Hamilton Gregorio SanchezRodriguez en Club Atlético de Madrid, Monitores, Hostelería y Turismo Planificador Deportivo • Fundefal 19/10/2016 · 2 min de lectura · 1,3K

BOXEO CRÓNICAS DE GLORIAS DEPORTIVAS LATINOAMERICANAS

BOXEO  CRÓNICAS DE GLORIAS DEPORTIVAS LATINOAMERICANASHamilton Sánchez

República Dominicana: Carlos “Teo” Cruz

El boxeo latinoamericano ha sido parte de la historia contemporánea y pasada del deporte mundial, por sus alcances técnicos, estilo y éxitos alcanzado en diferente década por numerosos atletas entre estos los púgiles consagrados en los escenarios mundiales; amateur y profesionales incluyendo los Juegos Olímpicos. Entre estas amplias gama de iluminarias del boxeo encontramos entre muchos otros a Carlos “Teo” Cruz, un dominicano de amplia trayectoria que la historia de su país lo describe como el hombre duro de los golpes fuertes.

Entre tantos apuntes en esta incesante búsqueda de historia deportiva encontramos un pasaje sobre un día de júbilo y gloria para el boxeo Dominicano, a nivel nacional. Fue precisamente el 29 de junio de 1968. En esa fecha relatan las crónicas del deporte de República Dominicana, el pueblo de Quisqueya celebraba la victoria de uno de sus hijos de más renombre deportivo en los años 60, el boxeador Carlos ·Teo” Cruz. En combate a 15 asaltos celebrado en el Estadio Quisqueya, la Cruz derrotaba al puertorriqueño Carlos Ortiz para arrebatarle el título del cinturón mundial de los pesos ligeros. Era el primer campeón mundial dominicano.

Cuando “Teo” Cruz fue declarado vencedor y en medio de los aplausos del público disfrutaba la victoria había arribado a una meta que el mismo se había impuesto desde hacía años en los humildes cuadriláteros de aquellos improvisados gimnasios de boxeo de su pueblo natal. Un atleta trabajador, disciplinado, con facultades, había viajado desde muy joven, en 1959, a Puerto Rico, formando grupo en el boxeo. Le acompañaban Ray Villalona y el Chino Díaz, pero Carlos “Teo” Cruz era el de menos posibilidades al decir de los que conocían a los muchachos. Hasta entonces había celebrado sólo tres peleas como profesional, las dos últimas ganadas y la primera perdida. Su debut en San Juan no fue triunfal, pues perdió por decisión unánime frente a Daniel Barrios. Pero, a partir del 29 de mayo de 1960 “Teo” Cruz se dejaba sentir, en una carrera triunfal hacia la fama, hacia el campeonato. Desde entonces, peleando en Puerto Rico, que fue realmente donde se hizo boxeador de fama mundial, y extendieron sus actividades a escenarios internacionales –Canadá, Estados Unidos, Venezuela, Australia, Gran Bretaña, Ecuador, entre otros países- fue el joven sencillo, dominicano formando su personalidad y fortaleciendo su carrera de pugilista de excelentes condiciones el que dio la amplia pelea en los variados cuadriláteros de majestuosos eventos boxístico de gran renombre mundial.

En 1968, Carlos ·Teo” Cruz se convierte al merced de su sacrificios y esfuerzos en Campeón Mundial. En esa época era el portorriqueño Carlos Ortiz el rey de la división. Ortiz fue sin duda alguna uno de los grandes monarcas de los tiempos modernos. La pelea entre Carlos ·Teo” Cruz fue firmada y acaparó la atención del mundo boxístico. Los expertos consideraban que Ortiz debía dar al dominicano una lección y muchos apostaron a una paliza histórica. Sin embargo, al final de las quinces vuelta el nuevo campeón resulto ser “Teo” Cruz.

El reinado del dominicano no fue tan largo como se esperaba. Se impuso a Mando Ramos, en Los Ángeles USA y a Hidemori Tsujimoto, en Tokio, defendiendo la corona. En 1969 sucumbía frente al propio Mando Ramos, cuando fue noqueado en once rounds. Pero ante el descalabro surgió un “Teo” Cruz más decidido que se empeñó en reconquistar la corona. Hizo buen entrenamiento, y ganó las peleas siguientes a Grady Ponder, en San Juan, a Len Kessey, también en San Juan Puerto Rico, a Víctor Meléndez en Nueva York, y a Benito Juárez, en San Juan, el 17 de enero de 1970. Fue su último combate. Estaba preparando su campaña para obtener una nueva contienda por la faja mundial, cuando, pocos días después, el 15 de febrero, tomó el avión, en vuelo regular de San Juan a Santo Domingo. Carlos viajaba en compañía de su esposa y sus hijos.

Cerca de las costas de República Dominicana el avión se estrelló y no hubo sobrevivientes. El campeón y su familia, así como numerosas personas encontraron la muerte en el terrible accidente aéreo que llenó de dolor a todos. Si aquella noche del 29 de junio de 1968, cuando “Teo” Cruz ganó el campeonato mundial de boxeo, fue de gloria y de fiesta para República Dominicana, el día 15 de febrero de 1970 fue de dolor para todo el mundo boxístico nacional.

Autentico ídolo del deporte en el Caribe, Carlos ·Teo” Cruz fue un muchacho que se hizo digno de respeto de sus rivales, de los empresarios y de los críticos. Al finalizar en forma dramática su carrera de boxeador profesional, había celebrado 57 combates, ganando 13 por nocaut, 29 por decisión, tuvo dos empates, perdió diez compromisos (uno por foul) y fue noqueado en dos ocasiones.

Carlos ·Teo” Cruz nació el 4 de noviembre de 1937, tenía 33 años al morir. Había dicho que luego de reconquistar la corona de los pesos ligeros-Idea que no abandonaba-celebraría dos o tres combates más y se retiraría para estar más tiempo en compañía de su esposa y de sus hijos.

(trabajo de investigación bibliográfica:  Fuente: Memorabilia Deportiva del EStado Falcon. Autor: Hamilton SAnchez- Venezuela Edicion: 2016)

g�a����c