Jose Miguel Navarro Morante en Emprendedores y Empresarios, Directivos y Ejecutivos, Recursos Humanos Responsable Área de Recursos Laborales • Ares Proyectos Integrales 8/3/2018 · 3 min de lectura · 5,7K

Medidas para controlar el estrés


Este artículo es la tercera parte del punto X de nuestro programa de Eficiencia Energética a través de los RRHH .


Aquí puedes leer la I parte: 'El estrés en la empresa'. 

Aquí la II parte : 'Estrés y la implantación de metodologías ágiles'. 

Próximamente publicaremos la IV  y última parte: ''Estrés y reequilibrio energético. Principios básicos''.


Medidas para controlar el estrés


Como ya sabes, el estrés es una señal de alerta que se produce cuando un individuo siente amenazada su integridad, o cuando se encuentra saturado, física o mentalmente.

Un exceso de tensión solo puede mantenerse durante un tiempo limitado. Muchas personas piensan: ‘bueno, soy joven o, lo aguanto bien o, me tomo 3 o 4 cafés y puedo con todo’. Esto es un error pues, tarde o temprano, tú organismo te va a pasar factura de esas hipotecas.

Si eres de los que necesitas el estrés para actuar significa que, fisiológicamente, esta desconectado y necesitas que te muevan las circunstancias o el exterior. Esta motivación es negativa. Por otro lado, no hay que confundir agitación con acción. Hay personas que se agitan pero no actúan. Van de un lado a otro moviéndose, continuamente, pero son dispersas y poco productivas.

Otra cuestión a considerar, en relación al estrés, es que muchas situaciones del estrés son subjetivas. Es decir, lo que le afecta a una persona a otra apenas le genera tensión. Por ejemplo, hablar en público puede ser estresante para algunas personas, mientras que a otras apenas les supone esfuerzo alguno. Así que el estrés depende mucho de la interpretación que hagamos de las circunstancias y de nuestra memoria emocional.


En general, las causas del estrés laboral no se limitan a un único factor, sino que son el resultado de la combinación de varios de ellos, lo que agrava el problema.


7 MEDIDAS PARA EVITAR EL ESTRÉS

1. Vive una vida integral

Suelo observar que los excesos de retos profesionales suelen surgir de la necesidad de estimulación externa por falta de conexión con uno mismo. Es recomendable equilibrar todas las parcelas de tu vida pues, si te enfocas demasiado en el área profesional, perderás perspectiva y acabaras sobre-enfocado. Integra todos los aspectos de tu vida.

2. Prepárate para el estrés

No hay cosa más frustrante que estar en una situación de sobrecarga y no tener una buena organización. Organizar tu lugar de trabajo es saber exactamente dónde están tus documentos y las herramientas necesarias para realizar tu trabajo. No vale eso de tener una pila de papeles y decir ‘yo lo encuentro’, y pasarte 5 o 10 minutos buscando algo que, en breves segundos, deberías localizar.

Tanto si trabajas tú sólo o llevas un equipo de personas, para realizar un buen trabajo, todo debe de estar en condiciones: el espacio ordenado, las cosas en su lugar, control de plazos para realizar el trabajo, etc. Un buen criterio para valorar si trabajas bien es saber el tiempo que tardas en encontrar una información o una herramienta, cada vez que la necesitas. Si dudas, tienes que buscarla, y tardas demasiado tiempo en acceder a ello, es que tienes que mejorar la organización.

Contra más cosas pretendas hacer, mayor organización y planificación tendrás que tener. Diseña plantillas y estrategias que te ayuden agilizar el trabajo y al mismo tiempo gestionar un buen servicio o atención al cliente.

3. Ten una medida exacta de tu capacidad a todos los niveles

Es importante saber qué es lo que sabes hacer, y cuáles son tus capacidades técnicas y humanas exactas. Hay personas que sobreestiman sus capacidades y otras, por el contrario, se subvaloran. Tienes que saber cuál es tu medida real. Realiza una introspección interna y anota habilidades particulares que tienes y cosas que debes mejorar.

4. Evita las distracciones

Las relaciones sociales son muy importantes, sobre todo si tenemos en cuenta la cantidad de horas que pasamos en el trabajo, (convivimos más tiempo en el trabajo que en el medio familiar). Pero utiliza el tiempo laboral en temas laborales. No dejes que los compañeros te enrollen con vida social en el trabajo ya que este hábito crea distracciones innecesarias. Se cordial, educado, pon límites claros y se acostumbraran, fácilmente, a tu forma de actuar.

Aprende a reconocer lo que quiere la gente de ti, ayúdales a que lo identifiquen y que sean concretos. Utiliza una comunicación eficaz ¡Qué no se vayan por las ramas!

5. Aprende a delegar

Si estás sobrecargado de tareas una opción es delegar. Pero asegúrate de que la persona en la que delegas cumple los requisitos básicos: es decir, tiempo, capacidad y seguridad para hacer el trabajo. Si esto lo cumple sólo tienes que decirle, qué hacer y para cuándo tiene que estar hecho. Si no tienes en cuenta esto es posible que tan sólo consigas cambiar el problema de sitio.

Si es necesario contrata algún servicio externo. Esto te ayudará a finalizar tus proyectos a tiempo y evitar estar presionado y con prisas con las fechas de entrega.

6. Pon límites

A menudo observo que cuando se asumen tareas que no se deberían asumir, en tiempo o condiciones, se genera un exceso de tensión. Incluso, en ocasiones, se genera una mala relación como una medida emocional de acabar con esa situación.

Es importante poner límites y dejar espacio para la responsabilidad de los demás. Da igual que sea el jefe o un cliente, lo correcto es lo correcto y hay que saber expresar en el momento oportuno, a la persona indicada, y en el contexto adecuado, tu parecer sobre la situación.

7. Haz menos cosas

Si después de todo esto continuas con falta de tiempo y estrés, tendrás que revisar tu agenda y comenzar a hacer cambios. Hazte las siguientes preguntas: ¿Qué cosas me causan más estrés? Si tuvieras que dejar de hacer 3 o 4 actividades que ocupan tu tiempo, ¿Cuáles eliminarías?

Revisa tus compromisos y deja de hacer algunas de las cosas que actualmente haces. Quizás pienses que ahora puedes con todo pero, a la larga, se paga el precio de tener una agenda tan llena.



Jose Miguel Navarro  / Consultor Holístico & Coach Empresarial

 www.AresProyectos.es