Gabriela Moreno en Motivación, beBee en Español, Redactores Fundadora • Taller CerrandoCiclos 8/11/2016 · 3 min de lectura · +600

Regalando admiración

Regalando admiración

Existe una frase del Psicólogo Enrique Delgadillo que dice algo como : “no hay mayor satisfacción que ser admirado por la persona que amas”; muchas veces pensamos que, llenando de regalos y detalles a la otra persona, le demostramos lo mucho que significa, y lo importante que es para nosotros; pero si miramos minuciosamente desde otra perspectiva; los regalos son solo eso, bonitos detalles que forman parte de la conquista constante que poco a poco van engordando nuestro afecto por la relación, más sin embargo, cuando estamos en la absoluta soledad, son aquellas palabras de aliento y cumplidos que recibimos en medio de nuestros logros, lo que realmente nos hace sentir plenos con esa otra persona especial.

No todos somos iguales, es por ello que tenemos maneras diferente de expresarnos; científicos, psicólogos y demás especialistas, han llegado a concluir que la compatibilidad no está en la similitud de caracteres entre dos personas, muy por el contrario; la probabilidad de que la química perdure es más alta cuando son polos opuestos; es por ello que algunas personas demuestran su infinito amor engordando a su pareja con chocolates (como si el aumento de peso fuera proporcional al aumento del sentimiento de esa persona hacia ti) y otros… bueno digamos que son un poco más toscos al momento de expresar lo que sienten; pero ¿Qué tanto admiramos a la persona que amamos? O mejor aún, aquella persona por la cual daríamos (o hemos dado) lo mejor de nosotros mismos, ¿Siente nuestra admiración?; y aquí es donde comienza cristo a padecer, no es un secreto que la comunicación es fundamental, no solo para la pareja , sino también para nuestra supervivencia, pero a veces la forma en que expresamos nuestros sentimientos no se sintoniza con la misma emisora de nuestro ser amado; esto no significa que debas salir corriendo a terminar tu relación por culpa de una frecuencia radial, solo debes ajustar la antena para tener una mejor recepción de la señal.

Cuando tratamos con un tema tan amplio como lo es el amor no se puede dejar de lado que cuando el orgullo ataca, nos sentimos retraídos a mostrar nuestros verdaderos sentimientos; parte del arsenal viene con pensamientos como: “El no llamo en mi cumpleaños, no veo por qué debería felicitarlo por su ascenso” o “ El olvido nuestro aniversario, así que este año papa Noel no vendrá!”, a la final, solo te haces daño a ti, y solamente a ti, pues posiblemente esa persona paso todo el día de tu cumpleaños tratando de serruchar su dedo pulgar para no escribirte (o solo lo olvido), pero no lo hizo porque en la última discusión que tuvieron fue tan intensa, que fue motivo suficiente para que su miedo le motivara a permanecer en silencio (furia, celos, reclamos, también son sinónimo de miedo; psicológicamente comprobado), y como si no fuera suficiente, también debes sufrir con el remordimiento de no sacar de tu sistema ese gigantesco “te amo” que mueres por decirle; ¿conclusión? Te estas sometiendo a la saga completa de los juegos del miedo, y en el proceso estas fusilando a la persona que decidiste entregarle lo más preciado de ti: tu amor.

Nuestras cotidianidad y las constantes frases de “amate a ti mismo” que vemos con frecuencia nos llevan a olvidar el por qué amamos a esa persona ; esto viene acompañado la sensación de que ya conquistamos al amor de nuestras vidas, y por ende hasta ahí llego la tarea (error!), nos olvidamos por completo de la parte en la que le demostramos honestamente cuanto admiramos sus logros y cualidades; esta aparente ausencia de valoración, puede inclusive llegar a ser tomada como envidia; pero lo que hay tras bastidores es otra historia; a esta persona que está en tu corazón le amas, no hay manera de ocultarlo, o disimularlo, y esta persona también necesita sentir admiración de parte de la persona a la que ama; si, puede que el mesero del restaurante donde almuerza le admire, ya sea por su trabajo, por su apariencia, o por la percepción que tenga de la persona, pero a tu amor eso realmente le vale un bledo!; la persona que lo ama, y más importante aún, la persona a la que el (ella) ama, no le está prestando atención a sus logros!, por lo cual al momento de obtenerlos prefiere compartirlos con cualquier personas que no seas tú; esto en parte se debe a que en la sociedad moderna tenemos una capacidad inigualable de enfocarnos en los errores y señalar con mayúsculas( y en luces de neón), lo que está mal, hasta que termina siendo una guerra al estilo Walking Dead de quien tiene la razón, pero con el tiempo llegas a comprender que esto solo hace que te sientas ( y se sienta) incompetente en la relación; porque esa concentración budista que le brindamos a los problemas del día a día nos hace totalmente ciegos de las cosas maravillosas que aporta esa persona a nuestras vidas, y es una obligación que esa persona se entere de que nuestro mundo es mejor gracias a su influencia, a veces solo es necesario sentarse a escuchar y saber que lo que nos está compartiendo es importante para esa persona; no quiere decir que si su equipo favorito de futbol gana le hagamos una fiesta, así como él no nos prepara una cena de celebración por nuestro nuevo corte de cabello; pero definitivamente, en ese instante que te está contando lo más importante que le ha sucedido en su día, en su año, en su mundo; has una pausa, escúchalo, y hazle saber con tus propias palabras que estas orgullosa de él, que valoras la valentía ha tenido para salir adelante y sin la ayuda de alguien, que se ha convertido en uno de tus ejemplos a seguir, y lo más importante, recuérdale que lo has amado durante sus caídas y que lo seguirás amando cada mañana.