José Ramón López en Tercera edad, Salud, Marketing y Comunicación Freelance • joseramonlopez.net 4/10/2016 · 5 min de lectura · +200

Cómo afrontar problemas visuales y auditivos en la tercera edad.

Este es mi último artículo publicado en Residencia Sol i Natura.


Millones de personas en todo el mundo sufren las consecuencias derivadas de problemas visuales y auditivos.

Cómo afrontar problemas visuales y auditivos en la tercera edad.

La pérdida de audición y visual puede deberse a causas genéticas, complicaciones en el parto, algunas enfermedades infecciosas, el empleo de determinados fármacos, la exposición al ruido excesivo y también al envejecimiento.

Los problemas de visión y audición son de vital importancia en la vida de relación de las personas mayores porque condicionan la correcta relación con los demás.

Ante la aparición del más mínimo signo de alarma, como visión borrosa, disminución de la visión o dificultades auditivas hay que acudir al especialista para diagnosticar la causa de la alteración sensitiva y con ello poner el tratamiento adecuado lo antes posible.

A continuación vamos a considerar los problemas visuales y auditivos más comunes en la tercera edad y cómo afrontarlos afrontarlos.


Problemas de visión más frecuentes en las personas mayores

La presbicia

Es una consecuencia del envejecimiento del ojo y de la disminución de la capacidad de acomodación del cristalino. Es algo casi inevitable y, aunque puede ser corregido, no tiene cura. Pero sí se puede mitigar su efecto mediante el uso de las correspondientes gafas graduadas de forma correcta según el déficit de visión.

Las cataratas

Están provocadas por la progresiva opacidad del cristalino y conllevan una disminución creciente de la agudeza visual. En su estado inicial se pueden manifestar por sensación de deslumbramiento, disminución de la sensibilidad a los contrastes y dificultades para percibir el relieve y los colores. Las posibilidades de tener cataratas aumentan con la edad. Afectan al 20% de la población de más de 65 años, a más del 35% de los mayores de 75 y a más del 60% de quienes han superado los 85. Por fortuna, las cataratas tienen buen tratamiento. La operación se puede practicar como cirugía ambulatoria y con anestesia local. Cada vez se operan más los dos ojos, aunque nunca en la misma intervención.

El glaucoma

Es una enfermedad que afecta al nervio óptico cuya función es conducir la información visual captada por el ojo hasta el cerebro. Lo más frecuente es que la destrucción de este nervio sea lenta y progresiva, lo que se conoce como glaucoma crónico.

Aunque todavía no se ha determinado bien las causas del glaucoma, la mayoría de las veces aparece asociado a un aumento de la tensión ocular debido a una anomalía en la filtración del humor acuoso, el líquido que se encuentra en el interior de los ojos.

Ese líquido, que todos producimos, se renueva de manera constante y, tras ser utilizado, es filtrado antes de volver la circulación sanguínea. Puede ocurrir, sin embargo, que el sistema de filtración no funcione correctamente, en general debido a su envejecimiento, con lo que el líquido se acumula en el interior del ojo y provoca una presión excesiva sobre el nervio óptico y los vasos que lo alimentan.

Cómo afrontar problemas visuales y auditivos en la tercera edad.

Los síntomas del glaucoma crónico son tan leves que, a veces, ni se les presta atención. El nervio óptico se va destruyendo poco a poco desde la periferia hacia el interior. Al principio, el campo visual de la persona afectada se estrecha sin que se dé cuenta, ya que la zona central de la retina (que es la que nos permite ver con precisión, leer, reparar en los detalles…) no está afectada y el cerebro sigue siendo capaz de reconstruir las imágenes que faltan.

Más tarde, aparecen algunos síntomas leves: dolores de cabeza por la mañana, visión borrosa y necesidad constante de limpiar las gafas son algunos de los habituales. En cuanto se sienta alguno de ellos hay que acudir al oftalmólogo.

En un estadio aún más avanzado, la visión central desaparece casi por completo, impidiendo bajar escaleras o conducir. Cuando esto ocurre suele ser ya demasiado tarde porque las lesiones son irreversibles.

Existe un tratamiento eficaz para evitar que el glaucoma avance pero, como en todas las enfermedades, es necesario realizar un diagnóstico lo antes posible para poner el remedio adecuado por parte del médico especialista en oftalmología.


