José Manuel Nieves en Ciencia y Tecnología, Estudiantes y Universitarios, Profesores y educadores Corresponsal de Ciencia • ABC 14/9/2017 · 1 min de lectura · +900

«Cassini nos ha enseñado que puede haber vida incluso muy lejos del Sol»

«Cassini nos ha enseñado que puede haber vida incluso muy lejos del Sol»

Con la sonda Cassini en pleno "Grand Finale" de su aventura de 13 años en Saturno, la Agencia Espacial Europea (ESA) ha reunido en sus instalaciones de Madrid a algunos de los científicos responsables de esta histórica misión. Entre ellos, Nicolas Altobelli, director científico de la ESA en Cassini, y a varios expertos de la agencia que trabajaron en su módulo de descenso, Hugyens, que en 2005 aterrizó en Titán y nos regaló las primeras e increíbles imágenes de su desconocida superficie.

El 15 de septiembre es el día elegido para terminar la misión. ¿La razón? Se acaba el combustible. Diseñada en los años 80, la misión Cassini-Hugyens es fruto de la colaboración de 17 naciones y dos generaciones de científicos de varias agencias espaciales, entre ellas la NASA y la ESA. Sus hallazgos se han refeljado en la publicación de miles de artículos científicos, el 30% de los cuales están firmados por investigadores europeos. Y en abril empezó la última etapa de su viaje, con las últimas órbitas de la sonda alrededor del enorme planeta anillado.

En esta entrevista con ABC, Nicolas Altobelli revela cómo serán los últimos instantes de la Cassini y anticipa cuál será la próxima gran misión interplanetaria de la Agencia Espacial Europea.

-¿Cómo será el final de la misión?

Llevaremos a cabo un último sobrevuelo sobre Titán, pero más lejos que en otras ocasiones, a 100.000 km. de altitud. Será para coger el impulso final que la sonda necesita para su entrada en la atmósfera de Saturno. Cassini se ha adentrado ya otras 22 veces más allá de los anillos, y esta última lo hará para penetrar en la atmósfera del planeta a una velocidad de 35 km/s y en una trayectoria muy plana, con apenas 15 grados de inclinación, a 1.500 km. de altitud y con sus antenas enfocando hacia la Tierra, para transmitir hasta el último momento. La sonda, sin embargo, podrá mantener su orientación solo durante un minuto. Después quedará a merced de las turbulencias atmosféric