Como detectar si nuestros hijos sufren o son responsables de Bullying

Como detectar si nuestros hijos sufren o son responsables de Bullying

El bullying es una forma de maltrato entre iguales. Bullying, acoso escolar, hostigamiento escolar, matonaje escolar, son todo términos que denominan cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada durante un tiempo determinado.


De todos los estudios podemos analizar las distintas formas en las que puede presentarse el bullying, se distinguen cinco tipos:

· Agresión verbal: Con insultos o con motes que aíslan socialmente a la víctima, la desprestigian, y ésta se siente sola y con muy baja autoestima frente a los demás compañeros que la rechazan a causa de su maltratador.

· Agresión social: Se margina a la víctima dentro del grupo clase. No se le deja intervenir en clase, o participar en actividades, organizar eventos, etc. Puede ser que este tipo de acoso sea difícil de detectar, pues los maestros pueden pensar que es la personalidad de la víctima que tiene dificultad para relacionarse socialmente, pero es posible que sea un caso de bullying. Las víctimas de este tipo de agresión son víctimas de carácter tímido, introvertido.

· Agresión psicológica: En este tipo de agresión se burlan continuamente de la víctima, la humillan e infravaloran. Por lo que la víctima se siente muy insegura y sufre miedo. Su autoestima es muy baja o nula a causa de este maltrato.

· Agresión física directa: Recibir golpes, empujones, collejas, o agresiones físicas colectivas, palizas en grupo.

· Agresión física indirecta: Roban objetos de la víctima, material escolar, rompen su abrigo, mochila, se lo esconden, etc.

Conductas que nos indican que nuestro hijo sufre Bullying


- No quiere ir al colegio y falta a clase, cosas que nunca antes habían sucedido.

- Siempre sale el último del colegio, pues se espera para salir solo.

- Cambia sus rutas de casa a la escuela, y de la escuela a casa, cuando antes siempre tomaba el mismo camino.

- En casa oculta el problema, casi no habla del colegio.

- Muestra dolor físico, llora.

- Se le ve triste, y detectamos cambios de humor.

- Muestra ira o rabia.

- Parece que se muestre más infantil.

- Pesadillas, pérdida de apetito, enuresis, vómitos.

- Puede fingir enfermedades o malestar para evitar ir