Recomendaciones de actuación ante una persona mayor con mala visión

  • Se ayuda más a la persona con visión deficiente apoyándola para que se defienda por sí misma que haciendo las cosas en su lugar.
  • La forma más eficaz de saber lo que ve una persona es preguntárselo. Antes de hablarle, en particular si hay otras personas delante, lo mejor es decir nuestro nombre y después dirigirnos a ella por su nombre o tocarle el brazo. También es conveniente avisarla cuando nos disponemos a marcharnos.
  • Cuando se camina junto a ella, sólo hay que darle el brazo, sin intentar guiarla o tirar de su mano: esta actitud, además de inútil, le resultará molesta.
  • Hay que hacer el esfuerzo de describirle los lugares donde está o lo que pasa a su alrededor: la nueva decoración de la habitación, un paisaje, acontecimientos, imágenes de la televisión…
  • Para saber si necesita ayuda, lo más sencillo es preguntárselo.
  • Cuando se pone la mesa, es recomendable colocar platos claros sobre manteles oscuros y al contrario; los alimentos de color claro en platos oscuros y viceversa. Cuanto mayores sean los contrastes, mejor.
  • Para ayudarla a localizar objetos, una buena técnica es el «método del reloj» empleado por los pilotos de avión: «en el plato, la carne está en las dos», «en la mesa, las tijeras están en las diez»… Es sencillo y eficaz.
  • Hay objetos de la vida cotidiana diseñados para personas con problemas de visión: teléfonos con teclas grandes, juegos de mesa adaptados, lupas luminosas, utilizar audiolibros…


Problemas auditivos

Cerca de un cuarta parte de las personas de 65 a 74 años y hasta la mitad de los mayores de 75 años sufren una pérdida de audición lo suficientemente importante como para interferir con su actividad social.

El hecho de no ser capaz de oír o entender las conversaciones limita la posibilidad de utilizar el teléfono, afecta a la capacidad de participar en diversas actividades sociales y produce un sentimiento de aislamiento.

Si no se le pone remedio con rapidez, la sordera acaba convirtiéndose en un obstáculo que aísla socialmente. El mundo deja de tener interés, no se oye a los pájaros ni se perciben otros sonidos de la vida cotidiana.

Cansados de repetir, los interlocutores sólo se dirigen a un sordo cuando no tienen más remedio. Y éste, apurado por las molestias e incómodo por las bromas o burlas que puedan producirse, deja de pedir que le repitan las frases.

También se aísla porque se cansa de leer los labios. Al final, se niega a salir porque, en la calle, en medio del bullicio, se siente aún más aislado, y los espectáculos le agotan porque debe mantenerse en alerta constante.

Cómo afrontar problemas visuales y auditivos en la tercera edad.

Así, acaba por vivir en su propio mundo, calla y se repliega. En ocasiones, por el contrario, se convierte en un charlatán que habla sin parar y que acaba irritando a quienes le rodean. O, lo que resulta más grave aún: si no se toman medidas a tiempo (uso de un audífono), puede que quede alterado el propio mecanismo de comprensión de los sonidos, con lo que la amplificación de los mismos con un aparato no tendrá efectos satisfactorios.

Debido a la imposibilidad de oír, la persona que padece sordera puede volverse injustificadamente desconfiada y estar más expuesta al peligro de alucinaciones auditivas («hablan mal de mí», «me insultan»…) que pueden derivar en el desarrollo de personalidades débiles, en delirios y otros problemas graves.

La falta de audición en la persona mayor puede ser debida a diferentes problemas, algunos de los cuales pueden tener tratamiento. La causa más común de pérdida de audición en la población mayor es la llamada presbiacusia, es decir, la disminución auditiva debida al propio proceso de envejecimiento caracterizada por una otoesclerosis.

No obstante, el envejecimiento no es sinónimo de sordera. Sí es cierto que el oído sufre una serie de cambios asociados con el envejecimiento que comportan unas modificaciones auditivas, pero nunca una sordera, por lo que ante cualquier problema de audición se recomienda acudir al médico especialista, el otorrinolaringólogo, para un estudio y valoración de las causas que motivan la pérdida de audición.

Según la causa, así será el tratamiento, pero nunca debe de ser el de la resignación y el de la creencia errónea de que es algo natural con la edad.

La tecnología actual pone a nuestra disposición los mejores avances en audioprótesis; audífonos que pasan totalmente inadvertidos y que se adaptan a nuestro nivel de audición.


Recomendaciones de actuación ante una persona mayor con mala audición

Hay actitudes muy sencillas que favorecen enormemente la comunicación con una persona con dificultades de oído y que la ayudarán a salir de su aislamiento:

  • Antes de hablarle, llamar su atención
  • Vigilar que no haya obstáculos entre el rostro del interlocutor y el suyo
  • Mirar a la persona de frente
  • Procurar eliminar, en la medida de lo posible, los ruidos de fondo
  • Evitar comer, caminar o fumar cuando uno se dirige a la persona con dificultades de audición
  • Hablar con claridad y a ritmo medio
  • Gesticular para que las palabras sean más explícitas
  • Si una frase no se ha entendido bien, o lo parece, volver a enunciarla
  • Mostrarse tranquilo y ser paciente
  • En caso de mala comunicación, pedir a la persona con deficiencia auditiva que sugiera los medios para mejorarla.

Fuente: Residencia Sol i Natura.