Gabriela Moreno en beBee en Español Fundadora • Taller CerrandoCiclos 16/10/2016 · 2 min de lectura · +700

Una ruptura predestinada (y la verdad de la friendzone)

Una ruptura predestinada (y la verdad de la friendzone)

En algunas ocasiones, ya sea por soledad o por emociones encontradas; vas y te lanzas a la aventura del amor con ese amigo(a) que siempre ha estado enamorado(a) de ti; usualmente lo que nos motiva a ceder a sus encantos y brindarle una oportunidad, es esa sensación de sentirnos nuevamente amados, esas ganas de sentir que estamos al lado de alguien que nos valora y jamas nos lastimaría; lo cual, si venimos de relaciones poco positivas, nos parece la opción ideal para comenzar a ser felices y dejar atrás los patrones nocivos; pero en este aparente acto de amor propio, en donde estamos aceptando el amor que "merecemos", dejamos a un lado las repercusiones irreparables que pueden surgir de esta decisión.

Por lo general una vez probado el fruto prohibido, el mismo pierde sabor y color; pero esto se convierte en una indigestión cuando ese fruto es la persona que durante mucho tiempo soñó tenerte a su lado, y esta se da cuenta de que aun sigue en la fase de pretenderte todos los días; mientras tanto, nosotros hacemos todo lo posible por corresponder su amor, tratamos de reprogramar nuestro cerebro y nuestro corazón para enamoramos tan perdidamente como lo hicimos en nuestra ultima relación; la cuestión esta, en que por mas que lo intentemos, nuestra pareja se da cuenta de que no estamos en el mismo bote del amor, y su lastimado corazón comienza a apartarse o buscar a su media naranja en otras aguas.

si buscamos un porque o un culpable dentro del fracaso de estas relaciones, no podemos señalar a la otra persona, primero porque nuestro yo compasivo se siente mal de no haber correspondido el amor del otro en la misma medida, esto se convierte en un defensor implacable de nuestro ex pretendiente, ya que sin importar si cometió o no errores, este justificativo lo salvara de cualquier condena; tampoco podemos sentenciarnos a la horca por haber creído que eventualmente el amor aparecería tocando la puerta; pero...Por que no funciono?hay que aclarar que el amor de amigo(a) se transforma en “me estoy plenamente enamorando” cuando nuestro corazón no ha sido roto previamente; cuando hemos tenido relaciones negativas, pero a pesar de ello, no hubo una conexión intensa entre las partes involucradas, por lo cual la ruptura no tuvo un dolor prologado, y los sentimientos por nuestra toxica ex pareja ya sin parte del pasado olvidado; si por el contrario, en las noches frías y solitarias aun piensas en esa persona, el involucrarte con tu eterno enamorado va a ser como un calzado que se te ve muy bien pero se siente apretado; olvídate de entrar en este tipo de relaciones si aun recuerdas a tu ex, pues por más que le coloques corazones, y te repitas un mantra diario de cuan feliz eres ahora al lado de esa persona, nada funcionara, ya que solo estas llenando un vacío con algo bueno, es como si la pared de tu casa tuviera un enorme agujero que la atravesara, y tu decidieras colocarle decoraciones alrededor con un letrero que diga “vista panorámica”; llenar un vacío es un trabajo que para que quede bien, se debe hacer en solitario, y lleva dedicación, persistencia y mucha soledad.

Te puedo asegurar que una vez que anuncias que los reiterados intentos de amor de esa persona surtieron al fin efecto en ti, todo aquel que sepa la noticia estará atento a cada episodio que presentes de la relación en todas tus redes sociales, esto debido a que la sociedad hoy en día siente cierto placer hacia las relaciones tormentosas, y la tuya, se convierte automáticamente en una crónica de una ruptura anunciada; por lo cual nadie querrá perderse ni un solo capitulo; por ello, debes tener mucho cuidado al tomar la decisión de sacar a esa persona de la friendzone, pues no solamente corres el riesgo de perder una gran amistad, sino también de reforzar el

dolor y el vacío que dejo tu ex.

No permitas que la nostalgia te domine, ni corras a unos brazos amorosos por que la nostalgia y la soledad te invadan, si piensas que dejar a alguien que te importa en la friendzone es malo, imagina cuan malo seria partirle su corazón dentro de una relación amorosa; en algún momento llegara la persona indicada, o al menos una con la que vuelvas a creer en el amor.



Gabriela Moreno 16/10/2016 · #3

#1 es muy cierto lo que dices. Muchas gracias por leerme.

0
David Navarro López 16/10/2016 · #2

(seguido)
Por un lado, yo creo que el inicio de una relación, de amistad o de pareja, está en la admiración.
Por otro lado, el proceso "sano" hacia una relación de pareja, (creo yo) es: admiración-querer-amar-necesitar.
Si sales de una mala relación, e intentas iniciar otra para "reparar los daños", caes en un error de concepto, y empiezas el proceso al revés.
Buscas a alguien porque "necesitas a alguien que te quiera". Partiendo de un sentimiento egocéntrico como es la propia necesidad, es muy difícil que una relación de pareja, en la que el interés del otro es lo primero, prospere.
Como habrás deducido, se por experiencia lo que es equivocarse mucho. No hay nada de malo en equivocarse. Lo malo es no aprender de ello. En este post escribí lo que aprendí. Ojalá te guste https://www.bebee.com/producer/@david-navarro-lopez/catching-butterflies

0
David Navarro López 16/10/2016 · #1

Wow, vaya un tema complejo que has elegido, pero que bien lo has descrito, Gabriela. Y digo complejo porque entran en juego diferentes factores interconectados entre sí, que interactúan y dan lugar a otras cosas inesperadas, o sentimientos emergentes. Por eso puede suceder que "accedas" y te "lances al amor con ese amigo", y cuando ves que aquello no va, surgen otras cosas, como los sentimientos de culpa. A su vez, dichos sentimientos te pueden hacerte sentirte obligado a continuar/intentar que la relación prospere. Ir "contra natura" a su vez, te lleva a un sentimiento amor/odio, pues crees ese amante/amigo no se merece que le hagas daño, pero tu relación con el/ella tampoco es lo que tu quieres. Esa dicotomía, si se alarga, te lleva irremisiblemente a corromper cualquier tipo de relación con esa persona: cuando pasas la barrera de la amistad hacia otra cosa, o funciona bien o se rompe todo. Tenías una amistad, quisiste un amante, y luego no tienes ni lo uno ni lo otro. Yo creo que el origen de ello es un error de concepto (sigue)

+1 +1