Ignacio Orna (Nacho) en Psicólogos MANTENIMIENTO DE COMUNIDADES • LIMPIEZA, CONSERJERIA, JARDINERIA, ELECTRICIDAD, FONTANERIA, PINTURA, PEQUEÑOS ARREGLOS, ETC. 13/5/2018 · 5 min de lectura · 3,1K

MADRE TÓXICA NO HAY MÁS QUE UNA - MI MAMÁ NO ME AMA

hMADRE TÓXICA NO HAY MÁS QUE UNA - MI MAMÁ NO ME AMA

                      Mi mamá no me ama, mi mamá no me mima, yo amo mucho a mi mamá


A diferencia de una verdadera Madre, que quiere por igual a toda su prole, sin distinción, la “Madre Tóxica” es aquella que el amor que profesa es hostigante, egoísta a la vez que inmaduro, proyectando sobre dicha prole o alguno de sus miembros sus inseguridades para reafirmarse personalmente, y así, tener mayor control sobre sus vidas y sobre la de sus hijos.  No porque la naturaleza y la sociedad presuponga que las madres son amorosas, significa que todas lo son.

Las madres tóxicas son aquellas que tienen una visión negativa del mundo, suelen ser destructivas e impiden el crecimiento personal de sus hijos. Sus características aparte de la falta de inseguridad, son una obsesión compulsiva por controlarlo todo y tenerlo todo bajo control. Estas madres no toman a sus víctimas ni en cuenta, ni en consideración, salvo para considerarlos el octavo hijo de una familia de siete.

Para manejar bien ese control no se le caen los anillos a la hora de atormentar, machacar, inducir, mentir, instigar, intrigar recurriendo a falsedades, hipocresías, traiciones, mentiras, luces de gas, enfrentamientos con otros miembros de la familia, cinísmos, zancadillas, cortapisas, etc, con tal de salirse con la suya que es tener a sus víctimas bajo su yugo y sus pies, a los que no duda ni un segundo en pisarles la cabeza. Ella es ella y no hay quien, ni ha nacido el hijo que la haga sombra.

Son excesivamente autoritarias y el control llevado a cabo desde la justificación del cariño, es el peor acto de la sobreprotección, incluso obligandoles por ejemplo aquello que no pudieron o no quisieron hacer, mediante diversas tácticas como que llegue a enfadarse si su hijo decide tomar otra decisión que no ha sido la indicada por ella. Todo se debe hacer según su criterio y no admiten que los hijos tengan otras opiniones o elijan otras alternativas.

Es propio de este tipo de madres, tener en el pensamiento de que un hijo sea médico, otro director de orquesta, etc. sin preguntar si quiera qué es lo que ellos desean, sin darles opción a elegir, pensando que con ello, les demuestran un amor incondicional, cuando en realidad, es un falso amor. Un amor interesado que suele ser una amor desgraciado. Así que si el hijo desea ir por otros derroteros, aun siendo estos nobles y honestos lo llevan tremendamente fatal.

Una madre tóxica machaca y destruye la autoestima diciendole a su hijos desde que es pequeño hasta siendo mayor frases y lindezas del tipo. “Tu no eres hijo mío a ti te cambiaron en el hospital y acabarás debajo de un puente”, sólo por ser diferente y no dar su brazo a torcer ante sus imposiciones y hacer lo posible y lo imposible, poniendo todos los medios a su alcance habidos y por haber para que esto ocurra.

Las heridas dejan huella, a veces imborrables y para siempre similares a la huella que la gota deja cuando horada la piedra y esta huella hace que ni se olvide ni se perdone todo el daño que ha hecho, ya que la víctima sufrirá y padecerá las consecuencias cada segundo y hasta el final de sus días. Un ejemplo de madre tóxica lo tenemos en “La casa de Bernarda Alba” de FedericoGarcía Lorca  Hay diferentes formas de madres tóxicas, pero todas incluyen la culpa, la manipulación, la crítica cruel, la humillación, la falta de empatía, el egocentrismo puro. 

La madre que no ama, despliega su toxicidad de diferentes formas, así nos encontramos con madres que envidian a sus hijas y tratan de anularlas, madres que sobreprotegen y absorben excesivamente para tratar de evitar el sentimiento de culpa por no haber deseado tener ese hijo

Suelen ser madres chantajistas emocionales para conseguir sus propósitos “Tu a quien tienes que hacer caso es a nosotros que somos tu familia (lo da por hecho) y por tanto, somos los que más te queremos”.  O frase que demuestrea su egoísmo, creyendo hacer creer que no ha roto un plato, cuando ha roto vajillas enteras "Hay que ver lo que nos estás haciendo sufrir" cuando es ella la que ha provocado todo.

A veces se alía con los demás de sus hijos u otros familiares como puedan ser el padre , los tíos o los abuelos, para hacerle la vida imposible y tenerlo apartado de la manada.  En otras ocasiones, puede utilizar diferentes enfermedades y padecimientos para que los hijos estén siempre pendientes de ella.

Su manipulación es tan sutil, que puede pasar desapercibida y de cara a la galería puede ser una “Señora” a la vez que una “Madre ejemplar”, pero es en la casa cuando estando en su salsa, demuestra su poder, quien tiene la sarten por el mango y lo que real y verdaderamente es.  

