Jose Miguel Navarro Morante en Emprendedores y Empresarios, Directivos y Ejecutivos, Gestión Administrativa Responsable Área de Recursos Laborales • Ares Proyectos Integrales 1/3/2018 · 3 min de lectura · 2,5K

Falta de estructura organizacional. Punto VI Programa Consultoría para pymes.


En el I punto de nuestro programa 'Consultoria Para pymes' (son 16) vimos la VISIÓN GLOBAL

En el II punto hablamos de la AGILIDAD empresarial

En el III Punto  tratamos las FASES DE EVOLUCIÓN empresarial (I y II Parte)

En el punto IV vimos las Claves para una Selección de Personal adecuada

En el punto V el Liderazgo -la clave para el éxito de tu empresa-


Vamos a tratar hoy el siguiente punto (vi) del Programa : Problemas de estructura organizacional en las pymes.


Falta de estructura organizacional. Punto VI Programa Consultoría para pymes.


La falta de estructura organizacional es otro de los problemas recurrentes que aparecen en las Pymes, por lo general, debido a falta de medidas internas escritas que definan claramente los roles o actividades de cada uno de los puestos.

Esa falta de organización definida conlleva diversos problemas con la relación de los empleados y la realización de procesos desde distintas áreas. En las empresas que no tienen clara la estructura jerárquica, es fácil constatar que empleados o responsables de equipo, al enumerar sus funciones, no saben concretamente su nivel de tareas o responsabilidad total. Quién se encargaba de esto o aquello, quien es el que tenía que supervisar o realizan un poco de todo, (que suele quedarse a medias), incluso a veces dos personas hacen el mismo trabajo sin saberlo. O el gerente directamente corrige o dirige a un empleado saltándose a su jefe de equipo. O no saben concretamente a quien se tienen que dirigir cuando se ha de pedir algo nuevo.

Cuando surgen problemas recurrentes por estas cuestiones, al no haber responsables claros en ciertos temas, todos se desentienden. En ocasiones es imposible solucionar un problema o hacer correcciones ya que, como todos han hecho un poco de todo, no se tiene muy claro dónde empezó el fallo. Esta falta de claridad se utiliza como una forma de camuflaje para no aceptar la responsabilidad de los propios actos. Así que los fallos o errores se van pasado de departamento a departamento, de gerente a miembros de la empresa, y de miembros de la empresa a gerente.


Para evitar todo este proceso es recomendable que la empresa tenga un documento escrito donde plasmar de forma clara la estructura de la organización

Esta estructura debe de responder a las siguientes cuestiones:

1. Identificar y clasificar las actividades que se realizan en la empresa.

2. Agrupar esas actividades.

3. Definición clara de los deberes, derechos y actividad de cada persona. Nivel de autoridad o responsabilidad concreta de cada persona (lo que cada uno debe hacer).

4. Asignar a cada grupo de actividad un encargado o responsable con autoridad para supervisar y tomar decisiones. Debe establecerse de forma clara el nivel de decisión que pueden gestionar los ejecutivos de sección y los jefes de equipo, es decir, hasta donde pueden llegar.

5. Establecer la relación entre los departamentos.

6. Saber concretamente a quien acudir ante un problema o gestionar un recurso. Es decir, dónde obtener o quién debe facilitar la información, herramientas o material necesario para realizar cada actividad.


Las empresas con una estructura jerárquica bien establecida permiten determinar las vías de comunicación más adecuadas entre todas las áreas de la empresa y tener una mejor visualización de los cargos ocupados. Esto facilita la vía de comunicación entre los diferentes departamentos y el saber a quién tenemos que recurrir en cada situación particular, haciendo fácil que se sepa a quién está conectado jerárquicamente el empleado o directivo.

Por otro lado, como cada jefe de unidad tendrá una responsabilidad clara de su alcance y de su equipo, le será mucho más fácil identificar errores y con ello tomar las medidas necesarias para la mejora. Establecer estos niveles de responsabilidad permite realizar mejoras continuas, 

¿Si no sabes de dónde parte el problema o en relación a qué responsables compete, como vas a realizar mejoras?


Diseñar un organigrama

Una vez que tengas toda la información es recomendable, sobre todo en empresas grandes, visualizar estas funciones. En dicho organigrama debe señalarse cómo se coordina la empresa tanto en vertical como en horizontal, cómo se estructura la relación entre los departamentos y saber a quién acudir ante un problema o gestionar algún recurso.

La estructura jerárquica se realiza por lo general por niveles parecidos al de una pirámide. 

  • La parte superior de la pirámide lo ocupa el presidente ejecutivo, el director o propietario de la empresa. 
  • El segundo nivel (si la empresa es grande) es ocupado por el nivel de los vicepresidentes de cada una de las áreas o divisiones, estos puestos responden directamente ante el director ejecutivo.
  • En el tercer nivel están los supervisores o encargados de dirigir determinados departamentos, son los jefes o líderes de equipo.
  • El siguiente nivel corresponde a la parte inferior de la pirámide y es la base donde se sustenta la empresa. En esta parte de la organización están  los que realizan el trabajo del día a día. Y son aquellos que permiten que las operaciones se lleven a cabo.

Desde el presidente, pasando por los directores, gerentes y empleados, todos los cargos y funciones están ahí. Las empresas tienen que innovar no sólo en la creación y venta de productos o servicios, sino también en la gestión interna.

Esta estructura debe estar de acorde con las habilidades técnicas y humanas de cada componente, de poco sirve tener una buena estructura, si las personas elegidas no han sido seleccionadas de acuerdo a sus capacidades reales.

Por otro lado, si no se implementa adecuadamente, un organigrama puede traer desventajas y llegar a poner obstáculos burocráticos. La empresa es un ente vivo que evoluciona constantemente así que el organigrama debe estar en constante actualización.


Y recuerda, una buena estructura es importancia, pero más importante que la estructura son las personas.



Jose Miguel Navarro  / Consultor Holístico & Coach Empresarial

 www.AresProyectos.es




En efecto. Se adolece de falta de definicion en la estructura. Incluso sin llegar a poseer excepcionales aptitudes, el saber desempeñar ( y que te dejen hacerlo) el desarrollo de tus funciones. Las ideas que yo quisiera reflejar son:
1. En cualquier trabajo, cuanto más tiempo se emplee barriendo, menos se tardara en fregarlo. Y también cómo barres... Se optimizara mejor ese tiempo.
2. La figura de un credit manager. Muy bien delineada en el libro La Gestión del Credito a Clientes. Quien se ocupará de saber en que corriente del tiempo estamos (no solo del calendario fiscal sino de prever los gastos, impagos de proveedores, clientes y gestion de costes y ahorro).
3. La Piedra de Sisifo. Como en la mitologia. Aquel castigado por los dioses a subir una piedra a la cima que despues volveria a caer. Saco en conclusion que las empresas no estan por inercia: Están para ganar dinero y ser solventes. Generaran volumen de negocio y creacion de puestos de trabajo.
4. Dadme un punto de apoyo y movere el mundo. Decia el sabio. No por mucho trabajar innumerables horas se llegara a los objetivos. Mejor optmizacion del tiempo y recursos. A veces menos es mas. O con lo necesario se llega...
Gran articulo y reflexion.

+1 +1