José Ramón 🐝 López en beBee en Español, Jurídico, Derecho Global Brand Ambassador beBee • Freelance 3/11/2016 · 3 min de lectura · 1,1K

Cómo cambiar de administrador de fincas de forma sencilla.

Cómo cambiar de administrador de fincas de forma sencilla.

Cambiar de administrador de fincas es una de las gestiones más desagradables a las que una comunidad de vecinos puede enfrentarse.

En la gran mayoría de casos, tras el deseo de cambiar de administrador existe una situación de descontento y/o de desconfianza por parte de la comunidad hacia el administrador de fincas.

Está bastante arraigada en muchos propietarios la idea de que cambiar de administrador de fincas es una gestión muy complicada o que implica mucho papeleo o trabajo.

A continuación vamos a ver cómo cambiar de administrador de fincas es una gestión que puede ser desagradable pero no complicada. Además te explicamos cómo gestionamos todo en EDISA SERVICES para que quien desee cambiar de administrador de fincas pueda hacerlo con solo una llamada.


Cuando se toma la decisión de cambiar de administrador de fincas suelen haber diferentes motivos como que no presente con claridad las cuentas de la comunidad, mala gestión a la hora de resolver incidencias, no está cuando se le necesita (sí para cobrar), hace lo que le da la gana sin consultar asuntos importantes con el presidente, las cuotas de la comunidad se disparan pero los servicios funcionan pésimamente, etc…

Sea cuales sean los motivos por los que queramos cambiar de administrador de fincas los pasos a seguir para cambiar a otro son los siguientes.


Pasos a seguir para cambiar de administrador de fincas

Primero hay que asegurarse si existe algún contrato firmado con el administrador. Si es así habrá que leer bien las condiciones existentes, especialmente relacionadas con la duración de su cargo. Lo normal es que el administrador de fincas tenga un año de gestión contratado. Si no hay ningún contrato lo más probable (y lógico) es que la duración en el cargo aparezca en las actas.

Si su contratación es por un año (que es lo habitual) hay que tener en cuenta que habrá que indemnizar al administrador con los honorarios pendientes hasta el mes de renovación de su cargo.

Cabe la excepción en el caso de que la cesión sea debida a una causa justa y demostrable. Esto lo debe calificar un juez y en todo caso no será motivo para no pagar los honorarios pendientes -si los hubiera- la falta de confianza en su gestión o el descontento más o menos generalizado. Deben haber hechos concretos de incumplimiento de sus obligaciones o negligencia profesional.

Hay dos formas de destituir al administrador de fincas:

  • Mediante una Junta Extraordinaria que fije como punto en el orden del día el cese del actual administrador y nombramiento -si procede