INVESTIDURA TELEMÁTICA

INVESTIDURA  TELEMÁTICA

Parece que se va a producir la investidura a distancia de Puigdemont. Realmente, sería otro pulso más al Gobierno y a la democracia española. En ningún país democrático del mundo sucede algo similar a lo que desea el expresidente que está viviendo en Bélgica.

El hecho de que, si entra en el territorio español será detenido, no frena las aspiraciones de poder de este político. Tiene que responder ante la justicia, por lo que sucedió con la proclamación ilegal de la república catalana y también por otras cuestiones relacionadas con la secesión que intentó llevar a término, junto con otros dirigentes independentistas.

No está legitimado, a mi juicio, para presidir la Generalitat. A pesar de sus peticiones de diálogo con Rajoy no ha conseguido que sea aceptada su propuesta de una investidura a través de Internet, ni tampoco que se le conceda la posibilidad de que regrese a Barcelona para ser investido presencialmente. Y es lo lógico desde un planteamiento puramente jurídico. No puede ser de otra manera.

El informe jurídico pedido por el Gobierno es concluyente. No es válida la investidura a distancia. Es preciso estar presente en el Parlament. Como parece que se ha acordado o cerrado un pacto político entre dos formaciones independentistas es muy probable que se produzca una toma de posesión del poder virtual en Cataluña. Que será rechazada e impugnada por el Gobierno central con un recurso de inconstitucionalidad en toda regla, como corresponde, sin perjuicio de otras posibles medidas legales que se puedan adoptar, presumiblemente.

Y seguirá el desafío a la democracia y el teatro de la política independentista, aunque con Forcadell dando un paso atrás por razones de prudencia, al no querer presidir el Parlament aconsejada por sus abogados. Porque una noche en la cárcel es algo muy duro y se entiende perfectamente su actitud.

La justicia y el Gobierno parece que van poniendo poco a poco las cosas en su sitio. De todos modos, el conflicto catalán creo que tiene cuerda para rato.

La salida de la primera línea política de Pérez Tapias en el PSOE, por ejemplo, es debida, en parte, a la no asunción efectiva o profunda de la vía del federalismo de cara al problema del encaje de Cataluña en España, por parte de Pedro Sánchez o de la Ejecutiva del partido socialista.

Considero que un federalismo como el propuesto por Pérez Tapias y por otros sería una buena forma de que Cataluña permaneciera integrada en España de un modo armónico y justo.

Pero, creo que, aunque se dialogara y negociara ad nauseam, no se alcanzaría ningún ac