal salvaje que acaba de ser enjaulado.

   La incertidumbre y el desasosiego se habían adueñado de su estado anímico. Horas más tarde, extenuada por la lentitud del transcurrir del tiempo, exacerbada por la desesperanza de sus pensamientos y la sensación de que su cabeza podría estallar en cualquier momento…, después de lavarse la cara, las manos y atusarse el pelo en el aseo de señoras que estaba junto a la sala de espera, se dirigió hacia la escalera de emergencias con  la intención de acceder a la primera planta y, tras recorrer un largo y amplio pasillo llegó a cafetería y, como si de un acto reflejo se tratase, introdujo vertiginosamente su mano en el bolso para extraer un cigarrillo, lo encendió y, como si la vida le fuese en ello, inhaló con ansiedad hasta sentir que su capacidad torácica no admitía nada más:

   —Buenos días, señora —saludó uno de los camareros—. ¿Qué va a ser?

   Teresa escudriñó en silencio cada centímetro del local durante unos segundos, tratando de situarse antes de responder, mientras se dirigía hacia el teléfono público que estaba situado al otro extremo de la barra.

   —Hola, buenos días. Sírvame un zumo de naranja, un café con leche, en taza grande, y un par de magdalenas, ¡por favor!

   La UCI (Unidad de Cuidados Intensivos), estaba ubicada en la planta baja del edificio, justo al lado derecho de los ascensores. Estos, además de cumplir con las funciones propias, contribuían a la distribución y el acceso a los demás anexos en dicha planta. A mano izquierda, se hallaba la escalera de emergencias.

   Entre la sala de espera y la Unidad de Cuidados Intensivos mediaba una abatible y blanca puerta, y, en una de sus hojas, un cartel sujeto con cinta adhesiva:

                                                                                                «Atención:

                                                                                     ¡Se ruega silencio, por favor!

                                                           El pase de visitas para la UCI y la Unidad de Neonatos será:

                                                                                     Mañanas de 12:00 a 12:30h.

                                                                                     Tardes de 16:30 a 17:00h.

                                                                       Se permiten 2 visitantes por paciente y turno.

                                                                                                    ¡Gracias!».


   Las nueve en punto, marcaba el reloj de pared cuando comenzó a resonar por todo el almacén un incesante y estridente ¡ring, ring…! Raudo y veloz como una saeta entró, en el pequeño y desordenado habitáculo, un hombre alto, delgado y desgarbado de tez blanquecina; pelo negro, lacio, corto y grasiento. Sobre su cara brillaban unos pequeños y risueños ojos marrones; sus cejas anchas y pobladas; sobre su puntiaguda nariz y sus orejas, de soplillo, descansaban unas enormes gafas de ancha montura y pasta negra (Sus gruesos cristales hacían recordar la parte baja de las redobladas y oscuras botellas de Champán).

   —Carpintería Martínez —respondió, con voz ronca y pausada— . ¿En qué puedo ayudarle?

   —Hola, buenos días ¿podría ponerse Manuel Hinojal? —sugirió con voz trémula.

   —Sí, claro. ¿De parte de quién?

   —Dígale que soy, Teresa, su cuñada.

   —Aguarde un momento, enseguida se pone.

   —¡Muchas gracias, señor!

   Al abrir la puerta que comunicaba la oficina con la zona de trabajo, Emiliano notó, además de un molesto e incesante ruido, un fuerte y desagradable olor… Un par de segundos después, llevándose la mano derecha a la altura de los ojos, a modo de visera, barrió con la mirada todo el almacén hasta localizar al operario, y, tras dejarle un par de minutos, para que terminase de cortar uno de los enormes y rugosos troncos destinados a convertirse en tablones para las obras…, cortó la corriente de la sierra en cuestión. Manuel, extrañado al comprobar que esta había dejado de funcionar, dirigió la mirada hacia el cuadro de mandos y fue entonces cuando se dio cuenta que, el enjuto administrativo, le hacía gestos indicándole, con su mano derecha, que se acercase, que alguien le llamaba por teléfono y, señalándose reiteradamente con su dedo índice sobre el pecho, preguntó. El oficinista asintió un par de veces con la cabeza y ambos dirigieron sus pasos hacia el reducido despacho.

   Manuel era un hombre de unos cincuenta años, estatura media y corpulento. Su pelo corto, rubio y rizado hacía recordar a los estropajos de esparto. Su cara cuadrada; sus pequeños ojos, de un marrón verdoso; sus cejas claras y separadas; sus orejas pequeñas y plegadas. Sobre la derecha, llevaba un lapicero rojo. Vestía, de manera conjuntada, un peto y una camisa de un intenso azul añil y sobre su cintura, colgaba una amplia bolsa de cuero, que a su vez estaba compartimentada en tres secciones: una para las puntas grandes, otra para las medianas y, la tercera para guardar el amarillo y plegable metro de madera.

                                                                                           *****


Gracias por la atención.
Saludos