VIOLENCIA EN LA RED


En relación con Adríán el niño que ha sido objeto de comentarios inapropiados en las redes sociales por su afición a los toros parece que no hace falta ser antitaurino para darse cuenta de que no se debe desear la muerte de nadie. Se puede no estar de acuerdo con el toreo, pero eso no justifica de ninguna manera el que sea legítimo y razonable desear la muerte a este niño de ocho años al que le gusta el mundo de la tauromaquia. Me parece lógico que la familia de Adrián denuncie este tipo de actitudes.

La libertad de expresión tiene unos límites establecidos por el ordenamiento jurídico y los jueces correspondientes son los que determinan lo procedente, si se vulneran las leyes. Toda persona tiene unos derechos reconocidos y no puede ser que se falte al respeto debido que se merece todo individuo por el simple hecho de serlo. Se puede discrepar y criticar todo lo que se quiera, pero no se debe faltar al respeto de nadie.

Los principios éticos no justifican, en ningún caso, que se desee la muerte de ninguna persona. Los antitaurinos tienen todo el derecho del mundo de serlo. A los toros se los puede defender por los cauces legales, pero no es coherente pensar que la vida de un toro, con todo mi respeto por este bello animal, es igual o tiene el mismo valor que la de una persona.

El derecho a la vida de los seres humanos es inviolable y no admite excepciones. Y por el hecho de los toreros maten toros no es justificable que se deba desear la muerte también de ellos, ya que es un planteamiento absurdo. Respecto a Adrián lo que corresponde es apoyarlo al máximo y que se recupere lo antes posible de su cáncer.

Se debe respetar a todos, aunque no se esté de acuerdo. Y existen modos civilizados y educados de realizar comentarios sin necesidad de herir la sensibilidad de nadie y sin faltar a los demás con una actitud de desconsideración y desprecio.

Si se cometen delitos en las redes sociales son investigados por los cuerpos policiales. Aunque existen unidades especializadas en la vigilancia para evitar insultos, etc., no es una tarea fácil por la cantidad de usuarios de Internet y por el inmenso número de mensajes y comentarios que aparecen en las redes más utilizadas por los internautas.

Una gran parte de la responsabilidad reside, a mi juicio, en las propias redes sociales que deberían anular o bloquear, inmediatamente, los comentarios improcedentes y vejatorios. Mientras esto no se realice de forma más rápida y eficiente seguiremos asistiendo estupefactos a declaraciones de un tono y un contenido inadmisible.

Considero que Twitter tendría que mejorar mucho más su sistema de moderación o control de los tuits que se suben para evitar que se publiquen tuits vejatorios o insultantes que no respetan la ley y suprimirlos o bloquearlos de forma rápida.

La violencia escrita en las redes sociales es especialmente cruel para las víctimas de la misma, porque es pública y notoria. También la violencia verbal es muy negativa, pero lo es de otra forma, y tampoco debe quedar impune en la sociedad actual, ya que no se debe consentir.

VIOLENCIA EN LA RED


Completamente de acuerdo, deberían imponerse medidas duras y contundentes contra este tipo de personas que, escudadas tras una pantalla, agreden verbalmente sin ningún tipo de filtro. Aquí vemos también la doble moral de este país, donde si criticas a una monarquía que no has elegido democráticamente, la justicia sí es rápida en aplicar la ley

0
Maria Oslara 11/10/2016 · #3

Ahí nos damos cuenta de que hay mucha gente mala. Porque no se le pueden decir esas cosas a un niño que además está enfermo, son lobos con piel de oveja.

0
CONCHI FERNANDEZ FDEZ 11/10/2016 · #2

Un articulo digno de leer y pararse un poco a pensar cuanta ignorancia y mala fe hay en este mundo.

+1 +1
Alvaro INFANTE SANCHEZ 10/10/2016 · #1

Desde el mismo momento en se sienten impunes, su imbecilidad sale a raudales.

+1 +1