Juan Ignacio Gilligan in Profesores y educadores, Oficios y profesiones, Cuidados Mayores Responsable • GILLIGAN EDITORA Jul 2, 2020 · 1 min read · 2.6K

Los nuevos escritores fantasmas

Los nuevos escritores fantasmas

Por alguna extraña razón el libro cayó del estante. Se trataba de un título de la vieja serie “The Hardy Boys”, donde los hermanos Hardy, famosos investigadores juveniles, se dedican a desentrañar misteriosos crímenes.

Los libros son firmados por Franklin W. Dixon sin que este apellido pertenezca a una persona. Tampoco a una máquina. Se trata de un conjunto de “escritores fantasmas” unidos por el sindicato “Stratemeyer” para crear exitosas colecciones, las mismas que comenzaron a editarse a comienzos del siglo pasado.

Este sindicato de autores fue una invención de Edward Stratemeyer, hijo de padres alemanes, quien a  su temprana vocación por la escritura añadió la entrañable vocación editorial.

El aroma de la tinta y el papel, el mecanismo ruidoso de las máquinas y la infinita ilusión de editar sus propias obras, modelaron el imaginario del estadounidense hasta convencerlo de que en el país de los sueños era posible llenar de libros la vida de millones de jóvenes.

(Perdón. No quiero perderme en conjeturas, ni sonar romántico. De hecho, el punto al que me dirijo es bastante serio, demasiado serio) 

Bastará agregar que el joven Edward había montado una imprenta en la tabaquería de su padre comenzado con ello sus primeras acciones editoriales, que más tarde lo transformarían en uno de los editores más prolíficos y ricos de la historia.

Se le atribuye la producción de 1300 libros -muchos de ellos escritos por él- y 500 millones de copias vendidas, formadas por las mencionadas series de libros juveniles como Los Gemelos Bobbsey , Tom Swift , Los Hardy Boys y Nancy Drew. 

Su tremendo éxito provocó que se lo llamara el “Rockefeller de la literatura”. No ha habido otro éxito tan rotundo en el mundo editorial (con excepción de la Biblia). Siendo realista: posiblemente no lo haya nunca. En tal caso, habrá que reiventar el mundo. No se trata de Internet, ni de Nétflix, tampoco de que la gente ya no lea ni de que quiera toda la comida resuelta. No. Se trata del avance estrepitoso de las máquinas.

La inteligencia artificial ya puede crear la misma cantidad de historias, en tiempo récord, evitando recurrir a personas de carne y hueso, que a veces se enferman o no se sienten inspiradas o simplemente tienen ganas de pasear y olvidarse por un momento de sus obligaciones y de las letras.

Señoras y señores: las máquinas serán los nuevos escritores fantasmas. ¡Y editarán sus propios libros!

¿Qué escritor o editor podrá competir contra ellas?
¿Quién será el David capaz de enfrentarse contra estos nuevos cíclopes tecnológicos, dotados con la más alta tecnología, diseñados para crear las mejores historias, irónicamente llamados “Los Stratemeyers XXI”?


https://juanignaciogilligan.com/
https://www.instagram.com/ignacio170172/





carmen leones Jul 22, 2020 · #1

Me encantó

0