José Briceño Diwan in Directivos y Ejecutivos, Comunicación y Periodismo, Profesores y educadores Director de imagen y relaciones institucionales • Corporación Ezequiel Zamora Oct 5, 2020 · 4 min read · +500

Mañana es en dos minutos

Hace días vi (pirata por supuesto) una muy mala copia de Tenet, filme por demás complicado, como ya nos tiene acostumbrados el director Cristopher Nolan quien por cierto ha de ser un fulano de pensamiento profundo pues ninguna de sus películas son de fácil digestión, son dirigidas a un público que sorpresivamente es masivo. Hablemos de la calle, todo apunta hacia una vulgarización casi absoluta donde la neo cultura está repleta de regetón y sus similares en todos los idiomas posibles. Cierta vez, sin querer, en uno de los promocionales con los que YouTube nos recuerda que somos pobres por no poder pagar el sistema Premium donde no hay comerciales y hasta puedes bajar el video sin mayor problema , todo bajo el diplomático recurso de hacerte ver las propagandas menos interesantes mientras esperas que salga la señal de saltar al video, en esa ocasión vi con un absoluto asco que en India también cantan regetón, fulanos disfrazados de latinos mayameros cuyo performance está más cerca de un mal actor de película clase C, tan parecido a un latino como un indígena con traje de Thor.

Todo esto sucede el mismo año en que a un compositor casi monosilábico como el regetonero cuyo nombre me niego a recordar, gana el premio Grammy latino como compositor del año, esto constituye más que pruebas de la vulgarización de la massmedia, lo que trae como conclusión total de que los consumidores también han de estar alineados bajo esa premisa. Volviendo a Nolan, hablemos de tres películas tan famosas como retorcidamente complicadas, el Inicio, donde al final no sabes si estás viendo un sueño dentro de otro o si por el contrario en realidad habla de otra dimensión donde la realidad responde a unas coordenadas de otra naturaleza , si hablamos de Interestelar, se de adultos funcionales, gentes con procesos de pensamiento bastante complejos que se rinden ante la complicación argumental del filme, por último , Tenet, es de una confusión tal que tuve que verla en un par de jornadas para poder digerirla al menos en parte.

El asunto sorprendente es el aparente éxito que han tenido piezas cuya complejidad está a millones de kilómetros del razonamiento necesario para descifrar un regetón , eso de intentar pensar en la profundidad de las teorías espacio temporales, agujeros negros, agujeros de gusano, planos dimensionales, construcción de realidades mediante el pensamiento o la ilógicamente lógica teoría que plantea presente y futuro en un mismo plano , son cosas que me han costado no pocas noches de investigación, lectura de textos sobre física cuántica y un montón no determinado de documentales en YouTube, tantos como para caer en cuenta que la ficción no existe, resulta que si hay incontables planos dimensionales superpuestos, así mismo las galaxias que ya son inmensas , enclavadas en un espacio vacío infinito , cada galaxia tiene un número no cuantificable de sistemas solares con también planetas no cuantificables, es lógico pensar que cualquier ficción, por más alocada e imposible que podamos imaginarnos puede ser real (de necesidad) en alguno de esos muchísimos planetas que se encuentran en cada uno de esos planos dimensionales que aseguran los físicos existen, por lo que si sucede en alguna parte deja de ser ficción, el hecho de que no la conozcamos de cerca es más indicador de nuestra ignorancia que de otra cosa, un galimatías existencial que me tiene la vida hecha cuadros pues , como si fuese poco ese abismo de cosas que no sabemos, estamos ahora atrapados con el paradigma de pensamiento que nos indica que todo aquello cuya existencia no podemos comprobar o de cuya inexistencia tampoco encontramos modo de probar , solo tenemos que asumir que es muy probable que exista, algo como una muleta para evitar ser cogido por imbécil cuando alguien descubra algo en concreto, tal como ha sucedido con tanto bocaza a lo largo de la historia.

