Hamilton Gregorio SanchezRodriguez en Yuufit, Deportistas Planificador Deportivo • Fundefal 18/10/2016 · 2 min de lectura · +300

CRÓNICAS DE GLORIAS DEPORTIVAS LATINOAMERICANAS

CRÓNICAS DE GLORIAS DEPORTIVAS LATINOAMERICANASHamilton Sánchez

México: Rafael Osuna

Consciente de que México, ha ofrecido al mundo entero el mejor de los frutos deportivos y olímpicos a Latinoamérica. Memorabilia Deportiva del Estado Falcón ha estimado con suficiente justificación histórica brindarles un justo homenaje a sus principales protagonista que durante décadas dieron lo mejor de sí para engrandecer la cultura deportiva de esta noble patria centroamericana.

Entre las glorias deportivas mexicanas, que se cuentan por decenas, en la actualidad, el nombre de Rafael (Pelón) Osuna Herrera se menciona con doble admiración en la historia. Por su capacidad de juego de atleta bien facultado y por su caballerosidad en el deporte. Nació, en Ciudad de México DF el 15 de septiembre de 1938. Con el tiempo adquiriría nivel internacional entre los mejores tenistas del mundo. A los cuatro años de edad jugaba tenis de mesa (conocido popularmente durante la década de los 40, en México como pin pong). Dos años más tarde era considerado el campeón de la familia. Antes de los 9 años ya clasificaba como el cuarto mejor jugador de la república.

Su infancia precoz lo llevo a valorar la actividad deportiva como un factor de vital importancia para su vida futura profesional en una sociedad en movimiento hacia el desarrollo y el progreso movida –quizás- por los altos intereses políticos para la década. A los 17 años durante su adolescencia hizo su formal ingreso en el tenis. Gracias a su velocidad y reflejo maravillosos pudo sobresalir rápidamente tal descripción aparece en la edición Selección del año 1976, (pág. 523), que además concluye diciendo que su primer entrenador fue su hermano mayor, Jesús Osuna, y en Estados Unidos tiempo después George Toley.

Revisando un poco más su biografía encontramos que su historial deportivo: en 1958 debutó en la Copa Davis triunfando sobre Finlandia, después combatiendo con Polonia y Francia. También en ese año debuta en Wimbledon, y en Suiza junto a Toño Palafox, gana el título de doble. Un Año después en 1959 capturó el título individual del Torneo Panamericano en México, y en la final superó al as hindú Ramanathan Krishnnan. En ese año participó en torneos en Europa y en América. La fama mundial le acompaña ya en 1960 cuando, en unión de Dennis Ralston, ganó la corona de doble en Wimbledon. En 1961 se clasifico campeón intercolegial de Estados Unidos y por otra parte alcanzaba el número ocho en la clasificación de tenistas a nivel mundial. Un año después Rafael Osuna es base en el equipo de la Copa Davis de su país, llegando a la final contra Australia tras derrotar a Estados Unidos, Yugoslavia, India y Suecia. Repite como campeón intercolegial de Estados Unidos nuevamente.

Ya en 1963 su nombre se menciona con admiración y respeto general dentro del tenis mundial, junto a Antonio Palafox, en Wimbledon, nuevamente obtuvo el campeonato doble y en Forest Hills se consagra con la corona individual. Es la primera vez, que en varones, un latinoamericano gana el campeonato intercolegial de Estados Unidos. Los críticos entonces lo clasifican tercer jugador del mundo. En 1963, por tercera vez consecutivo gana el campeonato intercolegial de los Estados Unidos. En Londres, -Osuna- es nombrado el jugador amateur número uno del ranking mundial.

Cuando México va a la final por la Copa Davis en 1964, en un principio muchos críticos creen que los aztecas pueden superar a sus rivales, los australianos. La razón es Rafael Osuna, que disfrutaba sus mejores momentos, pero al final es Australia quien emergió victoriosa y Osuna optó, en 1965 por retirarse de los torneos internacionales para dedicarse a sus negocios privados. Pero, ardía en su sangre el deseo de derrotar a Australia. En 1969 regresó a la cancha con la idea de cumplir su gran sueño y promesa. En un final histórico, en el que Rafael Osuna demostraba su calidad de jugador, su espíritu de lucha, y ante una multitud que deliraba f de entusiasmo en Ciudad de México, ganó dos juegos en –sigles- y uno en doble junto a otro grande de México Vicente Zarzùa. Su record en la Copa Davis fue en total, de 41 triunfos por 19 derrotas. El 4 de junio de 1969 un avión se estrelló en los alrededores de la ciudad de Monterrey. El accidente estremeció de dolor a la nación mexicana, y llenó de tristeza y duelo al mundo deportivo porque entre los ocupantes de la aeronave siniestrada se encontraba el nombre de Rafael Osuna Herrera, un gran atleta, una figura deportiva de alta condición y sobre todo, uno de los jugadores que a pasar por el tenis internacional no sólo dieron brillo al deporte mexicano, sino que constituyeron ejemplos para su condiciones excepcionales, tantos atléticas como humana. Al morir dejo a su esposa Leisle un pequeño hijo Rafael, que para entonces con solo seis meses.

8Ԑ d����