Francisco Izquierdo Herrero en Aficionados a leer, escribir y compartir, beBee en Español, Redes Sociales Albañil, auxiliar de almacén y escritor diletante 9/2/2018 · 3 min de lectura · +500

Segunda parte, 1ª partición de 2 del tercer episodio de Atrapados en la red

Segunda parte, 1ª partición de 2 del tercer episodio de Atrapados en la red



Descárgate gratis la versión digital haciendo clic sobre la portada.




                                                                                                                     3




   Bienvenidos al foro ¿Qué crees que aportas en Interchat y en la vida?

   Creado por Albañil 62:

   …—Neska: Wooow...!!! La intolerancia!!!... muchos caen en el desgano de la patanería y grosería... no tienen la capacidad de ser valientes para enfrentar a las personas con la tan olvidada cortesía

   —Albañil 62: Pero ¿de veras que es tan difícil entender que el respeto es algo fundamental para la buena convivencia? He dicho por activa y por pasiva que no me gusta perder el tiempo en conflictos innecesarios ni estoy obligado a tener que dar explicaciones con respecto a mis aportes, tan solo pido el mismo respeto que ofrezco y, quien no lo entienda así, será su problema, ya que tendrán que entender que no me voy a responsabilizar por lo que ellos puedan imaginar. Siento ser tan directo, pero prefiero así, que gastar mi tiempo en estupideces que no arriban a buen puerto.

   —Neska: No caballero, a veces me es difícil entender seres como usted!!!... pero la verdad que siendo su actuar ni para qué pedirle a usted que me explique!!!... los aportes al Interchat deben estar sujetos a las normas y ética, siendo usted un moderador debe conocer que la ética y los valores deben florecer... ya que es entendido que un foro es un debate. Usted si quiere hacer un foro privado le sugiero que coloque notas diciendo quienes deben entrar y quienes no... Es muy incomodo entrar a un foro así donde el moderador de ejemplo, no de humildad, sino de patanería y ahora me retiro no me interesa seguir interactuando aquí.

   —Albañil 62: Como dice el refrán: «De fuera vendrán y de casa te echarán». Neska, por si no lo sabe, en la página hay muchos foros para discutir y debatir; pero en este, lo que cuentan son los aportes: ya que lo único en lo que estoy interesado es en saber qué opina la gente y no perderme en discusiones que, además de absurdas, no conducen a nada.

Por otro lado, decirle que lo mínimo que se debe hacer cuando se entra en un sitio por vez primera, es pararse un poco para ver cómo funciona, no me interesa que esto se convierta en algo parecido a lo que por aquí abunda. Entiendo que haya personas que se diviertan como ellos quieran y, aunque no comparto su forma de actuar, les respeto y no voy a sus foros a poner mis normas, ya que soy consciente que cada quien es libre de elegir con quien conversar y con quien no, y, es por ello que creo tener el mismo derecho que los demás y, por último, si algo de lo que hay expuesto aquí no le gusta, no le voy a prohibir la entrada ni la participación siempre y cuando respete las normas y se comporte como una persona civilizada que es lo que hago yo cuando entro en los foros.

   —Enfermera: “¡Vaya, por Dios!, me voy de casa y cuando vuelvo me la encuentro toda patas arriba”. Me gusta como eres albañil, tu forma de ser, y que digas las cosas de frente es algo que valoro mucho. En mi caso, creo que a veces peco de ser demasiado educada, y es algo que detesto, porque cuando alguien es educado conmigo le tolero más de lo que debiera. Por ponerte un ejemplo, te diré que hace poco salí a bailar, yo suelo ser poco dada a entablar conversación con desconocidos, no me gusta dar mucho palique, pero ese día iba con una amiga que cuando bebe se transforma y le da por hablar con todo el mundo. Al cabo de un rato de estar allí, se acercó un chico a ella y se puso hablar con él y un poco más tarde me lo presentó y bueno, hasta ahí más o menos bien, después el chico empezó a hablar conmigo y la verdad es que no me enteraba de lo que me decía. Bueno, digamos que más bien no me interesaba lo que decía y, de repente, se puso a contarme chistes, a cada cual peor, y el tío se reía sin parar y me fui a bailar convencida de que se daría cuenta que no quería nada con él; pero ni aun así surgió el efecto por mí deseado. Es más, menos caso le hacía el se interponía y me soltaba otro petardazo y así estuvo durante un par de horas y, por si era poco, para rematar, me dijo que tenía tatuada la cara de Eugenio, el humorista, en la espalda y que este era su ídolo. La verdad es que en ningún momento se comportó inadecuadamente, pero reconozco que estaba hecho un buen pelmazo. Menos mal que al final se dio por aludido y se marchó y a partir de ahí fue cuando mejor lo pasamos mi amiga y yo. Pensé, no lo volveré a ver, pero si alguna vez lo veo, le diré que me deje en paz que no hay quien le aguante. Pero ese día no se lo pude decir porque me daba reparo, y está bien lo de ser educado, pero no tengo porque aguantar a nadie, y si a veces uno tiene que ser uno brusco, pues lo es, porque uno debe de ser lo primero. Pero solo me muestro así con la gente maleducada, ¡con esos no me corto ni un pelo!, pero si la persona, más o menos se comporta, si que me cuesta mandarlo a paseo[...].

                                                                                                        *****

Gracias por la atención.
Saludos