Por otra parte entristece un poco el asunto de saber que las formas argumentales tampoco son muchas que digamos, hay actores primarios, secundarios y de relleno, todos con las mismas funciones o combinaciones y absolutamente todos bajo la misma motivación, solo cambiada por los bandos a los que pertenezcan, por tanto, sin importar mucho la dimensión, plano, galaxia o forma de vida siempre habrá una limitada combinación de roles, simplificada o complicada según el mismo grado evolutivo de los actuantes, entristece que ante tal inmensidad de posibilidades , las oportunidades giran en torno a escasos papeles.

Este es uno de los temas que evito tocar con casi ninguno de mis conocidos o amigos, muy pocos se atreven a asomarse ante el inmenso abismo de lo desconocido, llegando si acaso a tocar el asunto de los fantasmas más como parte del asunto cultural que como cosa seria, mucho menos asumirán una postura abierta ante temas como los planos temporales o la física cuántica , sin estar drogados o absolutamente borrachos, que son los únicos momentos en los que alguien con sentido científico del siglo XX se permite especular más allá de lo aceptable, como la religión por ejemplo, a todos se les hace muy fácil pensar que hay un dios todo poderoso, que no hay vida en ningún otro planeta del universo y las únicas leyes físicas las estudiamos en el liceo, ni hablarle de los seis estados de la materia que ellos asumen siguen siendo los tres que conocemos desde la infancia, que hay espacio entre los átomos por lo que no existe nada sobre la faz de la tierra absolutamente sólido , que todo no es más que una apariencia insoportablemente falsa que asumimos como real por la fuerza de la costumbre, no por la ciencia.

Haciendo recuento en realidad creo que todos los que conozco ven las películas de Nolan más por estar actualizados que por entenderla a cabalidad, no he visto ninguna discusión que vaya más allá del análisis superficial, efectos especiales, la belleza de las actrices, las buenas actuaciones o la magistral forma de dirigir por parte de su creador, creo que si se ponen intensos con el asunto del tiempo y sus posibilidades, la utilización de los símbolos, los distintos juegos armados a partir de mitologías cercanas, todo ese universo que vuelve loco a cualquier tierraplanista anulando en su camino a millones de seres cuya mayor verdad está escrita en sus libros sagrados , ninguna discusión dejaría bien parados a sus participantes, no por los argumentos, más bien por el descubrimiento de cuan mínimos somos ante el universo que con su complicada mecánica nos hace pensar que todo el conocimiento anterior solo existió para comprobar la existencia de lo que desconocemos, aunque parezca simple no lo es, pues significa que justo cuando confirmemos como especie, todo eso que hasta hoy son meras especulaciones, deberemos recomenzar desde cero, eso asusta al más pintado. Sin embargo hay unos pocos a quienes se les ven las ganas por encima e igualmente obvian el tema ante la profundidad de su desconcierto, por muy sabios que sean la verdad no conozco al primero que me diga, oye mi pana, el asunto va más o menos de tal cual manera.

No conozco a ningún terraplanista pues de otra tampoco sería mi amigo, no por la violencia si no por la gran burla que le aplicaré, a pesar de todo lo relativista que uno se pueda poner cuando anda en modo “comprensivo” hay asuntos tan evidentes que su negación es una muestra clara de cómo prefieren ser ignorantes algunos, aunque es larga la lista de orgullosas ignorancias que campean por el mundo con total impunidad, tantas que hasta seguidores fanáticos tienen, hay algunas con la que pierdo la compostura, siguiendo con Nolan y ya para terminar, debo agradecer que exista gente como él, de otra seguiría pensando que solo soy parte de la estadística de la locura funcional, tan común en este instante del siglo XXI, la mejor parte es que gracias a esas sesiones de introspección que hago frente a mi PC cada domingo por la tarde para ver las películas piratas que he descargado en la semana, logré dejarlas de ver como ficción para pensar en realidades posibles por tanto también he decidido que mi realidad es una farsa temporal, tampoco tiene sentido angustiarse tanto, la física ha terminado por demostrar asuntos que la metafísica se cansa de pregonar sin que a nadie le interesen mucho más allá de la necedad celestial, así que relajado, la fiesta no se acaba, se repotencia, la suma de pasado y futuro da cero, solo importa el ahora, mañana es en dos minutos.

José Ramón Briceño

04/10/2020

Mañana es en dos minutos