Juliana Urrego Nieto en Writers Instructora • Servicio Nacional de Aprendizaje SENA 4/7/2016 · 2 min de lectura · +200

La importancia de “No Amar”

La importancia de “No Amar”


Desde la existencia de la humanidad, se han entablado relaciones interpersonales, que han llevado a establecer relaciones de pareja; estado o situación emocional que genera a que hombres o mujeres;(o el género de su preferencia), inicien un camino juntos; en algunos casos llegando a formar una relación sentimental estable y posteriormente familia; bueno aunque en algunos momentos se inicia al contrario, hijos y luego pareja. Pero a pesar, o no importando el inicio o circunstancias en que se establece la relación, es importante desde el principio “No Amar”.

El amor se utiliza en la cotidianidad, cuando el ser humano se conecta fuertemente con algo o alguien, en las parejas esa palabra se utiliza cuando el proceso de conocimiento mutuo ha llegado a un punto donde el intercambio afectivo es mayor; estableciendo un equilibrio en la relación, donde se pueda expresar el afecto por medio de la palabra “Amor”. Se encuentra en los libros o diccionarios el siguiente significado:

“El amor es un sentimiento de afecto universal que se tiene hacia una persona, animal o cosa. Amor también hace referencia a un sentimiento de atracción emocional y sexual que se tiene hacia una persona con la que se desea tener una convivencia bajo el mismo techo o relación. Así mismo es el esmero y agrado con el que se realiza una cosa como por ejemplo: Yo organizo tu fiesta con mucho amor” (www.siginificados.com)

Cuando las circunstancias negativas tocan la puerta de las personas, es decir, se presentan eventos de infidelidad, maltrato físico y verbal, en algunos momentos ese Amor construido en el transcurso del tiempo de convivencia se termina y se llega a tomar la determinación de que: era mejor “No haber Amado”.

Teniendo en cuenta lo anterior, podemos entrar a decir entonces el porqué de “No Amar”. No se tome como la prohibición de manifestar ese sentimiento, al contrario, es la generación de conciencia para utilizarlo de forma adecuada y con la persona indicada, para no generar inconvenientes ni mal entendidos. En la actualidad se ve que a cualquier sujeto u objeto se le dice “Amor”; en algunos momentos sin siquiera saber le significado del término; pero en este caso, como ya se sabe o tiene conocimiento del mismo, sería interesante saber cuándo y porqué utilizarlo.

“El amor no es posesión, es apreciación. No te pertenezco, te complemento” Imujer

Así mismo como cando es necesario aprender a utilizar la palabra, es importante saber con quien me conecto para poderla manifestar, es decir; no se pertenece a la otra persona por el hecho de estar junto a ella, se complementan la una a la otra para generar procesos de construcción tanto personal como de pareja. No se debe Amar si mi vida pertenece a la otra persona y éste hace conmigo lo que le plazca, hasta llegar al maltrato físico y psicológico. Por eso es importante “No Amar” si no se está preparado par asumir el reto personal y de pareja para construir una relación con el otro, asumiendo las dificultades y las alegrías para hacerlo, es mejor seguir las vidas por separado para no causar dolor.

Ese entrar en conciencia, hace que nos replantemos, qué es el amor y cómo manifestarlo. Se generan o se viven eventos en donde se pone en tela de juicio la posición que el sujeto puede tener frente a la otra persona o lo más triste en algunos casos es el desconectarse completamente de uno mismo; desencadenando un “No Amor” permanente. Amar también conecta al ser humano consigo mismo y con los demás. Permitiendo vivir, reír, llorar y ser en su esencia, pero el “No Amor” personal desconecta al sujeto de su entorno. Ésta situación puede presentarse en los casos en donde la entrega por el otro va más allá del 100%, anulando su ser y su sentir. No se Ama cuando el dolor abarca más que la esperanza y la razón. En este y en muchos otros casos, es importante “No Amar” al que hace daño y retomar el amor propio para reforzar el proyecto de vida, retomar lo perdido y empoderarse como sujeto ante uno mismo y frente a la sociedad.