Francisco Izquierdo Herrero en Aficionados a leer, escribir y compartir Albañil OF 1ª 9/1/2018 · 4 min de lectura · ~100

Te invito a leer _Atrapados en la red_


Te invito a leer _Atrapados en la red_



Hola:
A partir de hoy,  si te apetece leer, iré subiendo uno a uno los episodio de Atrapados en la red, una de las cinco novelas que he autopublicado y tengo a la venta en Amazon.

                                                                                         *****

  Todo empezó a raíz de que:

   Allá por el año 2012 me aventuré a escribir Al otro lado, una novela de apenas 98 páginas, de corte realista, en la que pretendía mostrar en qué y cómo se entretenía y entretiene el personal en las Redes Sociales. Por aquel entonces, coincidí en el medio con una supuesta editorial, la cual no vio ningún obstáculo en publicarla tal cual estaba escrita, es decir, sin que los oportunistas interviniesen más allá de la creación de la portada y la edición. 

   Firmamos el correspondiente contrato y me animé a escribir Conversando con mi pantalla, con la intención de secundar el primer volumen (¿Te imaginas una novela escrita por alguien que, además de ignorar la mayoría de las normas gramaticales, no tenía ni pajolera idea de cómo estructurarla con arreglo a los requisitos, que posteriormente fui averiguando de manera autodidacta?). Animado por la facilidad en publicar y los consejos que me indicó el que se publicitaba en Internet como gerente de una prestigiosa organización… cuando en realidad no era más que un malintencionado oportunista en busca de incautos, tal y como pude comprobar con el paso de los meses.

   Al cabo de un tiempo sin tener noticias del supuesto señor, vía telefónica, me puse en contacto con él para preguntarle si se había vendido algún ejemplar.

   Su respuesta me dejó desconcertado:

  —No, aún no; pero no se desanime. Lleva poco tiempo en el mercado y tiene que dedicarle más tiempo a promocionarse en Internet y convencer a sus familiares y amigos para que le compren la novela.

   —¡¿Cómo que no se ha vendido ninguna?! —exclame con desaire y voz altiva—: Tengo la certeza de que al menos se han vendido una treintena», afirmé con brío.

   —Aqu