Inés Sanz en Secretarias Office manager Hace 7 d · 1 min de lectura · +500

Profesionalidad

Profesionalidad

Hay profesiones que no se pueden ejercer sin un mínimo de vocación. No se basan en cumplir las ocho horas y hasta mañana, hay que volcarse en cuerpo y alma. En las residencias de la tercera edad toda persona que trabaje debe tener vocación y gustarle su trabajo. Los ancianos son como los niños, necesitan mucho cariño, mucha paciencia y quien no se lo pueda dar no debería ejercer ese trabajo. Se conocen verdaderas atrocidades con estas personas, que indefensas, tienen que soportar malos modos de gente que no tenía que estar allí. Es corriente que se cierren residencias por malos tratos, desidia o dejadez.

Lo mismo puede decirse de casi cualquier profesión: bibliotecas, guarderías, tiendas… mucha gente busca trabajo sin interesarle de verdad y dando por ello un servicio pésimo. Tampoco estoy diciendo que vayamos dando besos a todo el mundo ni colegueando con todos. La palabra exacta es “profesionalidad”. Si eres un buen profesional en lo tuyo sobran los comentarios.

Me dan ganas de dirigirme a alguno y decirle: sé lo difícil que es conseguir trabajo, pero cuando te salga algo mejor, cógelo, esto no es lo tuyo. Conozco personas con vocación que la han perdido por las condiciones lamentables de esos trabajos:

1 – Turnos largos y rotativos
2 – Mal pagado
3 – Contratos precarios
4 – Muchas horas

Si echamos a las personas con vocación y no pagamos la profesionalidad, es normal que luego el resultado sea ese: malos modos, mal servicio y malas caras