JOAQUIN BARQUERO ESTEVAN en Economistas y Financieros, Financieros, Negocios y Empresa Director Financiero CFO • MEDIARESPONSE 2/10/2016 · 1 min de lectura · +500

Sostenibilidad fiscal y austeridad

Lejos de ser la sostenibilidad fiscal un concepto subjetivo, es un concepto atado a identidades contables, y así lo trata Jesus Fernández-Villaverde en (1).

La sostenibilidad de una política fiscal alude a la capacidad de mantener las políticas de gasto e ingresos mientras el Estado permanece solvente, (capaz de hacer frente a sus pagos por intereses y de refinanciar la deuda).

Es decir el Estado debe emitir tanta deuda, como pago por intereses deba afrontar más el saldo primario (gastos menos ingresos exceptuados intereses de deuda) tenga. El saldo primario español oscila mucho (especialmente del lado de los ingresos) con el ciclo, lo cual en épocas expansivas disfraza un déficit estructural del que adolece nuestro país.

En términos intertemporales, la restricción anterior implica que la deuda en relación al PIB del año t+1 es igual a la del año anterior más los intereses generados por la deuda del año t, más en deficit del año t+1, siendo el interés el interés ponderado por el crecimiento económico, r* = r-g / 1+g.

La tasa de crecimiento del PIB es clave pues si es positiva, sólo por ello la deuda sobre el PIB cae. El tipo real de interés lógicamente es la otra variable clave. Pues bien, contablemente si existe un ratio de deuda hoy sobre el PIB, este se iguala a la deuda emitida en el futuro más los superavits primarios futuros. Es decir, que el superavit primario ha de igualar a la carga de intereses reales (ponderados por el crecimiento del PIB) derivados de la deuda preexistente, si es que se desea mantener el ratio de deuda sobre el PIB.

En 2015, según Fernández-Villaverde, para que España llegase al 1.5% de superavit primario necesario para ese objetivo, le faltaban un 3.5% del PIB, (que debería de resultar de un cambio de la política de gastos o de ingresos).

Como es evidente, cuando la deuda sobre el PIB era del 40%, cabía pensar en la posibilidad de aumentar el ratio, cuando es del 100%, el aumento implica acercarse a la insolvencia, que es desde luego poco interesante para un país.

Es más los datos de crecimiento futuro, y de tipos de interés son volátiles y no del todo controlables por las autoridades locales, de forma que la cuestión es si cabe más compleja e incierta. Y ese riesgo ha de ser conjurado, pues sólo juega en contra del país. De ahí la conveniencia de no conformarse con objetivos de mantenerse en la cuerda floja del nivel del 100% de deuda sobre el PIB, sino de buscar reducir ese ratio.

Y aquí entramos en el concepto de “austeridad”, que es claramente subjetivo, mediático, y que se afronta en general en términos de volumenes de gastos e ingresos, y no en términos de preferencias de gastos e ingresos Sostenibilidad fiscal y austeridady eficiencia de los mismos. Pero si se busca la sostenibilidad, de alguna manera el debate y la elección deberán ser más rigurosos.

(1) Basado en http://nadaesgratis.es/fernandez-villaverde/sobre-la-sostenibilidad-fiscal-de-espana y en http://nadaesgratis.es/fernandez-villaverde/sobre-la-sostenibilidad-fiscal-de-espana-ii