Frank Martinez en Emprendedores y Empresarios, Entrepreneurs 12/10/2016 · 5 min de lectura · +500

“Enseñanzas sobre el amor real” por Thich Nhat Hanh

“Las enseñanzas del amor que nos dio Buda son claras, cientificas y aplicables… Amor, compasion, alegría y ecuanimidad son las caracteristicas de una persona iluminada. Son los cuatro aspectos del amor real que existe dentro de todos nosotros y lo que nos rodea.” Thich Nhat Hahn
La felicidad solo es posible si amas autenticamente. El amor real tiene el poder de sanar y transformar cualquier situacion que nos aflija y ademas nos da un significado a nuestra vida. Hay personas que comprenden la naturaleza del amor verdadero y que saber como generarlo y hacerlo crecer. Las enseñanzas de Buda son claras, cientificas y aplicables. Cada personas puede beneficiarse de conocer estas enseñanzas.
Durante el tiempo de vida de Buda, aquellos Brahmanes oraban para que en la hora de su muerte pudiera ir al cielo y convivir con Brahma (el Dios universal) el resto de la eternidad. Un día, un Brahman se le acercó a Buda y le preguntó “Que puedo hacer para garantizar que estaré con Brahma en cuanto muera?” y Buda respondió: “Así como Brahma es la fuente del amor, para poder estar con el deberás practicar los Brahmaviharas – amor, compasión, alegría y ecuanimidad.”
Amor en sanscrito es “maitri”, en Pali es “metta”. Compasión es “karuna” en ambos idiomas. Alegría es “mudita”. Ecuanimidad es “upeksha” en sascrito y “upekka” en Pali.  Estos “Brahmaviharas” son los cuatro elementos del amor verdadero y se les llama inmensurables porque al practicarlas crecen cada dia hasta que se expanden al mundo entero. Te volverás mas feliz y por consecuencia todos a tu alrededor tambien.
La cualidades del amor según Buda
Buda respetaba las ideologías y fe de las demas personas, por lo que le respondió al Brahman de tal manera que este se sintiera motivado. De igual forma, si disfrutas meditar sentado, entonces hazlo. Si te gusta meditar caminando, entonces hazlo. Conserva tus raices ideologicas pero persigue estas 4 cualidades.
Si aprendemos maneras de practicar el amor, la compasión, la alegría y la ecuanimidad, sabremos como curar enfermedades que provienen de la ira, angustia, inseguridad, tristeza, odio, soledad y apegos. Amor, compasion, alegría y ecuanimidad son las caracteristicas de un ser iluminado. Son las cuatro caracteristicas del amor verdadero que se encuentra dentro de nosotros mismos y de todo lo que nos rodea.

Amor Maitri/Metta

El primer aspecto del amor verdadero es en sí el Amor, es decir, la intención y capacidad de ofrecer a otros alegría y felicidad. Para desarrollar esta capacidad, es necesario practicar el verse y escucharse a si mismos atentamente, meditando sobre que es aquello que hace y no hace felices a los que te rodean. Habiendo encontrado esta respuesta, podrás proveer de amor a los otros, pero si ofreces algo que no fue meditado así, no es maitri, ya que no seria dar lo que el prójimo realmente necesita, lo que puede traerle hasta tristeza.
Amor es la intención y voluntad de ofrecer alegría y felicidad
Sin comprensión, el amor que tienes no sería verdadero. Debes esforzarte en ver mas alla de las personas para poder ver y finalmente comprender sus necesidades, aspiraciones y pesares. Todos necesitamos amor, ya que este nos brinda alegría y bienestar. Para poder ser amados, tenemos que ser personas que aman y por consecuencia, que son comprensivas. La palabra “maitri” tiene sus origenes en la palabra mitra que significa amigo. En el budismo, el principal significado del amor es la amistad.
Todos tenemos en nosotros las semillas del amor. Podemos hacer florecer estas fuentes de energia tan solo actuando desinteresadamente en favor de los demas. Cuando somos capaces de comprender a alguien profundamente, incluso a quien nos lastima, no podemos resistir sentir compasión por esa persona y esa es la siguiente caracteristica a describir.

