Ignacio Bustos en Comunicación y Periodismo, Prensa, Periodistas Comunity Manager • Cooking Time Gluten Free 16/10/2016 · 2 min de lectura · +200

Cristina contra las cuerdas

Cristina Kirchner enfrenta la instancia judicial más grave desde que dejó el gobierno en diciembre pasado. Por primera vez es citada en calidad de sospechosa de corrupción por desvíos en fondos de obra pública. El juez que entiende en la causa también ordenó una inhibición de sus bienes. Varios funcionarios del Kirchnerismo, en la mira de la justicia.

 Cristina contra las cuerdas

Por primera vez, Cristina Kirchner deberá responder ante la justicia como sospechosa de corrupción. El juez federal que entiende en la causa, Julian Ercolini, convocó a la ex presidenta presidenta para el 20 de octubre, en los Tribunales Federales de Comodoro PY. El juez Federal, dispuso la inhibición general de sus bienes. También fueron citados 17 funcionarios para los días posteriores a la ex presidenta que formaron parte parte de la cúpula del ministerio de planificación federal, entre ellos el tan cuestionado Julio de Vido, por donde todas las miradas apuntan. Cristina ya había sido indagada por otras causas, en la que no faltaron sus actos públicos mostrándose como víctima del “partido judicial”.

Puntualmente los delitos que se le imputan a la ex presidenta son: fraude contra la administración pública y negociaciones incompatibles con su función. En la maniobra que se le imputa, es el vaciamiento de los fondos del estado beneficiando los contratos de obra pública hacia Lázaro Báez -entre el 2003 y 2015- quien hoy se encuentra detenido en un complejo penitenciario de Ezeiza, Provincia de Buenos Aires. Según la causa, los Kirchner cuando llegaron al poder, lo sacaron a Lázaro Báez de empleado bancario para camuflarlo en un empresario de la construcción, al frente de la empresa constructora “Austral Construcciones S.A”- se fundó días antes de la elección presidencial del 2003, en la que Néstor Kirchner fue electo- fue beneficiada con el 82% de la obra pública. Los supuestos retornos estarían en el Caso Hotesur y Los sauces: hoteles de la Familia Kirchner. Lázaro Báez tenía casi la totalidad de las habitaciones del hotel supuestamente ocupadas; una clara maniobra de lavado de dinero.

Lázaro Báez conoció a Néstor Kirchner en 1990, cuando por ese momento estaba en su último año como intendente de Río Gallegos (capital de Santa Cruz