Jose Vicente Soldevila Puchol en Directivos y Ejecutivos, Comerciales y Vendedores, Profesores y educadores Director General en Vida Propia. • Freelance en Relaciones Humanas. Hace 6 d · 1 min de lectura · 10,6K

El CURRÍCULO EMOCIONAL


El CURRÍCULO EMOCIONAL

¿Por qué tenemos que vendernos como los demás? ¿Por qué no cambiar las reglas para cambiar los resultados? ¿Existe un único modo de hacer las cosas? Para buscar un empleo, para cambiar de empleo o para emprender podríamos diseñar nuevos caminos. Si el mundo cambia ¿por qué no cambiar nosotros también nuestro mundo?

Las tradiciones están para ser desmitificadas. Más de lo mismo es lo mismo, pero en más cantidad y hoy sabemos que la cantidad y la calidad no tienen porque coincidir cuantitativamente. ¿Qué o quién marca la diferencia?

Las personas marcamos las diferencias. Durante demasiado tiempo sólo nos hemos diferenciado en ratios estrictamente cuantitativos, en nuestros programas formativos, en nuestras experiencias pasadas basadas en nuestros éxitos acumulados, en nuestros biodatos, en la métrica aritmética de nuestras calificaciones.

Esta concepción es la herencia de un mundo racional, cartesiano, dogmático donde lo que no se puede medir no se puede entender. El método científico y analítico nos ha llevado hasta donde estamos ahora pero el progreso venidero no sólo puede ser evaluado por este modo de pensar.

La lógica deja paso a la intuición, las matemáticas al arte, la televisión a la literatura, la ingeniería al diseño, los problemas a la creatividad, el tiempo al espacio, la seguridad al caos, los trabajos a la tecnología, el marketing de masas al marketing de atracción, el consumismo a la compra por valores dando otro sentido tanto a la vida como a las relaciones y los algoritmos a la retórica.

¿Y si decidiéramos dar un paso hacia el vacío? Si está vacío alguien tendrá que llenarlo ¿Sí? ¿Y si nos promocionáramos más por lo que somos que por lo que hacemos y tenemos? ¿Pero, qué somos? ¿Somos lo que hacemos o hacemos lo que somos? ¿Quién nos quiera por qué nos va a querer?

El mundo espera de nosotros que seamos profesionales. ¿Eso qué significa? ¿Qué sepamos mucho o que hagamos mucho? El saber se nos viene de serie, la sabiduría es opcional. La información se ha democratizado y la pereza personalizado en un mundo rico de datos, a una distancia de un “click”, que hace de la agilidad nuestra principal comodidad.

Si en una ensalada, cuantos más colores más variada y más saludable es, ¿cómo podemos añadir más color a nuestra ensalada de la vida? Veamos algunos ingredientes:

Cambiando el continente y el contenido, arriesgándonos a probar cosas nuevas, abrazando lo desconocido con curiosidad, siendo auténtico, practicando la generosidad, aportando valor y siendo valiente, permitiendo cometer errores, liderando nuestro poder personal, practicando el perdón, con la discreción por bandera y la prudencia por testigo, disfrutando de lo cotidiano como algo extraordinario, con pasión para ser “provocadores extáticos“, con transparencia ética y locuaz, amando incondicionalmente, con la belleza de la nobleza, con la templanza de Sancho Panza, la equidad de una balanza y con un sentido del humor que quite el sentido.

Vivimos en un mundo emocional rodeados de personas racionales deseosas de cariño, paz, bienestar y prosperidad aunque lo disimulen muy bien. 



#24 Gracias graciosas Alma. beBeesos de colores!!!!

0
Alma Salgado Ramírez Hace 1 d · #24

Muy buenas reflexiones y tengo sintonía con lo que escribes. Saludos.

+1 +1

#22 Te entiendo muy bien @José Luís Casado. A mí también me ha pasado lo mismo en una parte de mi vida y aunque he tenido ganas de enviar a la mierd…. a más de uno por no apreciar ni valorar ni mi trabajo ni mis intenciones. Ahora con perspectiva me he dado cuenta que gracias a ellos me he convertido en la persona que quería ser a pesar de ellos. Somos lo que somos no por lo que conseguimos o no, sino por las personas que nos transformamos por el camino. Todo lo que hemos dado vuelve, ha vuelto o volverá. Es una ley universal. Nuestro enfoque es no desenfocarnos. Muchas gracias por contestar. Abrazos infinitos!!!!!!

+1 +1
José Luís Casado Hace 1 d · #22

#13 verdad es que en esta ocasión no sé qué decirte, apreciado @Jose Vicente Soldevila Puchol. Durante muchos años he tratado de hacer algo diferente, de ayudar a los demás desinteresadamente y de dar, dar y dar. Ahora, sinceramente, estoy ya bastante desencantado y aunque mantengo el tipo y el buen humor veo que nada de lo que he hecho me ha servido para nada salvo para demostrarme que puedo hacer mucho más de lo que creía que podía hacer. Pero por lo demás, cero patatero

+3 +3

#20 El sentido de la vida es tener una vida con sentido y es nuestro propósito descubrir cual de todos nuestros sentidos (tacto, olfato, gusto, vista y oído) es el más adecuado para hacer realidad nuestro propósito. Gracias por responder @Juan J. Tamayo

+2 +2
Juan J. Tamayo Hace 2 d · #20

Para mí @Jose Vicente Soldevila Puchol y no sé si lo he comentado alguna vez, mi interés está ya en salirme de lo profesional (es una obligación para poder vivir) y encontrar el sentido de la Existencia, de la Vida, y es que todo lo demás ya carece de valor para mí aun cuando lo tiene, por supuesto... No puedo irme de este mundo y de esta vida sin saber el por qué soy, quién soy o qué soy!!!... Si me fuera sin saberlo sería para mí el fraude más grande de todos, no habría mayor pena para mí :-)

+4 +4
Ignacio Orna (Nacho) Hace 3 d · #19

#17 Un ejemplo de ello @Jose Vicente Soldevila Puchol es Agatha Ruíz de la Prada, que se atrevió a romper moldes y esquemas y que tuve la inmensa suerte y el gusto de tenerla entre mis clientas.

+1 +1

#16 ¿En serio que podemos ir a Sirio? Viajar por la vía láctea tiene que ser la "leche". Gracias @Ignacio Orna (Nacho) por contestar.

+1 +1