Jorge Pedro en Economists and Finance, Directivos y Ejecutivos, Gestión Administrativa Financial Director and Controller • Comboni Global Business 13/8/2017 · 1 min de lectura · +800

Calcular el crecimiento natural de tu empresa a través de la Tasa de Crecimiento Sostenible

Alguna vez, en alguna clase impartida, me han preguntado hasta cuánto puede crecer una empresa en un año de forma natural… es decir, sin tocar su situación financiera actual.

Pues bien, vamos a comenzar concluyendo del primer párrafo que si crecemos naturalmente, solo podemos hacerlo basados en nuestros beneficios netos y que, en la medida que los guardemos para la empresa y no distribuyamos dividendos, podremos crecer más. Pero, ¿Cómo funciona la fórmula para entender esta dinámica?

El análisis funciona de la siguiente manera: si percibimos un beneficio neto sobre ventas del 5%, podemos concluir que por cada 100 UM (unidades monetarias) que vendamos ganaremos 5 UM. Sobre este primer criterio podremos decir que, si se distribuye el 40% de dividendos, podremos mantener en la empresa 3 UM de las 5 UM que hemos ganado, las cuales formarán recursos propios o equity fresco.

Como tenemos una relación de activos sobre recursos propios de 1.5, eso significa que sobre nuestras 3 UM retenidas podremos generar 4.5 UM de activos manteniendo nuestra actual estructura financiera invariable. Es decir, las 3 UM de recursos propios y 1.5 UM de deuda financiera.

De esta forma tenemos 4.5 UM para comprar nuevos activos, y como nuestros activos rotan dos veces en ventas, pues terminamos generando 9 UM de nuevas ventas.

Al haber realizado el análisis sobre 100 UM de ventas podemos concluir fácilmente que creceremos al 9% sobre nuestra actual situación financiera.

Veámoslo de forma esquemática:

Calcular el crecimiento natural de tu empresa a través de la Tasa de Crecimiento Sostenible

La fórmula en general:


Podemos ver que nuestra fórmula considera dos componentes: el primero de condiciones operativas que involucra nuestra eficiencia empresarial, reflejada en la relación de rotación y productividad del activo y en la rentabilidad esperada sobre ventas. El segundo componente, muestra las políticas financieras de la empresa reflejadas en nuestra política de distribución de dividendos y nuestro apalancamiento respecto a los activos. Sabemos que cuales quiera de esas variables puede variar (valga la redundancia) sobre la base de las posiciones de la empresa y sus directivos.

Si simplificamos la fórmula:


Cómo nos sirve para analizar nuestras decisiones:

Basándonos en nuestro ejemplo anterior, sabemos que si manejamos la empresa como lo venimos haciendo podemos crecer un 9%; es decir, manteniendo todas las variables constantes (ceteris paribus). Si crecemos menos del 9% estaremos ya modificando la estructura de la empresa porque haremos más improductivos los activos. Si crecemos más del 9% estaremos sobrecalentando la empresa, que podría ser negativo porque tendería a dejarnos sin capital de trabajo que soporte el crecimiento; o positivo, mejorando su productividad. Otra alternativa para crecer a más del 9% podría ser la de considerar nuevos aportes de capital, no distribuir divi