Javier Guerrero en beBee en Español, Poesía, Libros Técnico atención al usuario 27/11/2016 · 2 min de lectura · +600

Lo que pudimos ser.

Lo que pudimos ser.




Seguramente en este preciso instante, se encontrará ahí. Lo puedes observar recorriendo cualquier calle, alimentando sombras, lastrando una mirada que contempla más fácil llegar a la luna que a su futuro. Está en todas partes; en mi ciudad o en la tuya, flotando en el ambiente, parsimonioso y tan constante que casi llega a resultar familiar; tiene que estar. Como el cuadro que formaba parte del salón de tu infancia o como algún tatuaje cansado que perduró más que su significado.

Puede incluso que, ojalá me equivoque,  lo estés sintiendo sobre ti mismo en este preciso instante.

Algunos eruditos procederán a recurrir a un manual trillado para darle una base nominal a esta idea, a esta sensación. Parece que los esté oyendo; parece que me esté oyendo incluso a mí mismo. “Momento equivocado” “circunstancias” “falta de fuerzas” “suerte” . Cuántas caras tiene y cómo nos hace acercarnos al fracaso.

Ten valor y junta las letras, llámalo, dale un significado, hazlo real.

No eres más débil por experimentarlo. Es el motor de la civilización, es un seguro evolutivo. Sin embargo todo esta sarta de letras no es para describir algo con lo que nacemos por instinto; es para quemar las falsas banderas que levantamos en su nombre,  las de oportunidades que nos empeñamos en tirar.

La mayor paradoja es que siendo seres finitos, actuamos como si  la existencia de un “luego” fuese un derecho universal y como si las continuas dosis de resignación no acabasen emulando a aquellas pastillas “Juanola”: más vicio que virtud y de difícil digestión.

Lo que quiero decir es que si una retirada a tiempo siempre ha sido considerada una victoria, no dejes que eso sea el motor de tu guerra. Que el experimentarlo antes de ganar no te haga perder. La oportunidad que da morir en el campo de la batalla, la inmortalidad de hacerlo por unos ideales y a veces, sobre todo para los locos y los vagabundos, la verdadera felicidad que trae de su mano, te hace sonreírle cínicamente a las campañas de publicidad deportivas que ya nos predisponen unos límites para vendernos el cómo superarlos.

Simplemente te quiero confesar que espero que dentro de cinco, diez o veinte años nadie te cuente lo que pudiste haber sido, de no ser por ti; si hubieras hecho aquella llamada, si no hubieras mirado para otro lado cuando salpicaba la sangre.

A título personal he de añadir que la facilidad que me dio crecer antes de tiempo es la capacidad de ponerte de puntillas que me acabó dando la vida, de ver por encima de lo que me tapaba a simple vista. Y lejos de aclarar cuánto de metáfora hay en esto, te cometaré que como todos, también he perdido: He perdido exámenes, trenes, autobuses, trabajos, besos (de los buenos, de los que superan a cualquier polvo) perdones y despedidas necesarias. He perdido personas que quería y personas que no sabía cuánto llegaría a querer. Porque de donde vengo, quien tiene boca se equivoca, pero también se la parte por no volver a hacerlo.

Por eso no quería perder la oportunidad de escribir esto, de mandar ese mensaje, de apostar por ese sí, que valga los anteriores cien “noes”. Tampoco la oportunidad de madrugar mañana para cambiar todas esas cosas que el cabrón no me ha dejado cambiar antes.

Y por supuesto que no voy a perder la oportunidad de ser feliz, de pelear hasta morir por las personas que me importan, por ella y por mí.

Para todos aquellas veces que lo llamaron destino,

os entiendo, ya ves,

no tuvimos huevos de llamarlo miedo.



Javier Guerrero 29/11/2016 · #8

#7 ¡Ni que lo digas! Gracias por tus palabras. Que vaya todo muy bonito.

0

Bonito artículo :) El destino lo construimos cada día con nuestros actos.

+1 +1
Javier Guerrero 27/11/2016 · #6

#2 A comerse el mundo!

+1 +1
Javier Guerrero 27/11/2016 · #5

#1 Un honor! Gracias a ti por disfrutarlo!!

+3 +3
Mamen Delgado 27/11/2016 · #2

Chapeau... ✨

+3 +3
María Paz Hueso Luque 27/11/2016 · #1

Uau, @Javier Guerrero Berruezo! ...me ha llegado desde la primera frase...Gracias!!

+2 +2