Hacer testamento: ¿cuál es la mejor fórmula?

¿Por qué hay que hacer testamento? Lo primero y principal es para ahorrar a nuestros herederos todo un laberinto burocrático. Desde el despacho de abogados Saldaña te detallamos qué tipos de testamentos existen y cómo distribuir legalmente la herencia entre hijos, familiares y otros allegados. ¿Nuestro consejo? Realizar el testamento siempre ante notario, lo simplifica todo.

Lo más recomendable es hacer testamento ante notario y nombrar un albacea para garantizar su ejecución.

A la hora de hacer testamento, ¿cuáles son las opciones?

Lo más habitual es hacer el testamento ante notario. Es el denominado testamento abierto y necesita muy pocos trámites.

Existe otra forma de hacer testamento. Es el testamento ológrafo, aquel que se realiza de puño y letra por el testador. Quien lo realiza, deja de manera manuscrita sus últimas voluntades. Existen muy pocos requisitos aunque son importantes: poner la ciudad y la fecha y, por supuesto, la firma. En este caso, no existe la intervención del notario. Por eso, hay que llevarlo ante un juez para legalizarlo.

¿Qué es el legado?

Tanto en el testamento abierto ante notario como en el ológrafo, existe la figura del legado. Es cuando especificamos que un determinado bien se lo dejamos a una persona en concreto.

¿A qué obliga la ley al hacer testamento?

Según la ley, el testamento, por norma general, se compone de tres partes: el tercio de legítima, el tercio de mejora y el tercio de libre disposición. El tercio de legítima es la parte de la herencia que hay que repartir obligatoriamente entre los hijos, los denominados herederos forzosos. No se puede disponer de ella libremente.

Esta parte legítima que corresponde a los hijos puede ser de dos tipos. Una de ellas es la legítima estricta, también llamada corta, que se aplica a un tercio de los bienes. Esta tercera parte hay que repartirla a partes iguales entre los herederos forzosos. No se puede desheredar salvo en casos muy excepcionales.

Hacer testamento: ¿cuál es la mejor fórmula?

La legítima larga incluye, además de la parte obligatoria destinada a los hijos, el tercio de mejora, que puede ir a uno de los descendientes en concreto.

El último de los tercios es el de libre disposición, una tercera parte que la persona que realiza el testamento puede destinar a quien quiera, sin ningún tipo de restricción.

En caso de no tener hijos, la herencia puede ser destinada a la persona o institución que el testador desee.

¿Cuál es la figura del albacea?

Una vez que el testamento está hecho, ya sea ante notario o de manera ológrafa, es recomendable nombrar un albacea. Un albacea es la persona que se encarga de llevar a buen término todas las disposiciones testamentarias. Suele ser un abogado. 

El Saldaña Abogados contamos con un amplio conocimiento sobre cómo hacer un testamento. No dude en llamarnos (954 23 66 66) para consultar todas aquellas dudas que le puedan surgir. Le asesoraremos con eficacia. La primera consulta es gratuita tanto por teléfono como acudiendo a nuestro despacho de abogados.