Escondida

Ni siquiera recuerdo con rencor a alguien que me haya lastimado, amo a mis prójimos sin ni siquiera conocerlos, quisiera ayudar aquellos que están amargados, entregándoles amor cálido y sincero, decirle a las personas que conforman este mundo que no sientan miedo de desnudar el alma, que todos queremos ser amados y aceptados, ¡basta de las caretas y autodefensas!, Seamos lo suficientemente humildes para aceptarnos y tendernos la mano…o acaso ¿es malo pensar como pienso?, en verdad ¿estoy loca?

¡Todos somos iguales!Escondida