Gustavo Montavo en Gestor Tráfico Urbano, zonamovilidad, Ingenieros y Técnicos Gestor de Tráfico • Telvent, tráfico y transporte - Kapsch TrafficCom 3/7/2016 · 5 min de lectura · +800

Semáforos... ¿se acabó?

Semáforos... ¿se acabó? Los semáforos cumplen este mes 102 años: el 5 de agosto de 1914 se instaló en Cleveland un voluminoso tótem con tres luces de colores que asignaban la prioridad en las intersecciones. Aquella alocada idea funcionó, hasta el punto en el que hoy en día no nos podemos ni imaginar cómo sería la circulación por nuestras calles sin ellos. Habría muertos.
Durante todo este tiempo, la vida de la ciudad, la cadencia del ciudadano, del vecino de casa o del hombre del pueblo de al lado, estaba condicionada por el rojo, el ámbar o el verde.

Este código de colores cumple las tres premisas fundamentales para cualquier tipo de gestión normativa o regulación, era simple, claro e imperativo . Fue tan bueno, que cualquier conductor cruza por la intersección de su ciudad, sin mirar ni a izquierda ni a derecha, sin amagar levantar el pie del acelerador, ¿que es eso del freno y a quien le importa cuando la luz esta verde?.

Cada día, cada hora, dejamos que una lucecita verde dicte si vivimos o morimos en un accidente de tráfico. Rojo no pasas, verde pasas... así de sencillo.

Es parte de nosotros, tan inculcado en nuestra vida que sólo nos damos cuenta de él cuando nos falta. En las noticias nos informan que se ha producido una inundación en la ciudad tal... imagen del semáforo con palmo y medio de agua poniendose en ámbar, como un campeon . Tormenta brutal en la ciudad cual, fallo generalizado de la energía electrica, el alumbrado eléctrico no funciona, caos y conmoción... primer plano de un semáforo apagado, sin color, mustio . Huracan azotando la ciudad... semáforo colgando de los cables, bailando con el cabreado viento .

Pero... el invierno ya llega...; esta es una reflexion que me altera mientras estoy detenido a las dos de la madrugada ante un semáforo en rojo camino de mi casa.

Esta motivada por una conversación en la cena, sobre movilidad (trabajo, trabajo, trabajo), donde el contertulio expresa que correr dentro de los cascos urbanos a velocidades superiores de las que se pueden regular espontáneamente en los cruces implica tener que parar en algún momento ante una o varias intersecciones y, de este m