Jose Miguel Navarro Morante en Emprendedores y Empresarios, Directivos y Ejecutivos, Negocios y Empresa Responsable Área de Recursos Laborales • Ares Proyectos Integrales 11/1/2018 · 4 min de lectura · 3,9K

Liderazgo sostenible: clave para el éxito de tu empresa. Punto V Programa Consultoría para pymes.



            Vamos a tratar hoy el siguiente punto del Programa (V) : 'Liderazgo la clave para el éxito de tu empresa’


Liderazgo sostenible: clave para el éxito de tu empresa. Punto V Programa Consultoría para pymes.


Un liderazgo sostenible es clave para el éxito de una empresa. Sin líderes, una organización es como un barco sin timón. Pero hay que tener en cuenta que no es lo mismo ser dueño de una empresa o tener un rango elevado dentro de la misma que ser líder. 

Un líder es una persona capaz de influir en el comportamiento de los demás, no por la autoridad y el poder que le confiere su cargo, sino por respeto, credibilidad y admiración del buen hacer que despierta en los demás. Al jefe se le obedece solo porqué es el “jefe”.

Durante me trayectoria profesional, he encontrado 3 casos frecuentes de problemas a solucionar en relación al tema del liderazgo:

  • Un primer caso típico que observo es el de un jefe (que suele ser el dueño-gerente de la empresa), que asume un exceso de funciones, no sabe delegar y no prepara a las personas para asumir responsabilidades. De esta forma aborda sus tareas de forma incompleta y continuamente vuelven a surgir o repetirse las mismas situaciones por solucionar. Los empleados perciben a un gerente impulsivo, contradictorio, sin estructura ni objetivos claros. Esta situación genera un gran estrés y un pésimo ambiente laboral.
  • Otro error de liderazgo, que también he tratado en consultaría, es el que podríamos llamar ‘liderazgo liberal’. Por lo general, lo ostentan personas faltas de carácter y enfoque profesional que dejan que los empleados se apañen entre ellos sin tener una organización clara y un protocolo de acción ágil y eficiente. En algunos casos lo he visto acompañado de cierta confusión en relación a la aplicación de metodologías donde se enfatiza un liderazgo circular donde todos participan, proponen ideas, etc. Hay que entender que estas nuevas formas de entender el liderazgo son, sobre todo, para compensar el tipo de jefe autocrático y rígido, que da órdenes, exige obediencia y resultados sin considerar a las personas y cuya atención solo está en el trabajo (por lo general mal confeccionado). Esta forma de proceder crea subordinados temerosos o rebeldes, con falta de creatividad, bajos niveles de compromiso, y como es evidente, con todo este panorama la persona nunca dará lo mejor de sí. 

De hecho, he visto muchos problemas por esta causa, no hay una dirección clara, todos hablan, y todo acaba en caos y dispersión, con el consiguiente enfado o frustración. Los empleados necesitan dirección y una estructura clara sobre la que trabajar; lo que quieren es sentirse representados y saber que se está haciendo lo más justo o razonable en cada circunstancia.

Cuando un líder es un líder, cuando se reúne, habla y se comunica con los demás, ya ha pensado en todos los puntos, en todas las personas y en todas las necesidades. Es decir, habla por todo el conjunto. Ya tiene la dirección clara, el camino a seguir y las posibles opciones a valorar. Cuando aporta su visión e ideas a la solidez del equipo es para matizar algunos puntos, hacerlos participes y elegir la mejor opción, (que por lo general ya ha tenido en cuenta él mismo). Y también, por supuesto, si algo no se ha tenido en cuenta que algún miembro del equipo pueda aportar su valoración profesional al respecto.

  • Otros casos que también he visto es el líder competente, ordenado, con iniciativa y capacidad de decisión y que continuamente crea o gestiona nuevos proyectos. Esta persona finalmente alcanza los objetivos marcados pero nunca llega a estar satisfech@; en estos casos, ese afán de búsqueda es debido a que lo persigue no está en el trabajo sino en otras áreas o facetas de su vida que están por desarrollar.                                                             


Actualmente, se habla mucho de liderazgo pero ser líder no es una tarea fácil. Implica tener un desarrollo y habilidades personales que están por encima de la media, no basta con hacer un curso de liderazgo y utilizar las últimas terminologías de moda. Hay que realizar un proceso o desarrollo personal que te capacite para ello.


7 PUNTOS A TENER EN CUENTA PARA EL DESARROLLO DE UN LIDERAZGO SOSTENIBLE

Carácter. Un líder sin carácter no llegará muy lejos, hay que tener firmeza, iniciativa y capacidad de actuar. Sus empleados solo lo van a seguir si lo ven seguro de sí mismo y es capaz de transmitir la dirección a seguir. Para superar esta cuestión busca continuamente la integridad en todos los aspectos de su vida, se enfrenta a sus propios temores, se atreve a cuestionar su entorno y expresar sus propias ideas.

Equilibrio emocional. Ocurra lo que ocurra es importante aprender a tener la cabeza fría. El líder equilibrado y justo genera admiración en su entorno. Estas cualidades son muy valoradas tanto por superiores, compañeros y equipos de trabajo. Es importante que un líder dedique un tiempo a la introspección interna, y reserve momentos de soledad para comunicarse consigo mismo y aclarar ideas y sentimientos. Es también importante que periódicamente se pregunte a sí mismo, porqué y para qué hace lo hace. Si se deja llevar por la dinámica es posible que finalmente se encuentre en un sitio donde realmente no quiere estar. O que quizás el ego le esté jugando una mala pasada.

Comunicador. Para liderar hay que saber expresarse y mantener motivados a los subordinados. Es importante transmitir de manera acertada las ideas e inspirar al equipo de trabajo. Si no se es capaz de hacer comprender el mensaje de forma clara, la comunicación deja de tener sentido. Recuerda también, que no solo es lo que dices, sino el sentimiento, intención y experiencia con que lo dices. Si esto no lo tienes en cuenta, digas lo que digas, todo sonará a hueco.

Capacidad de formar equipos: También es importante formar equipos que funcionen. Uno de los errores más comunes entre los empresarios o emprendedores que no tienen capacidad de liderazgo, y comienzan a formar un equipo es no saber elegir las personas adecuadas, o eligen personas que son como ellos en lugar de buscar personas complementarias que permitan crear un equipo que funcione en todas las direcciones. También ha de saber actuar como mentor de los trabajadores, animándoles a desarrollar su confianza y estimular el desarrollo innato de sus cualidades.

Reequilibra constantemente tu energía: Un buen líder sabe la importancia que tiene el equilibrio mente-cuerpo. Y reequilibra su cuerpo-mente a través de unos hábitos de conducta saludables, descanso adecuado, una alimentación sana y un ejercicio físico adecuado.

Da ejemplo. El liderazgo jamás se afianzará si el líder hace lo contrario de lo que dice. Recuerda si quieres ser un buen líder comienza por ti mismo.



Jose Miguel Navarro  / Consultor Holístico & Coach Empresarial

 www.AresProyectos.es