José Briceño Diwan en Las Reflexiones de hacen pensar, Profesores y educadores, beBee en Español Coordinador de redes • Corporación Ezequiel Zamora 1/10/2018 · 3 min de lectura · 1,0K

Pensamientos fundamentales en el siglo XXI

 

Si dios existe o no, es un asunto que le devana los sesos a cientos de miles de seres humanos desde el inicio de los tiempos modernos (para no poner muy intenso el asunto), las mayorías terminan cediendo a la creencia ciega por desgaste o simplemente por comodidad, siempre es mejor dejar esa profundidad a quienes estén dispuestos a volverse locos pensando que para lo demás están los libros sagrados, sin tanta complicación. En el caso particular de quien esto escribe cree que Dios existe, a pesar de que el nuevo testamento me parece un cuento romano muy bien urdido, que de tan bueno ha parido más de un centenar de otros rituales donde militan cientos de millones sin hablar de la inmensa cantidad de ganancias que deja entre tanto crédulo necesitado de fuerza mística para sobrevivir a la locura contemporánea, no importa en que parte del globo vivan, siempre habrá algún grado de bobera humana incluida a la que toque sobrevivir, para ello los libros sagrados son un buen caso de efecto placebo.
Tengo casi la certeza de que creó a los humanos para entretenerse, tener a quienes hacerles creer cualquier cosa y de paso tener muchos billones de seres en un eterno chisme, maledicencia, pelea, violencia y drama, bien sea mezclados a solos , siempre hay alguien poniendo la torta en algún lado. Imaginemos por un momento que somos seres celestiales multidimensionales, seguramente lo sabrán todo, podrán hacer cálculos en las cinco dimensiones pues pueden ver los distintos futuros según el plano físico que deseen mirar, saben que el universo es más que lo que miramos y de paso eres inmortal, es decir, tu mundo por muy grande que sea en algún momento pasará a ser aburridisimo pues no tienes espacio para las sorpresas, de repente tienes entretenimiento en trescientos idiomas donde lo más seguro es que no exista ninguna norma ya que igual puedes averiguar las vidas de la gente sosa (que son muchos) que la de gente interesante (algo así como ciertos canales de televisión), como si fuera poco puedes intervenir solo para ponerle sabor a la cosa haciéndolos pelear por alguna tontería, en fin, imagínense tener un servicio de cable con siete billones de programas en diecisiete mil canales 24x7 sin días de descanso ni refritos, debe ser una maravilla sobre todo por que eres un ser celestial y puedes ver con suma atención quince mil canales sin perder ni un segundo de la acción en cada uno.
Cuando te aburres, dejas que una piedra caiga del cielo y mientras hierve tu café se muere y renace alguna civilización entera ya que por cada segundo tuyo son miles de años terrestres.La parte más interesante es que ni los cataclismos detienen la tontería, aparecerán cientos de profetas que pretenderán avisar del próximo cataclismo sin que nadie caiga en cuenta de que a cada rato caen piedras del cielo, estallan volcanes, hay terremotos, enfermedades, huracanes y hasta guerras con lo que pronosticarlas es simple, solo lo dices que en algún momento pasa, en vez de predecir cuando pasan cosas buenas ya que esas si son difíciles de encontrar.
En fin, Dios necesariamente debe existir y nosotros somos su gran empresa de entretenimiento, lo que hace bastante lógica la existencia de tanta estupidez humana, si se ponen soberbios y se creen ofendidos porque le digo estúpida a la especie, miren a su alrededor y pregunten cuanta pasión inútil hace feliz a tanta gente, desde el deporte con el mucho bobo se pelea por defender un equipo pero jamás se ha detenido a pensar cual es el beneficio para la humanidad que gane o pierda su equipo, ¿Qué cambia con ello?, mañana mismo se pueden acabar los estadios de cuanta cosa se imagine y al día siguiente inventarán alguna otra bobera por la cual discutir. Se matan por el oro y viéndolo en perspectiva es un metal inútil ya que con eso no se hace la gran cosa pero tenerlos en barras, escondidos en un banco son muy valiosos a pesar de que a ciencia cierta solo pasan años llevando polvo pero siempre ganan valor. 
Fíjense el asunto religioso, los humanos se matan, odian, injurian, engañan y hacen cosas impensables por defender una creencia que no tiene rigor científico, igual los musulmanes andan por ahí matando gente y al final resulta que al morir los reciben Seth , Anubis o Quetzalcotl (igual aplica con católicos u otros cultos fanáticos), así el catalogo de pasiones estúpidas es larguísimo pero para las mayorías es importante el asunto, tanto así que genera millones tanto de vidas perdidas como de monedas duras para los vivos con verbo florido.
En definitiva lo más triste es que resulta que somos payasos cuya única función en la vida es entretener a los grandes espectadores celestiales, quizás las oraciones y los pensamientos positivos impulsan el rating y por ello funciona, quien quita cuando nos moramos que sucede, en mi caso espero reencarnar en otra dimensión donde no toque entretener a su dios , quizás así pueda estar en calma alguna vez y dejar de sentir esta vergüenza inmensa de pensar que sin que pueda saberlo siempre hay alguien viéndome por una rendija celestial , aunque para ser sincero más vergüenza les debe dar a ellos estar divirtiéndose con mis miserias.
José Ramón Briceño, 2018
@jbdiwancomeback
Pensamientos fundamentales en el siglo XXI



José Briceño Diwan 2/10/2018 · #3

#2 algo así

+1 +1
Ignacio Orna (Nacho) 1/10/2018 · #2

"En definitiva lo más triste es que resulta que somos payasos cuya única función en la vida es entretener" Algo parecido hablabamos un vecino y yo, que al fin y al cabo somos marionetas como las de las canciones de Sandy Shaw y ABBA

https://www.youtube.com/watch?v=0vNM9qC3ygQ

https://www.youtube.com/watch?v=TnacVhq3dfs

0