Javier Guerrero en elEconomista, Economistas y Financieros, beBee en Español Técnico atención al usuario Hace 6 d · 3 min de lectura · +500

La Bolsa, tazos y esa chica del bar.

La Bolsa, tazos y esa chica del bar.


De un tiempo a esta parte, me he dado cuenta de que en cualquier conversación, desde en el bar, hasta en el  trabajo, o incluso comprando en el Mercadona, es mencionar "La Bolsa" o "El IBEX 35"  y la gente se aprieta más que Rajoy cuando se le canturrea la carta de desayunos en catalán.

Y es que no sería la primera vez que escucho "Yo esas cosas de Bolsa no, que eso es muy raro." o que si digo que a mí me gusta, que tiene su chicha, me miran como si yo fuese Pepe Colubi y esto fuera "Jackass."

Al final he deducido que el mercado de La Bolsa es, para la mayoría de los mortales, como una top módel. como esa chica preciosa del final del bar; La gente la ve inaccesible. Otra liga.
La ven tan guapa, peligrosa y atrayente a la vez... con ese precioso outfit en forma de millones rodando por gráficas de colorines y números, siendo cortejada por esos encorbatados agentes, con el hilo musical de teléfonos sonando.

¿Cómo se va a fijar en nosotros? ¿Cómo vamos siquiera a intentarlo?

Pues bien, esto no es un artículo para intentar convencerte de las maravillas de Bolsa (Dios me libre, no queremos más pirañas en el acuario) esto es simplemente una manera de mostrar que esa chica, esa preciosidad inabarcable, esa belleza indescriptible, amigo, también se ríe con los Simpsons y desayuna en pijama los domingos.
Te podrá rechazar o no, pero es tan sencilla como tu primera novieta y si la comprendes, tan accesible como tú mismo un sábado a las seis de la mañana.

 Todo es tener valor y saber escoger y jugar tus cartas.

"Eso, es La Bolsa, chicos. Eso es todo lo que es." Al Paccino en " Un domingo cualquiera"



¿Qué es y qué no es La Bolsa?

(Aquí vamos a ponernos algo más técnicos)

Preguntando a varias personas que qué era para ellas La Bolsa, o cómo la explicarían con sus propias palabras, he llegado a la conclusión de que existe una idea generalizada:
Se entiende algo así como que La Bolsa es un punto de reunión donde ahorradores con exceso de liquidez van a colocar sus ahorros comprando acciones de las empresas que usan el dinero para financiar sus proyectos.

Es decir, se entiende como un TRANSVASE del ahorro a la inversión.

En lenguaje llano: "Mira que tengo aquí lo que me ha quedado tras restar todos los gastos de domingos de tabaco, el bar y el periódico y voy a ir a comprar cachitos de alguna empresa para que inviertan mi dinero en sus cosas y me devuelvan beneficios"

¿Te suena la idea? ¿Lo habrías descrito así?

EEEEEEEERROOOOOOOOR.

Pensemos:
¿Cuando tú decides comprar acciones de Telefónica... el dinero va a Telefónica?
No.
¿Cuándo tú decides comprar acciones de Repsol... el dinero va a Repsol?
No.
En ambos casos el dinero va al incauto que tuviese antes que tú las acciones que has comprado.

Así que no hay que confundirse. En resumen y en términos generales....

LA BOLSA ES COMO EL PATIO DEL COLEGIO.

En algunos estaban de moda los cromos, en el patio de mi colegio estaban de moda los tazos. Jugábamos con ellos y los coleccionábamos ¿Os acordáis de los tazos de Pokémon, codiciadas crías de marsupiales en sus bolsas llenas de aire y patatas?

Esos tazos, amigos,  representan las Acciones.

Pues bien, quien tuviese un tazo extraño, era el rey. Yo he llegado a ver en el momento álgido del patio, ofertas por un Articuno (el mejor pokémon de todos, un pokémon legendario) en la que daban diez tazos por él... y no vendió. Entonces llegó una partida de bolsas de patatas al kiosko de mi pueblo donde salió un par de tazos iguales, y claro, el "precio" se desplomó, bajó de diez a tres.
Eso, es La Bolsa.
Hay tazos que suben su valor, tazos que bajan y no se sabe por qué. Nadie puede predecir cuánto te darán mañana por tu tazo. Sólo sabemos que los precios se mueven por dos sentimientos contradictorios: codicias y pánicos. Y que ambos, son cíclicos, van por épocas, cuando el mercado esta bien, todo es codicia, cuando se tambalea, todo es pánico. Y se van cambiando.

Tras este ejemplo alguien se podría preguntar...  ¿qué afectan a las empresas todo esto si no ven nada de dinero cuando se compran o venden acciones?


Las empresas solo adquieren ahorros y ganancias en EL MERCADO PRIMARIO o de primera emisión. Es decir, una empresa quiere salir a Bolsa, entonces decide en consenso con mucha gente cuánto vale y lo divide en partes iguales (Acciones) para venderlos por única vez, (primera emisión) es decir, sólo gana cuando vende la bolsa de patatas.
Lo que se hace en el MERCADO SECUNDARIO, El patio, o La Bolsa (como quieras llamarlo) el valor que adquiere la acción o el tazo en el patio del colegio, eso no le afecta para nada a las empresas.

Entonces, para terminar, ¿para qué sirve la bolsa?

Pues porque, aunque parezca mentira, valen más dos acciones de Cocacola (un tazo de un pokémon legendario) que cien de "Manicuras Lola Rayo" (un tazo que es muy común).  El comprar o vender acciones, aparte de dinero, te da capacidad de influencia en la empresa. La familia Botín, controla el Santander sin llegar a tener ni el 10% de sus acciones, sin embargo... no van a llegar apurados a final de mes, ¿no?

El Santander vendió en su momento las bolsas de patatas, puso unos tazos con un valor determinado y los dejó rular por el patio:  a jugar, pequeños.

En resumen, esa chica guapísima, piensa como cualquier otra, tiene tres lunares que la hacen mortal y si le tocas en el sureste de su pie izquierdo se ríe.

Ahora no hay que tenerle miedo sino valorar con cuántas copas de más tendrás el valor de soltarle tu famoso chiste de nochevieja.