La ética de lo consciente

La ética de lo conscienteLa consciencia es un concepto tratado desde muchas perspectivas, por lo que buscar redefinir el concepto se vuelve inútil y ocioso. Sin embargo, el valor de la revisión del concepto a la luz de las posibilidades, que surgen como consecuencia de la vivencia de un individuo que ha alcanzado tal estado de integridad, lleva a tres preguntas fundamentales: ¿Somos conscientes de esa realidad que va más allá de la capacidad individual y subjetiva?, ¿cuál es el valor de este cuestionamiento? por último, una vez reconocida la ubicación del sí mismo con respecto de la realidad, bajo reconocimiento de la propia identidad e individualidad ¿cómo se puede participar del mundo que rodea al ser?.

El propósito del presente escrito, es dar respuesta a estas interrogantes, por la necesidad que existe de comprender la importancia y el valor que surge de la participación de los individuos en sociedad para el beneficio común, la cual solo puede darse a partir del ser que es consciente de como su existencia es resultado del mutuo reconocimiento entre individuos que no necesariamente comparten un origen histórico o un presente enmarcado por una cultura determinada, pero que, se observan partes integrales del entorno natural y social.

Es innegable que la constitución intelectual y espiritual de un individuo, son resultado de la interpretación cultural del grupo familiar al que el individuo en cuestión pertenece. La cultura entonces se entiende, como el conjunto de cosmogonía y cosmovisión, que son compartidas por un grupo específico, el cual se encuentra en un tiempo y lugar determinado, por lo que la cultura y la interpretación que resulta de la realidad -en un grupo determinado- puede variar.

Dentro de esta cosmovisión se incluyen creencias, tradiciones, costumbres, ideales, reglas morales; puntos de encuentro como el bienestar común y la protección mutua. Mientras que de la cosmogonía se desprende el entendido que se tiene de un origen compartido por los miembros del grupo, la historia de vida de las familias, los clanes y de todos aquellos que compartan la misma visión del origen y que conforman la sociedad.

La revisión de estos conceptos permite comprender el porque un individuo en un grupo determinado tiene una interpretación particular respecto de lo que se pudiera interpretar como realidad, misma que podemos definir como todo aquello que es sujeto de ser percibido por los sentidos y que adquiere valor a través de su significación. Pareciera que la visión de un grupo determinado queda contradicha o contradice la visión de otros grupos, es decir otras interpretaciones culturales que surgen de sociedades de origen y procedencia distinta.

Las líneas anteriores explican que en un individuo convergen además de la cosmovisión grupal, la interpretación subjetiva. Es decir, el como ese individuo particular se aproxima, desde la cultura de su lugar de origen a la realidad. Su individualidad le permite reconocer e integrar algunos aspectos culturales y rechazar otros, o vivirles con reserva dada su propia interpretación de estos conceptos. Al mismo tiempo que es esta visión subjetiva respecto de su propio origen y destino, lo que alimenta la autonomía.

Esta capacidad interpretativa nos permite integrar elementos culturales de otras culturas, ya sean estos creencias, tradiciones o reglas morales, que reafirman la propia identidad, mientras que ayudan a una mejor interpretación de la función dentro del grupo de origen. La importancia de reconocerse consciente de esta visión subjetiva producto de la interculturalidad resulta en la constante búsqueda de información y producción de conocimiento, que permita al individuo volverse empático en las divergencias que se presenten con sociedades vecinas las cuales tienen a su vez su propia interpretación cultural de la realidad.

La abolición de la ignorancia se da por el encuentro con nuevas interpretaciones, nuevas cosmovisiones que nutran al ser. La posibilidad primera de este ejercicio de destrucción de la propia ignorancia proporciona un nuevo sentido de pertenencia, pues el individuo deja de verse como miembro exclusivo de una comunidad determinada, para verse como ciudadano del mundo, capaz de aceptar diferentes sistemas de creencias sin que por ello se pierda la autonomía.

Reconocer en las diferencias culturales, puntos de encuentro que permitan una convivencia basada en el respeto y en la apreciación, ayuda a generar en los individuos un genuino deseo por servir, apoyar y cuidar a todas las demás personas, independientemente del grupo de origen o afiliación. Persistir en la negación de lugares comunes, es permanecer inconsciente de la realidad, negando las diferencias o atacándolas, sirviéndose de ellas para construir discursos de odio y desprecio para grupos o personas que no compartan el propio sistema de creencias.