Una de sus muchas virtudes es la hipocresía de la que hilando muy fino, la bordan interpretando el papel de martir de su causa. “¡Ay!, hijo ¿Cómo puedes ser así con nosotros? Con lo mucho que te queremos. 

También suelen hacer creer a sus víctimas que les pasa lo que les pasa porque son así, y no como ellas quieren que sean. Se autoengañan así mismas con que ese hijo o esos hijos son los culpables y no ellas, porque todo lo que hacen por ellos es por amor ya que para ellas este es un recurso fácil al cual suelen recurrir las personas tóxicas. Alzándose como las más dolidas, las más heridas, cuando en realidad, al que han hecho daño es a sus hijos. Esto hay que tenerlo siempre en cuenta.

Delante de conocidos y amigos se avergüenzan de sus víctimas y delante de los amigos de los hijos que las sufren y padecen, los ponen de hoja perejil, a tal punto que los primeros ponen pies en polvorosa. Así que una madre, por el hecho de haber traído descendencia a este mundo no siempre es una buena madre.

Se han dado casos de madres que en connivencia con el resto de sus hijos y con premeditación nocturnidad y alevosía ha desaparecido sin dejar señas, separándose para siempre de su hijo-víctima con el fin de que no vuelva a saber más de ella y no la vuelva a ver ni muerta dando a entender que ha sido por culpa de este y por su bien y es que su gran amor, no tiene límites, como tampoco tiene límites su maquiavelismo exacerbado. 

Y algunas después de haber dejado a sus hijos con una mano delante, otra detrás y la espalda cargada con sus deudas tienen la desfachatez de decir que a todos los hijos se les ha dado por igual y que no todos lo han querido coger y quien así no haya cogido, que se fastidie, cuando lo que han hecho es quitárselo todo y dejarles sin nada. Hay que tener valor para decir esto.

Al igual que la madre también quien hostiga puede ser el padre u otros familiares como le pasó a Pat Conroy autor del libro "El príncipe de las mareas". Así que este texto que en principio va dedicado a aquella mujer que presuntamente lo es por haber traído gente al mundo, bien puede aplicarse al padre o a cualquier otra persona de la familia. 

Otro ejemplo de madre "amantísima" lo tenemos en Gala ( Elena Ivanovna Diakonova) que antes de huir con Dalí, tuvo a su hija Cécile fruto de su relación con Paul Éluard. Tras su huída Gala no quiso volver a ver a su hija nunca más. Incluso en 1982, moribunda, se negó a recibirla y despedirse de ella. Hija a la que antes la había repudiado públicamente y por escrito y a la que que también desheredó.



Así que aquí y en sitios como este es donde suelen acabar algunas de las víctimas de ese repudio, después de haberlos dejado tirados como perros abandonados a su mala suerte, tras una vida de hostigamientos mientras ellas en sus casas no pasan hambre, frío, calor ni necesidad alguna. "Te vas a fastidiar porque te voy a vender el piso". Aquí y en sitios como este acaban las víctimas si no se suicidan antes. Porque es bien sabido que hay amores de madre que matan.


                                                 La Madre - Dirección. Miguel Bardem


Luego también este tipo de madres, viven en otra realidad, en otros mundos y dimensiones paralelas, al punto de creerse su engaño y su mentira de que ellas no han hecho ningún daño a sus hijos y que los quieren más que a nada en este mundo y dicen falsamente que ellas quieren a tod@s sus hij@s pòr igual.


            Hola Mamá - Dirección. Pablo Fernández (cortometraje nominado a los Goya)


             Te casas con Curro Ponte, porque a mi me da la gana - Concha Piquer (1947)


Me casó mi madre con un muchachito que yo no quería - Nuestro pequeño mundo (1968)


Fuentes. La mente es maravillosa - Cosmopolitan - Lifeder -La Razón - Psicología y mente - 

Psicología y consciencia - Eres mamá - Hija de madre tóxica - El País - Broadly - La Madre -Miguel Bardem - Cecile Èluard. La niña olvidada  - El País

Temas relacionados. EL ACOSO FAMILIAR - LA "FAMIGLIA" TÓXICA O EL ENEMIGO EN CASA - EL MAL HIJO Y EL MAL HERMANO - STORYTELLING

Ilustración. La mente es maravillosa.


Ignacio Orna (Nacho) 26/5/2018 · #3

Muchas Gracias a Tod@s por las visitas, comentar, compartir y las relevancias.

0
Ignacio Orna (Nacho) 18/5/2018 · #2

#1 Pues si esto es aplicado y válido para cualquier miembro familiar, también para las suegras. https://www.youtube.com/watch?v=scBI9m8a3UM

0

Y suegras tóxicas jejeje Ignacio un saludo, si es verdad a veces uno también debe no pecar con sus hijos, como tu comentas la otra dimensión en la que viven algunas madres es real, hablas con ellas y luego por un tercero te enteras de que paso algo el mismo día que hablaste con ella una hora y nunca te contaron a pesar de que te contó de rain mundo y todo el mundo.

+1 +1