Jose Vicente Soldevila Puchol en Directivos y Ejecutivos, Profesores y educadores, Recursos Humanos Director General en Vida Propia. • Freelance en Relaciones Humanas. 7/11/2018 · 1 min de lectura · 13,6K

¿QUIÉN CUSTODIA LA LLAVE DE LA VIDA?


¿QUIÉN CUSTODIA LA LLAVE DE LA VIDA?


- ¿Quién custodia la llave de la vida?

- Quien custodia la vida de la llave.

- Pero… ¿Quién es?

- Eres tú.

- ¿Soy yo?

- Sí… tú eres yo.

El YO se va agotando por el oficio de vivir. Somos seres fungibles y consumibles y a ese vivir le llamamos ENVEJECER. Hay muchas formas de envejecer: Hay personas que tienen años y hay años que tienen personas, hay personas con edad y personas sin edad, hay personas a las que les pasa el tiempo y personas a las que el tiempo no le pasa, hay jóvenes viejos y viejos jóvenes, hay gente que madura y gente con quemaduras.

La madurez no entiende ni atiende a la de edad, entiende y atiende al conocimiento, a la comprensión y a las experiencias. Desgraciadamente vivimos en una generación social de hipocresía y charlatanería donde quien más se postula” es quien más posturea” y viceversa.

Madurar es un proceso a través del cual se pasa del principio del placer al principio de la realidad. La realidad puede llegar a ser muy subjetiva. Cada cual se “inventa” la suya según más le convenga, porque cada cual tiene sus propias verdades. Dependiendo de cómo creemos, creamos y respondamos a esas realidades así seremos de maduros.

Cuando nos comparamos con algo o con alguien dejamos de pensar para pasar a justificarnos, defendernos y/o atacar. La ambición, la codicia y la envidia son la base de un individualismo egoísta que nos impide avanzar como colectivo. Sin ellas tres la cooperación sería espontánea y la solidaridad instantánea.

La suerte que tienen nuestros gobernantes es que vivimos en una sociedad que no piensa, que vivimos en una sociedad acomodada y resignada que desea ser guiada y necesita a alguien a quien seguir. Estas actitudes sólo nos llevan al conformismo y una falta de seguridad que servimos como herencia a generaciones venideras. ¿Por qué no te indignas?

- ¿Quién es “feliz” en el mundo?

- Nadie.

La felicidad no es permanente. Es momentánea, puntual, diacrónica, efímera, pasajera, presente, espontánea y últimamente sobrevalorada, mal interpretada y sobre todo “mercantilizada”

Quizás seríamos más tiempo feliz si no tuviéramos deudas con la VIDA, pero la vida siempre nos va a cobrar un peaje y ese peaje se llama GANARSE LA VIDA. Existen personas que para ganarse la vida pierden su vida. Se pierden y no se encuentran, se encuentran y no se reconocen, se reconocen pero no se quieren, se quieren pero no aman, aman pero no sienten, sienten pero no aprenden, aprenden pero no comparten y comparten pero luego, obligan a pagar un elevado precio por su aprecio.

- Hemos venido a aprender y no a reprender.

- ¿Aprender Qué?

· A buscar y no refutar.

· A comprender para amar en paz.

· A amar para valorar.

· A convivir para no morir.

· A discernir para poder intervenir.

· A sentir para vivir.

· A disfrutar para aprovechar.

· A callar para escuchar.

· A pensar para priorizar.

· A cambiar para avanzar.

· A saber para actuar.

· A respetar para tolerar.

· A prestar atención para estar presente.

· A mirar para ver.

· A interpretar para bien juzgar.

· A preguntar para encontrar.

· A buscar para preguntar.

· A fracasar para evolucionar.

· A ser educado para ser agradecido.

No vivimos de lo que comemos sino de lo que digerimos.
Trovador Emocional. 



#36 Felices felicidades para ti también @Isabel 🐝 Díaz Durán

+2 +2

#17 Totalmente de acuerdo: hay que aprender siempre!!!! Feliz martes Jose

+3 +3

#34 Sin duda @Ignacio Orna (Nacho) no tenemos todas las respuestas. Lo importante ahora es saber cuáles son las preguntas a las que nos tenemos que enfrentar ante la incertidumbre del no saber qué es necesario saber para seguir sabiendo. Somos humanos y dentro de nuestras debilidades se encuentran nuestras mejores fortalezas unidas a una esperanza infinita de creer para crear y crear para seguir creyendo.

+1 +1
Ignacio Orna (Nacho) 12/11/2018 · #34

Hay preguntas sin respuesta, que siempre vuelven, como esta.
Hay veces que es mejor no saber quien tiene la llave.
Muy cierto es que quien más se “postula” es quien más “posturea”.
Hay veces en que la sociedad se resigna a ser guiada, porque si no es así es castigada y por esta razón la felicidad es mercantilizada, con el fin de eludir el peaje a la Vida, pero más tarde o más temprano se lo cobra y a veces quitando la Vida.

+1 +1

#32 Tú estando en Nepal y yo en España... tendrá que ser virtual. Por Skype????

0
Lupe Geiss 12/11/2018 · #32

Gracias @Jose Vicente Soldevila Puchol ... Entonces cuando tomamos un buen vino?

+1 +1

#30 Bueno... Lupe la una verdad es que la verdad es relativa y lo divino a veces depende de un buen vino. Gracias por comentar y contestar. Abrazos infinitos.

+2 +2
Lupe Geiss 12/11/2018 · #30

Jesus dijo: Sigueme. Porque soy la realidad. Y seguir a un modelo de persona a veces no es comodo ni conformista ni conveniente porque hay que dejar mucho de lo que "el yo egoista" ha acumulado en experiencia. Gozo y contentamiento van mano y mano. No creo en la felicidad porque es tan subjetiva que es imposible de encontrar "la verdad" en ella. Pero la pura verdad no es subjetiva.

+1 +1