Jorge Hernández Alonso en Hotelaria, Gastronomia e Turismo, Cocineros, Gastronomía Escritor y articulista • Vivir el Vino 14/10/2016 · 1 min de lectura · 1,1K

Gazpachos manchegos siempre con ese

Gazpachos manchegos siempre con ese

Sopla el viento que quiebra las tardías espigas, murmuran al son del cercano invierno. El frío hiela las manos que se cubren de crueles sabañones. Las brasas comienzan a calentar la olla de hierro fundido, el humo asoma y el olor escapa de  la marmita. Es hora de apagar el sonido de las tripas que tras exigentes jornadas se muestran quejosas… el guiso está preparado. Ataca con ansia la cuchara de madera sobre los gazpachos manchegos, llega el sosiego.

Los gazpachos manchegos se escriben con “ese”, nótese y subráyese esa letra denominando plural, necesaria aunque no suficiente para su descripción. No se trata de una sopa de tomate estilo andaluz, si eso es lo que buscas estás tan despistado como Papa Noel en la rebajas de junio.

Gazpachos manchegos siempre con esePastores, cabreros y labriegos

Los gazpachos manchegos son platos de supervivencia, de los que los lugareños acostumbraban a ingerir para soportar las duras y prolongadas tareas del campo. El oficio era duro, exigente y la comida tenía que reponer el cuerpo, sofocar el alma y deleitar el paladar, por ello recurrían a lo que encontraban más a mano: caza, setas, caracoles, pan,… algo similar al origen de la paella valenciana.

Gazpachos manchegos o también llamados Galianos

Los galianos son platos castellanos, un guiso caliente y caldoso que es servido sobre una torta de pan sin levadura o bien acompañado con ésta desmigada. En su elaboración se aceptan todo tipo de ingredientes, si bien las habituales son de caza menor como la liebre o la perdiz, pero también puede llevar pollo, conejo, setas de cardo o níscalo en temporada. Pero podrás encontrarlas de pescado y marisco si te arrimas a las costas de Valencia.

Los Gazpachos manchegos son muy cervantinos

Es posible que este plato fuera el que diera lucidez a Don Quijote en su regreso a Barcelona, pues la obra narra como pasó la sierra en compañía de los cabreros y sus comidas… Sin embargo en la obra de Don Miguel sólo hay una mención a los gazpachos. ¡Pardiez! es despectiva, deleznable, como vuecencia podrá observar en conchabanza del escritor:

“Más quiero hartarme de gazpachos que estar sujeto a la miseria de un médico impertinente que me mate de hambre, y más quiero recostarme a la sombra de una encina en el verano y arroparme de dos pelos en el invierno, en mi libertad…

[Sigue leyendo el artículo en koketo.es]



Jorge Hernández Alonso 14/10/2016 · #2

#1 cuenta con ello, buen fin de semana.

+1 +1

@Jorge Hernández Alonso después de leerte, quiero un Gazpacho Manchego!! . Un saludo y gracias por deleitarnos.

+2 +2