Juan Ignacio Gilligan in Profesores y educadores, Oficios y profesiones, Cuidados Mayores Responsable • GILLIGAN EDITORA 15/5/2020 · 1 min read · 4.6K

Amando a Richard Parker

Amando a Richard Parker

Un jovencito de 14 años es el único sobreviviente del naufragio. Él y un tigre de bengala, apodado "Richard Parker", con el que compartirá 227 días boyando en un bote salvavidas, perdidos en la inmensidad del océano.

Sus padres eran dueños de un zoológico, pero el barco que los transportaba se ha hundido y junto al animal son los únicos sobrevivientes. 

Mirando esta increíble aventura me preguntaba si en algún momento de nuestra vida no nos sentimos de igual modo. La existencia nos empuja a avanzar y nos sentimos perdidos, naufragando en el océano de la existencia. Partimos de una orilla y para llegar a otra  debemos enfrentar a un verdadero tigre: nuestra propia sombra.

Hasta entonces ella ha vivido encarcelada pero un imprevisto ha logrado abrir la jaula. Es inútil volver atrás. No se pueden frenar los hechos ni escaparnos de nosotros mismos. Si no resolvemos la situación, si no enfrentamos con inteligencia y valor nuestro destino, vamos a sucumbir.

Pi entiende que debe conquistar la confianza del tigre. De no ser así, al menor descuido, el animal lo devorará. Del mismo modo, nosotros tendremos que lidiar con esa parte oscura. ¿Pero cómo enfrentar nuestra lujuria, agresividad, miedos profundos, en fin, todas aquellas fuerzas que pugnan por salir pero que por alguna razón preferimos ocultar?

Richard Parker lo ha mantenido alerta. Día y noche. Al final de cuentas, ha significado el estímulo necesario para sobrevivir. En efecto, la misma puerta que en un principio parecía iba a destruirlo, le ha permitido llegar sano y salvo a una isla. Tras desembarcar, la odisea ha terminado. Es hora de que el tigre, flaquísimo, lo abandone y se marche a la jungla.

Pi le grita a Richard Parker que no lo deje, que lo ama y lo necesita, pero su compañero ya ha cumplido su trabajo. El joven naufrago ya no lo necesita. Ha crecido de golpe y se ha transformado en un hombre íntegro. Un hombre de una sola pieza.