José Briceño Diwan en Comunicación y Periodismo, Oficios y profesiones, Fotógrafos Profesionales Coordinador de redes • Corporación Ezequiel Zamora 26/2/2018 · 1 min de lectura · 1,6K

Monólogos fotográficos

 

Hace varios años, en un periodo donde no tuve empleo, para no sentir que no hacía nada decidí escribí el Manual básico de fotografía digital, ya tenía más de diez años dando clases así que no fue un gran esfuerzo, simplemente transcribí mis clases tomando en cuenta los programas universitarios que me había quedado luego de dar clases en varias instituciones de educación superior, además de otros que había pedido prestados a colegas de algunas universidades y tecnológicos quienes con gusto facilitaron el material. Entre correcciones de estilo y actualizaciones pasaron tres años, cuando sentí que ya estaba listo empecé a busca editorial que lo publicase, cosa que jamás pude lograr. Una noche de fiesta pegunté a un amigo si conocía alguna editorial que le interesase el asunto de publicarlo, aquel periodista sentenció que me dejase de vainas, que publicase eso en línea pues es más fácil que se conozca el trabajo así y quizás algún editor leyese eso y se interesaría. Así nació el blog Clases de foto.

Durante un tiempo publiqué semanalmente un tópico del manual hasta que, agotado el tema inicial hubo que buscar otros textos para enriquecerlo, comencé a utilizar mi blog para exponer los temas que me inquietaban, en algunos momentos invitaba a algunos amigos, otras veces publiqué contenidos ajenos que hablaban de temas específicos hasta terminar haciendo de ese espacio digital un sitio donde expresar mis ideas en tono al hecho fotográfico obviando artículos sobre técnica pues esos hay millones en las redes. Aunque hablar como lo hago no siempre logra hacer amistades pues siempre hay quienes se sienten aludidos (con justa razón por cierto) llegando incluso a retirarme el habla, también ha logrado calar en un número de lectores que jamás pensé que podido llegar a tener. Quiero pensar que también he logrado mi cometido, el de hacer que los fotógrafos de habla hispana y en especial los venezolanos comiencen a pensar más allá de la técnica, que la fotografía es mucho más que el “Click” del obturador, del tratamiento digital y de la discusión bizantina donde priva el ego más que la sensatez.

He condensado en este volumen “Monólogos fotográficos” cuarenta y siete artículos presentados en tres capítulos, uno de técnicas, otro de reflexiones en tono a la fotografía actual y un tercero dedicado a la actividad fotográfica en mi país (Venezuela). Absolutamente todos los escritos van en función didáctica aunque algunos tengan forma de protesta por algún hecho que me incomode, sin embargo están dedicados a despertar el ánimo rebelde que todo aspirante a artista debe tener y con ello también las ganas de investigar eso difícil de definir que está tras cada imagen mostrada , como un aporte necesario para que forme parte de la educación visual de las nuevas generaciones de fotógrafos de habla hispana, más lejos de la tecnosofía pero más ceca de una fotografía correcta, esa que habla desde los pixeles y que deja huella que evita el lugar común para invitar a pasearse por la psique de su autor, apuntando siempre a la búsqueda de la originalidad que en ningún caso está en la posesión de equipos de punta si no en un cerebro activo y una mirada inquieta. Disponible en este enlace de Amazon

 

Monólogos fotográficos