José Briceño Diwan en Las Reflexiones de hacen pensar, Comunicación y Periodismo, beBee en Español Coordinador de redes • Corporación Ezequiel Zamora 3/10/2018 · 3 min de lectura · +800

Surfeando la ola de la crisis

 A pesar de que el artículo está pensado para los venezolanos igual aplica para todos los que están pasándola mal por culpa de la economía.


Siempre he sido un hombre que gusta de trago y conversa, por supuesto también de fiestas cuando era joven, eso dejó una larga lista de amigos y conocidos a quienes en verdad veo poco pues ser adulto no deja mucho espacio ni fondos para disponer en entretenimientos como antes, sin embargo casi a diario me encuentro algún amigo o conocido (de ambos sexos) con quienes la conversa invariablemente deriva hacia el estado desastroso de la economía, los posibles planes de emigración o cualquier otro tópico relacionado hasta desembocar en la imposibilidad de muchos para dormir, en la desazón que los mantiene en vilo y hasta de las drogas (legales y no tanto)  o alcohol que necesitan a diario para poder dormir unas cuantas horas cada noche.

 De esos, muchos se ven demacrados, el insomnio deja huellas difíciles de esconder, la mayoría ha perdido cantidades inusitadas de peso y hasta la alegría que los caracterizaba se les va apagando de a poco, excepto claro cuando están entre tragos, bajo efectos de algún ansiolítico o del prohibido porro de marihuana que ya es común en este país así lo nieguen por aquella extraña moral del venezolano. Sin ser psiquiatra ni psicólogo pero por haber sufrido de depresión por años (cosa que a pesar de la situación voy superando afortunadamente) puedo ver los síntomas que he sufrido en las caras de toda esa gente con la que converso cada vez que salgo de casa.

En fin, una de las cosas que todos esos amigos o conocidos tienen en común es la desesperanza y la impotencia de no encontrar la salida, unos cuantos piensan en emigrar como una solución mágica pero no tener  los fondos o la preparación para emprender tal aventura los tiene en ascuas constantes lo que no ayuda para nada, algunos están cegados por la tristeza de la pobreza y han perdido hasta el estímulo de mirar más allá de la quincena para buscar algunas opciones que puedan enriquecer el ingreso  cosa que ayuda menos a superar el mal momento.

Al parecer los únicos felices son precisamente los que odiamos pues han encontrado en la rapiña, el mal vivir, la especulación y cualquier actividad de poca estima  social los ingresos que de otra manera no tuviesen ni en sueños, sin embargo a pesar de todo lo censurable que puede ser su accionar (en eso no cuento a los que usan puñales, balas, placas ni carnets para sus fechorías) toca admirar la capacidad de adaptación de esa gente que en verdad encuentra en el hambre de unos la forma de adecuarse y ganar más que un profesor universitario, un médico o cualquier otro profesional asalariado o no.

  ¿Qué hacer para sobrevivir a estos tiempos sin que el suicidio pueda comenzar a parecer un buen plan de retiro temprano para evitar mal vivir en este país?. 

Lo primero es atender la depresión, eso es básico, para eso puede valerse de cualquier recurso, desde la religión hasta el psiquiatra, pasando por terapias alternativas.  En mi caso particular y a pesar de mi natural escepticismo por cualquier cosa que no sea científicamente comprobada, avalada por laboratorios farmacéuticos ni facultativos calificados, no importa por cual se decante la cuestión  es comenzar a poner coto a la tristeza antes de que ella acabe totalmente con sus ganas de vivir, así no le sirve ni a usted ni a su familia.

En segundo lugar, aunque no menos importante es comenzar a buscar opciones económicas para lograr surfear este tsunami que nos está atropellando, alguna habrá y la que le funcione pues esa será la que lo ayude a tener la cabeza fuera del agua, no ahogándonos como hacemos muchos en estos tiempos difíciles. Por otro lado, aunque no soy mojigato y puedo asumir sin problemas que me gusta el trago, un porro alguna vez en la vida no mata a nadie y que alguna vez recurro a los ansiolíticos para superar algún mal día, estoy claro en que en ningún caso son soluciones, más bien se vuelven lo contrario con el pasar del tiempo pues al hacerse vicio generan más estrés del que ya llevas, sumando no solo la angustia de vivir, también la del síndrome de abstinencia y ese es feo, además, ninguna substancia que lo incapacite intelectualmente puede ser buena más que de a ratos y aunque se necesita algo de disciplina pues no es imposible poner distancia.

Al final lo importante es sobrevivir, si tiene capacidad para organizar una guerrilla vaya de frente y tumbe al gobierno, en otro caso, haga resistencia pero no siga desgastando su psique en una pelea sin sentido, en principio ocúpese y no se preocupe, que si aparece alguna cosa que pueda contra el gobierno usted está a la orden, mientras toca sobrevivir de la manera que sea y eso comienza por tener si no paz espiritual cuando menos si calma para tomar decisiones correctas.

 El asunto es no morir de mengua, más bien vivir mejor, si se puede ir del país, acomode todos los papeles , no pelee con la burocracia , hágale el juego completo, piense que ese funcionario necio se quedará con su suelducho miserable mientras usted vuelve a ser gente en otra parte donde el sueldo le dé para comer y el futuro no esté tan negro, eso sí, una vez en el avión que se lo lleve , queme todos las naves pues la supervivencia en otro país no es un lecho de rosas. Si no hay posibilidad de planes, organice con su familia o amigos algún negocio que le de ingresos extras, si tiene algún talento que pueda ser mercadeable desde acá y cobrar en dólares búsquele la vuelta que si se puede, si no pues mire a su alrededor y ubique algún servicio a actividad que pueda hacer para redondear la quincena e impulse a todos los habitantes de su casa a avocarse a la empresa.

Como reflexión final, intente surfear la ola, evite que se lo lleve por delante, lo que tenga que ser será pero si usted ayuda un poco también le da un impulso a ese destino que el universo le guarda, sé por experiencia que el primer paso para que los sueños se cumplan es desearlos con verdaderas ganas, sin miedo al cambio (por lo menos no mucho) que misteriosamente siempre todo termina de la mejor manera.

José Ramón Briceño

Surfeando la ola de la crisis


José Briceño Diwan 8/10/2018 · #4

#3 Cuando pasas una crisis tienes dos opciones, te dejas caer hasta el fondo y languideces ahí hasta que la muerte se apiade de ti o comienzas a mirar las otras opciones que te ha dado la vida, al final parece que todo es asunto de afinar la mirada, uno nunca sabe que trae el destino.

0
Javier Martinez Lopez 5/10/2018 · #3

Sé por experiencia que el primer paso para que los sueños se cumplan es desearlos con verdaderas ganas, sin miedo al cambio (por lo menos no mucho) que misteriosamente siempre todo termina de la mejor manera. Hermosas palabras. No todo el mundo es capaz de llevar una situación de tal calibre de esa manera. Tu artículo es un ejemplo de estoicismo. Ánimo y gracias por exponer tus vivencias cotidianas.

+1 +1
José Briceño Diwan 5/10/2018 · #2

#1 Gracias a ti por leerme

+1 +1

Crisis es una palabra dual que significa a la vez "peligro" y también oportunidad. Gracias por compartir tus inquietudes José.

+1 +1