Pablo Gómez Abajo in Estudiantes y Universitarios, Profesores y educadores, Informáticos Asociado a cargo de proyecto de investigación, Ingeniero en Informática, Ingeniero del Software • Universidad Autónoma de Madrid Feb 24, 2020 · 1 min read · 3.0K

Zaratustra contra Don Quijote

Zaratustra contra Don Quijote

En el mundo de los sueños estaba Zaratustra, el personaje mítico de Nietzsche, hablando en su montaña con los animales, el águila, el camello, el león y la serpiente, divagando sobre la idea de que Dios ha muerto. Zaratustra queda convencido de ello después de hablar largamente y decide salir a predicar. En una de sus escapadas, caminando entre los bosques, sufre una alucinación. Se le presenta una figura extraña, un caballero destartalado a lomos de un jamelgo de no mucho mejor aspecto. La imagen es la del caballero de la triste figura, Alonso Quijano - más conocido como Don Quijote - cabalgando, sólo esta vez, sobre Rocinante.
- ¿Quién osa perturbar la meditación del profeta Zaratustra? - le dice.
- Yo soy el superhombre que esperabas - responde Alonso.
- ¿Tú? ¿Cómo vas a ser tú el superhombre?
- Soy yo, y te lo demostraré.
- No puedes ser el superhombre, además con esa pinta... y ni siquiera sabes que Dios ha muerto.
- Dios está más vivo que nunca, lo sé porque es necesaria una intervención divina para la creación del universo, y así, también para que tú y yo existamos. Para mí eso es Dios - contesta Don Quijote.
- Pero ¿cómo puedes decir eso? Dios murió hace mucho, ya sólo es una ilusión dentro del corazón de los hombres. ¿Lo has visto alguna vez? - pregunta con inquietud Zaratustra.
- Me ha salvado la vida varias veces. Y además me ha hecho recuperar el juicio.

Leer más »