Jorge Hernández Alonso en Hotelaria, Gastronomia e Turismo, Cocineros, Gastronomía Escritor y articulista • Vivir el Vino 30/9/2016 · 1 min de lectura · +400

Cannoli, una receta que no podrás rechazar

Cannoli, una receta que no podrás rechazar



“Leave the gun. Take the cannoli

La escena mítica del Padrino

Estas son las palabras que Peter Clemenza le ordena a Roco justo después de ajusticiar a Poli en una escena impecable acompañada por esa banda sonora que con cuatro notas somos capaces de reconocer. En realidad esta frase no está en la novela, el fallecido actor Richard Salvatore la improvisó sobre el guión. Lamentablemente en la versión española quedó traducido como: “tira eso, trae los cannelloni” ¡Oops!, pero,  ¿cómo que cannelloni? ya verás cómo se pone su mujer cuando abra la caja de cartón y vea que le ha traído pasta en vez del postre que le había encargado.

Cannoli, una receta que no podrás rechazarSeguimos con la escena, merece la pena

La siguiente escena de este film también tiene ingredientes gastronómicos, ya que Clemenza le enseña a Michael a hacer sus “albóndigas con tomate”:

“Primero echas un poco de aceite, de buena calidad. Luego fríes un ajo y después echas bastante tomate y lo rehogas todo procurando que no se agarre. Echas luego tus salchichas y tus albóndigas, eh, y añades vino y un poco de azúcar, es mi truco

No me extraña que muriera de un ataque al corazón mientras cuenta anécdotas cocinando para sus compañeros del hampa, o quizá sea más cierto que tuviera ciertas diferencias con Francis Ford Coppola relacionadas con el guión.

El retorno del cannoli

Envenenado por un cannoli

Los cannoli reaparecen en otra escena del Padrino en la tercera entrega y esta vez como arma. Connie Corleone utiliza un cannoli envenenado para asesinar al padrino Don Antobello en la opera Cavalleria Rusticana y contempla cómo llega la dulce muerte con unos binoculares desde otro palco, mientras susurra:

“Descansa padrino

Nosotros no utilizaremos arsénico por compasión en nuestra receta, no iremos más allá de la delicada ricotta, y  moriremos de placer tan sólo de forma ideal, no tenemos genes de mafiosos.

Coppola y la naranja asesina

No es nuevo reseñar la importancia que tiene la comida en la trilogía de Coppola. Pero a diferencia de algunos críticos, no valoro esta acción como un acierto del director, más bien de Mario Puzo, autor de la novela. Quien simplemente escribió algo que es inherente a la cultura italiana, no solo de los delincuentes organizados: “a los italianos les gusta cocinar, comer y hablar de comida”.

Hago un matiz a mi anterior afirmación, no una rectificación: “Las naranjas” esa pequeña fruta que siempre que aparece en un plano es una seria premonición de traición y muerte. Aunque el mismo Coppola lo haya negado.

Los cannoli de los soprano SIN “SPOILER”

Los Soprano, serie de culto que terminó con uno de los momentos más discutidos de la historia de la televisión, también cuenta con los cannoli en algunas de sus mejores planos y te aseguro que ninguno de los personajes muere por colesterol. Toni Soprano es un amante incondicional de los cannoli, de la gastronomía en general. Son habituales las tomas de comida en todos los episodios.  Si te gustó, me permitirás esta recomendación; un libro de recetas de La Cosa Nostra basado basada en la familia criminal DiMeo: “The Sopranos Family Cookbook” de Allen Rucker.

... [Seguir leyendo el artículo]