Jose Vicente Soldevila Puchol en Comunicación y Periodismo, Profesores y educadores, Recursos Humanos Director General en Vida Propia. • Freelance en Relaciones Humanas. 6/6/2018 · 1 min de lectura · 5,3K

¿CUÁNTO HAY DE VERDAD EN UNA VERDAD?



¿CUÁNTO HAY DE VERDAD EN UNA VERDAD?


Hay situaciones que tienen varias verdades a elegir. Hay Verdades que conspiran y Verdades que engañan deliberadamente. Hay Verdades que inspiran y Verdades que transforman. Citando a William James, “no hay peor mentira que una Verdad mal entendida por aquellos que la oyen”

¿Cómo transmitimos nuestra visión del mundo? Evidentemente a través de nuestras creencias y valores que consideramos como parte de nuestras Verdades. Podemos coincidir o no en estos planteamientos y aquí es donde radica el apasionante reto de vivir en una sociedad multicultural y cambiante.

Nuestra mentalidad es la suma de un conjunto de creencias, ideas y opiniones que tenemos de nuestro entorno que finalmente usaremos para justificar nuestra manera de pensar y de actuar. Existen algunas “Verdades Personales” que nos acompañarán toda la vida marcando así nuestro carácter y personalidad.

Ya lo decía Voltaire: “hay verdades que no son ni para todas las personas ni para todas las épocas” ¿Todas las Verdades son igual de buenas? ¿Las Verdades suelen ser incómodas? ¿Las mentiras tienen sus propias Verdades? ¿Cuándo decimos la Verdad… decimos toda la Verdad? ¿Las Verdades han ido cambiando con el tiempo? ¿Existen las Verdades Universales? ¿Una Verdad repetida muchas veces es más Verdad o se repite más veces? ¿Las Verdades por conocer son mentiras? ¿Cuándo imaginamos algo estamos mintiendo?

La Verdad se puede “retorcer” al gusto. Muchos políticos, comunicadores, publicistas y titulares de prensa son expertos en sesgar las verdades para crear impresiones falsas induciendo a la manipulación, la propaganda e incluso al chantaje.

Como no podemos abarcar toda la información que nos llega y cuando llega aparece a raudales no podemos hacer otra cosa que seleccionar y simplificar para que no nos estalle la cabeza. Esta opción necesaria para la supervivencia, en una era digital como la que estamos viviendo, tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Nuestro subconsciente tratará de dejar fuera datos e ideas que contradicen a nuestros pensamientos y creencias, provocando un sesgo informativo que usaremos para justificarnos o para reprocharnos.

“Estamos hechos de historia” decía Martin Luther King. ¿Cuál es tu historia? Si no tienes nada que contar al mundo para el mundo no cuentas. Pero, ¿vale cualquier cuento? Los cuentos son como los colores, hay para todos los públicos. Otra cosa es que los pasemos por el filtro de la ética y la honestidad.

Una manera de entender el mundo dependerá de cómo lo midamos. Según un dicho popular “hay dos clases de mentiras: las mentiras y las estadísticas” Valga un ejemplo: ¿sabías que los países del mundo donde más secuestros hay son Australia y Canadá? ¿Sorprendido? Para entender esta afirmación hay que conocer el contexto y las estadísticas. En estos países se considera que dentro de las disputas domésticas llevarse a los hijos es un secuestro. Por ese motivo cuantitativamente destacan por encima del resto de países del mundo. ¿Ves como se juega?

Llegado a este punto, es necesario que como sociedad aprendamos a definir nuestras Verdades morales y diseñar como evolucionar, cambiar y ponernos de acuerdo con ellas, en un entorno veloz y trepidante donde no siempre los intereses son los mismos para todos.


Algunas sugerencias a tener en cuenta: 

- Desconfía de cualquiera que afirme que su Verdad es la única Verdadera y niegue todas las demás.

- Escucha lo que dicen pero también presta atención a lo que omiten. 

- No te dejes confundir con palabras y mantente atento a los hechos. 

- Verifica y contrasta las fuentes de información antes de hacerlas tuyas. 

- No te asocies con cualquiera. 

- Antes de dar una opinión estudia el contexto. 

- Los números son muy arbitrarios y tendenciosos. 

- El lenguaje puede usarse para inspirar o para manipular. Aprende a diferenciarlos. 

- Cuidado con los “predictólogos” y los “opinólogos”. 



#37 Los puntos de inflexión siempre nos llevan a una reflexión justa y necesaria. Gracias por comentar y sobre todo felicidadesssss @Marisa González Casasola por elegir siempre AHORA!!!!

0

#32 Verdad relativa :-) Yo tuve un punto de inflexión y fue "ahora o nunca" y elegí AHORA. Pero supongo que si lo tuve tan claro es que no venía de un día. Un abrazo!

+2 +2

Gracias @Carmen Juanes Luis por hacer Zumbarrrr!!! este Post.

0

#34 Gracias por comentar @Carmen Juanes Luis UN MINUTO bien empleado.... da para mucho!!!!

+1 +1
Carmen Juanes Luis 11/6/2018 · #34

#30 Alguna persona me ha parado por la calle y me ha dicho que solo será un MINUTO @Jose Vicente Soldevila Puchol.
Pero ¿qué es verdad y qué es mentira?, ya sabes, todo es del color del cristal con que se mira.
Buen día compañero verdadoso.

+2 +2
Endika Lousa 11/6/2018 · #33

#30 La gran ventaja de vivir en un pueblo pequeño es que aquí no vienen los encuestadores, jeje.... Pero el minuto normalmente suelen ser 5 minutos, "un par de minutos" suele ser 10 minutos y así progresivamente....

+1 +1

Te levantas un día por la mañana y decides cambiar tu vida ¿Verdad o Mentira? @Andrés Zarzuelo, @Sonia Roselló Puig, @Marisa González Casasola, @Isabel 🐝 Díaz Durán, @Pedro J. Estébanez

+2 +2

Estás preparando una salida de fin de semana y miras las previsiones meteorológicas que dicen que estará nublado pero no lloverá. ¿Verdad o Mentira? @Juan Madueño Criado, @María Valeria Freelance, @Francisco Jose 🐝 Paredes Pérez Global Brand Ambassador

+1 +1