Compasión Karuna

El segundo aspecto del amor real es “karuna”, la intención y capacidad de aliviar y transformar el sufrimiento y las angustias. “Karuna” se traduce comúnmente como “Compasión” aunque no es tan precisa esta afirmación. “Compasión” se compone de “com” (junto con) y “pasión” (sufrir), pero no es necesario sufrir lo que nuestro prójimo para poder aliviarlo, de la misma forma que un doctor no se enferma igual que el paciente para curarlo. Si nos ponemos a sufrir lo que los demás podemos caer al grado de quedar inutilizados para ayudar, pero mientras no haya una mejor traducción para Karuna, nos quedaremos con compasión.
Para desarrollar la compasión en nosotros, necesitamos practicar la respiración consciente, para poder escuchar y ver profundamente las cosas. La compasión consiste en “envolverse profundamente” en algo o alguien. Cuando vemos que alguien esta sufriendo solemos acercarnos a esa persona, para poder ver y escucharlo bien para poder comprender su dolor. Incluso este primer paso basta para comenzar a sanar su herida.
La comunicación profunda trae una comunicación con el prójimo
Una palabra compasiva, una acción o pensamiento es suficiente para reducir el sufrimiento de otra persona y brindarle un poco de alegría. Una palabra basta para dar confort y confianza, destruir dudas, ayudar a alguien a evitar un error, reconciliar un conflicto y abrir la puerta a la sanación. Una acción puede salvar la vida de alguien o empujarlo a aprovechar una oportunidad del momento. El pensamiento es necesario ya que las palabras y las acciones nacen de un pensamiento. Es como si con compasión en nuestros corazones, cada pensamiento, palabra y acción alberga un milagro.
Uno puede pensar, como es posible que, a pesar de todo el sufrimiento e injusticias que hay en este mundo, alguien como buda es capaz de sonreír tan hermosamente como siempre se le ha descrito a través de los años? Acaso no le perturba saber todas las cosas que están sucediendo? Lo que sucede en el caso de buda y de acuerdo a sus enseñanzas, él tiene un grado de comprensión, calma y fortaleza tal que nada de lo negativo que ocurre lo sobrecoge. Él sonríe porque sabe como manejar, tratar y transformar cualquier negatividad que se le presente en algo hermoso. Es bueno que estemos conscientes sobre todo lo malo que ocurre en este mundo, pero debemos mantener nuestra claridad, calma y fortaleza para poder transformarlo. La compasión es la herramienta para poder sonreír como buda en momentos como el que estamos atravesando como humanidad en estos momentos.

Alegría Mudita

El tercer elemento del amor real es mudita,  alegría  . El verdadero amor siempre trae alegría a nosotros y a nuestro prójimo. Si el amor no trae alegria para ambas partes, entonces no es amor verdadero. No hay que confundirla con la “felicidad” la cual esta relacionada con cuerpo y mente, mientras que la alegría es principalmente de la mente.
El siguiente ejemplo aclara bien esto: Alguien que viaja por el desierto y que se encuentra con un río de agua fresca experimenta alegría. Al beber el agua experimenta felicidad.
La alegría contiene la felicidad, y viceversa.

Ecuanimidad Upeksha

El cuarto elemento del amor real es upeksha, que significa ecuanimidad, desapego, indiscriminación. Upa significa “superior” e iksha es “observar”, por lo que Upeksha es algo similar a escalar una montaña para poder observar desde arriba las cosas como un todo, sin tomar partido de un lado de la situación. Si tu amor tiene apego, o es discriminado u obedece prejuicios, entonces no es amor verdadero.
Personas que no están familiarizadas con el Budismo suelen pensar que upeksha significa “indiferencia”, pero la ecuanimidad no es fría ni indiferente. Si tienes mas de un hijo, todos son hijos tuyos. Upeksha no significa que no ames, sino que eres capaz de amar de una forma que todos tus hijos, en este ejemplo, se siente amados por igual. 
También se le dice Upeksha a “la sabiduría de la igualdad”, la habilidad de poder ver a todos como un igual, sin discriminarlos de nosotros ni de otros. Es poder permanecer imparciales en un conflicto al darle su lugar y valor a todas las partes por igual. Es deshacerse de todos los prejuicios y barreras entre nosotros y nuestro prójimo.
Si solemos vernos a nosotros mismos como el que siempre da amor y al otro como el que siempre recibe, entonces creamos una estimación mayor por nosotros mismos ya que nos vemos distintos o superiores del otro, esto es lo contrario a la ecuanimidad. Para poder conseguirla, necesitamos meternos en la piel del otro y comprenderlo, para desaparecer la diferencia entre el “yo” y “el otro”.
Sin upeksha, el amor se vuelve posesivo. Un ser amado es como una nube, una brisa o una flor. Si se le aprisiona, muere. Muchos hacen exactamente esto, roban a su ser amado la libertad al grado que deja de ser él mismo. El amante vive solo para satisfacer sus caprichos y usan a su amado para este fin. Esto no es amor sino la destrucción de la otra persona.
Si dices que amas a alguien sin comprender sus aspiraciones, necesidades, dificultades, entonces lo mantienes engañado. El amor verdadero te permite preservar la libertad de ambas personas y esto es Upeksha.
Esta es la naturaleza interdependiente de los cuatro elementos del amor verdadero, lo que nos permitirá ser realmente efectivos en dispersarlo a todos los seres vivos de este planeta para mejorar su calidad de vida y las relaciones con todo nuestro entorno.
Tomado del libro Enseñanzas sobre el Amor Real por Thich Nhat Hahn
“Enseñanzas sobre el amor real” por Thich Nhat Hanh