La imposibilidad de involucrarse con grupos ajenos o de origen diverso y cuya cosmogonía varia o se aleja de la propia, también disminuye las probabilidades de sobrevivencia en este cada vez más hostil mundo. Hostilidad (por cierto) que tiene como origen justamente la ignorancia violenta, pues al rechazar una forma diferente de comprender el mundo, con relación al originalmente aprendido, también se rechazan las posibilidades de adaptación natural. El hombre ha buscado adaptar el ambiente artificialmente para un beneficio gregario, en lugar de adaptarse a las variedades ambientales para un beneficio universal.

La idea de servir, que se explica como la comprensión de que el optimo de convivencia se logra cuando vivimos asistiendo a los demás, surge en el individuo que es consciente de su entorno. Servir se vuelve un propósito, un acto que le da sentido a la existencia misma, no es solo un acto desinteresado, es una búsqueda del bienestar para todos los seres, es un esfuerzo constante por desarrollar una común unión, basada no en principios individuales, sino en máximas universales. Ser consciente de la realidad, en conclusión, es tener conocimiento de como operan las leyes del universo a favor de la armonía, cuando se encuentran diferentes visiones.

***



Ivan Caballero Gamero 14/8/2019 · #3

Oswaldo Enrique Díaz Delgado

Gracias por tus comentarios y tu aporte.

+1 +1

Estimado Profesor: Ivan Caballero Gamero & Familia.

EXISTENCIA, UNA RAZÓN - RELACIÓN LLAMADA HUMANIDAD DENTRO DE LA HUMANIDAD

La existencia (diversidad) el yo que existe, disposición humana que podremos citar como apertura (¿Aprender?) intermedio (¿Comprobar?) de cierre (¿Recomendar los fundamentos de la vida?), prosiguiéndose los deberes de consciencia que bien deben ser de carácter humano espiritual, lo que se traduce en todo lo que obligatoria-mente se hace vital para el comienzo que como final conjugan/conjugaran “VALORES HUMANOS” que para este articulo estimulan un contenido etimológico para formar la frase que llamaremos “Convicción Humana” y Sentidos positivos (+¿"Aprende, + Enseña + Emprende en los caminos de la verdad para dignificar la humanidad").

Para fines positivos y constructivos lo participativo "Pensamientos que unen manos que construyen"

Concluyo citando un pensamiento escrito de quien es un ser humano maravilloso, su nombre para siempre honrarlo dentro de mí en cuerpo, mente y alma "Educa quien contagia humanidad"

Fuente: Dios y la Universidad de la vida por Oswaldo E. Diaz D & Familia - Miércoles 14-08-2019.

+1 +1

Estimado Profesor: Ivan Caballero Gamero & Familia.

Ética en su propia interrogación?

EJEMPLOS IRRACIONALES

Con el debido respeto a otras culturas, cito lo simple y !Puntualizo! Hay culturas que se apremian de actos impropios, lo que quiere decir que los hechos demuestran un acto que reseña lo malo pero la "Sociedad" lo ve, lo acepta como algo normal, es aquí donde se rompe los esquemas de la lógica para tratar de descifras el código de la "ÉTICA".

ESPÍRITU DE ENSEÑANZAS

Me permitiré establecer tres pilares fundamentales; (HUMANIDAD - HUMANIZAR - INTERIORIZAR). Pilares que sirven para representar/representarnos en aspectos evolutivos. En esencia tiene influencia connotativa todo aquello que nos rodea, siendo oportuno citar un ejemplo vivo llamado tendencia que a su vez exclama el "Estereotipo Social" Es penoso decirlo pero los esquemas que lo componen son excluyentes de toda disciplina que pueda haber obtenido el individuo "Seres Humanos".

En base a todo lo anterior se puntualiza para la conducta humana todo lo vital para identificar el origen de la Ética. Desde este punto crítico y prosiguiéndose como interrogantes ¿Quien te educo, Quien te formo? Viceversa = ¿Quien educo al que educa?

Un estado consciente es (identificar) el origen biológico "Padres", seguido de valores y principios. Continuándose todas las etapas educativas que agrupan diversas ramas profesionales que el individuo pudo/debe alcanzar.

Para fines positivos y constructivos lo participativo "Pensamientos que unen manos que construyen"

Concluyo citando un pensamiento escrito de quien es un ser humano maravilloso, su nombre lo llevo en mi mente, cuerpo y alma "Educa quien contagia humanidad"

PD: EXISTENCIA, UNA RAZÓN - RELACIÓN LLAMADA HUMANIDAD DENTRO DE LA HUMANIDAD

Fuente: Dios y la Universidad de la vida por Oswaldo E. Diaz D & Familia - Miércoles 14-08-2019.

+1 +1