José Briceño Diwan in Directivos y Ejecutivos, Comunicación y Periodismo, Profesores y educadores Director de Prensa • Cámara Venezolana de Empresas Aeronautica May 12, 2020 · 2 min read · 2.0K

Elogio tardío a las madres

 Este domingo número ya que importa de esta cuarentena con tendencia a ser eterna, se celebra en Venezuela un día de las madres , hasta la pandemia muchos aseguraban que es simplemente una fecha inventada por los comerciantes para elevar sus ventas o quizás algo que forma parte de la mercadotecnia de la cursilería que desde el siglo XX nos bombardea todo el día, sobre todo desde que se hicieron populares las redes sociales . Hasta su advenimiento solo celebrábamos uno que otra efeméride, ahora todos los días se conmemora alguna cosa y en estos tiempos de egos lastimados hasta por no aplaudirles sus tonterías es prohibitivo no hacer caso de las efemérides misteriosas que las redes sociales nos recuerdan día a día. No digamos de la fecha venezolana, pero sé que en mayo en muchos países festejan el día de las madres , sin embargo en esta cuarentena global muchos tienen sus madres lejos, en algunos casos hasta incomunicados por múltiples razones, de hecho la lejanía puede ser hasta de algunos kilómetros pero por la cuarentena no la podrás ver, no hablemos del caso de quienes la han perdido en estos tiempos por lo que la fecha no tiene visos alegres para una inmensa cantidad de gente que los afortunados la tienen cerca, la distancia así sea acortada por las redes sociales siempre es cruel.


Por múltiples razones no le doy la razón a quienes manifiestan que el día de las madres es un invento de la mercadotecnia ni voy a caer en el lugar común de decir que todos los días son buenos para celebrar tenerla cerca , creo que es una ocasión en la que la convención social se une para que bajo el loable pretexto de celebrar la vida podamos darnos el permiso de regalarnos su compañía un día sin que la cotidianidad nos agobie, pensar en tonterías de laboratorio publicitario no tiene sentido, es verdad que hay madres a quienes el titulo les queda grande, otras les falta ternura quizás existan algunas que existiendo se comportan como seres invisibles y las menos son esas que piensan en sus hijos como cajeros automáticos para exprimir a los ex esposos (esposo, amantes o concubinos) a fin de que les regalen la vida que creen merecer solo por haber engendrado una criatura, ciertamente todas las anteriores son dignas de olvido pero muchas hay quienes hasta sin tener vinculo consanguíneo han sido una influencia tan beneficiosa que merecen más que un día, sin embargo ante la avalancha de la cotidianidad bien vale el esfuerzo de dedicarse unas horas.

Tener mamá es un milagro, sobre todo si esta pobre señora te soportó desde que eras un bebé gritón que no dejaba dormir a nadie, pasaste una adolescencia tenebrosa entre necias rebeldías, fiestas y el desastre hormonal típico de la época y aun así te siguen queriendo, apoyando, esperando que la abraces, les hagas cumplidos y les regales la vejez que se merecen así que no toca ponerse quisquilloso que si la tienes cerca celébrala. En ese mismo paquete suman muchas ex esposas que a pesar de todo crían bien a tus hijos, las tías amorosas y hasta esas que durante tu lejana adolescencia te aceptaban en casa como a uno más de sus hijos, como coa extraordinaria hay hasta suegras que se merecen trato especial y aunque son rara avis si existen merecen también parte del festejo.

Estoy publicando esto algo tarde, es que en casa no tengo modos de hacerlo y aprovecho la ocasión de tener acceso a internet para ocuparme de esos temas , desde Venezuela espero de verdad que quienes tengan a sus madres cerca la alegría de tenerlas no se les acabe , que los que la tienen lejos puedan abrazarla pronto, los que no la tienen le dediquen cuando menos un brindis, sin lágrimas porque la tristeza del luto empaña la celebración mejor lloren de nostalgia por los tiempos idos y esperen que todo lo aprendido por la religión sea cierto para que cuando les toque tengan quien los espere, agradezcan a todas esas mujeres que de una u otra manera han ejercido de madre temporal, las que ejercen con sus hijos, las abuelas amorosas, las tías cariñosas y todas aquellas mujeres que en algún momento de la vida hicieron algo amable por ustedes sin esperar nada más que cariño de vuelta, en fin, espero que más allá de todos los detalles técnicos de este terrorífico año 2020 que se empeñan en hacer la vida (más) difícil que de costumbre, pudieran haber celebrado según sus capacidades esta fecha tan importante, que como va el asunto hay que aprovechar cualquier ocasión de celebrar la alegría del amor pues cada día es más escaso, en estos tiempos la tristeza es una constante y escapar de ella es obligación.

Un abrazo de mi parte a todas aquellas que se han cruzado en mi camino, mi madre, las amigas, mis hermanas, primas, abuelas, tías, las ex (aunque algunas califican de brujas igual son buenas madres a pesar de todo) novias (amantes, amigas, concubinas) , las esposas de mis amigos, las de mis familiares, las que no conozco y todas aquellas que crean merecerlo, mi corazón está siempre feliz cuando veo a otros felices.

José Ramón Briceño, 2020

Elogio tardío a las madres