Jose Burgos in Communications and journalism, Content Writers, Escritores Supervisor • Empresa Privada en Puerto Rico 7 d ago · 1 min read · +200

Ningún castigo es suficiente

Ningún castigo es suficiente

Hay casos cuyo nivel de crueldad es tan alto que no existen palabras para describirlo.

Las palabras se quedan cortas. 

No existen tan siquiera expresiones que se acerquen y nos ayuden a entender y comprender lo que sentimos.

Son casos que cambiarán para siempre nuestra mente y nos harán repensar en todo lo que creíamos hasta ese instante. 

El pasado sábado, 23 de marzo de 2019, un joven de 19 años quemó a una jovencita de tan solo 13 años en más de un 90% de su cuerpo.

A Wilson Meléndez Bonilla se le impuso una fianza de 3.5 millones de dólares, la cual no prestó y, por lo cual, fue ingresado a la cárcel de Las Cucharas en Ponce.

Según lo que trascendió en la prensa, Wilson irrumpió en la residencia de la menor, la roció con gasolina y con un encendedor le prendió fuego. Ella fue ingresada en estado de gravedad al Centro Médico de Río Piedras mientras el imputado fue arrestado horas después admitiendo los hechos.

Trágicamente, la adolescente de 13 de años sucumbió ante la gravedad de las heridas y murió el domingo pasado, 12 de mayo de 2019.

No les puedo explicar el nivel de frustración que sentí cuando llegó la alerta del periódico El Nuevo Día dando la noticia de su fallecimiento.

Al menos, la Secretaria de Justicia, Wanda Vázquez en un comunicado de prensa informó que hará los pasos necesarios para radicar cargos por asesinato en primer grado al joven asesino.

El problema es que nuestro nivel de humanidad quiere algo más que justicia: quiere venganza.

Algo que sea proporcional. Un castigo tan doloroso como el que le hizo pasar a esta niña.

Pero obviamente debemos dejar que los procesos jurídicos sigan su curso. 

Si en efecto se queda en prisión, el sistema correccional le dio a él la opción de vivir. Opción que él le quitó a ella.

Por ahí surgen miles de ideas que no son fáciles de describir y que nos llevan por otro sendero. Uno que jamás deberíamos ni imaginarnos tan siquiera.

Se me va la mente y la mirada se me pierde entre la tristeza y el coraje.


Más información: https://burgosjosecarlos.blogspot.com/2019/05/ningun-castigo-es-suficiente.html

Te invito a comentar este escrito. ¡Gracias por leer!