Rita Tonelli en Profesores y educadores, Oficios y profesiones, Educación y Formación Directora • Rita Tonelli Coach 14/3/2018 · 2 min de lectura · 1,9K

La "X" que tensa la espera

La "X" que tensa la espera

Tomé este título de Román Paladino, de uno de sus ensayos ortográficos porque lo considero una

metáfora esclarecedora de nuestro tema de hoy: expectativas.

Las PALABRAS son nuestra herramienta principal para crear la realidad que vivimos a diario.

Pero, ¿Qué es esto de la “X” que tensa la espera?

 La “X”, una “simple” letra, puede hacer que en una extensión de la palabra “espera”, te provoque

estados de frustración, angustia, decepción y desilusión.

            Estoy hablando de nuestras Expectativas.

            “Expectar”, según la lengua romana, es “aguardar, estar a la espera”, una curiosa y tensa, de un acontecimiento que nos interesa o importa mucho.

            ¿Y cómo esperamos, con tensa inquietud, algo que queremos? ¿Cómo construimos, desde nuestra emoción, ese estado? Nos basamos en nuestros juicios para ello. Y nuestros juicios no son un parámetro Verdadero sino uno Válido y solo para cada uno de nosotros.

            “Él debería mandarme flores hoy que es el día de San Valentín” (tu juicio). Eso es lo que vos creés. Mas resulta que a él no le parece importante mandarte flores. No te manda las flores y a vos ¿qué te pasa? Te desilusionás y sufrís, pero esto es un problema tuyo, quien junto a tu deseo de que algo suceda, hiciste funcionar tu Juicio de que en San Valentín, todos los enamorados mandan flores. Esta proposición ¿es verdad o solo es lo que vos pensás que Debería Ser? ¿Quién es el responsable de tu sufrimiento y desilusión?

            Los juicios de lo que “Debería Ser” proceden de nuestras creencias y las creencias no son verdaderas mas que para aquél que las tiene. El coaching cuestiona respetuosamente las interpretaciones y opiniones que puedan producirnos inefectividad y sufrimiento y trata de ayudarte a encontrar aquellos que te produzcan bienestar y te transformen en una persona efectiva.

CLICK TO TWEET

Cuando no sucede lo que esperamos, generamos estados de enojos, resentimiento y frustración.

Pero, nuestras expectativas son también las que nos dan motivación para buscar un resultado importante para nosotros y nos liberan de la resignación, el desgano y la indiferencia. De ahí la Importancia de que ellas sean Efectivas.

CLICK TO TWEET

            ¿Y cómo te propones llegar allí?

            Si te basas en tus juicios: “yo no puedo, es mucho para mí” o lo contrario “yo puedo, aunque me cueste, llegaré”, y no tienes un punto de partida claro (basado en hechos que justifiquen tus juicios, sino sólo en tus creencias), en el primer caso, no vas a llegar pero en el segundo, puedes llegar o no, y es esta última opción la que te producirá la desilusión y el dolor.

            ¿Qué pasaría si te animas a cuestionar tus expectativas?

            ¿Qué pasaría si dejas de exigir que las personas respondan como tu quieres?

            ¿Qué pasaría si destierras tus creencias, Todas, las que contengan el “debería” o “tendría”?

¿Qué pasaría si haces todo lo que tienes que hacer para conseguir algo (solo ésta es tu responsabilidad) y luego sueltas para recibir lo que siempre será mejor para vos aunque no lo veas, a veces, en el momento?

           

CLICK TO TWEET

            Si no nos aferramos a nuestras expectativas podremos vivir en el único tiempo posible: El Presente. No hay otro: el pasado fue y el futuro no está al alcance de nuestras manos.

            Te propongo estar Atento y salvarte del ataque de tus Expectativas. Eso te permitirá vivir una vida de plenitud, segundo a segundo y disfrutar de lo que te pasa Aquí y Ahora.

           ¿Y qué pasa con la presión de las expectativas de seguir leyendo