Liza Schnyder en Comunicación y Periodismo, Redactores Redactora de contenidos • Habitissimo 6/6/2018 · 1 min de lectura · 1,1K

Marea Verde en Argentina

Desde hace semanas, las calles de las ciudades Argentinas se tiñen de verde.

Millones de personas se pronuncian a favor del aborto legal, seguro y gratuito. El lema es: en las calles ganaremos el derecho al aborto.

Marea Verde en Argentina

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, unas 400.000 mujeres se se concentraron en la capital de Buenos Aires para exigir aborto legal, seguro y gratuito en los hospitales públicos. 

El argumento de esta campaña es que el aborto ilegal existe, es una realidad y por su clandestinidad produce la muerte de las mujeres más pobres de la sociedad.

"Todas abortamos: las ricas viven, las pobres mueren"
Activistas coreando frente al obelisco

Las estadísticas indican que se llevan a cabo 500.000 abortos al año y las complicaciones consecuentes provocaron la muerte de 45 mujeres en el año 2017. La principal causa de muerte materna en Argentina son los abortos clandestinos.

En la teoría, los abortos en Argentina están técnicamente permitidos si se trata de violación o si está en riesgo la integridad física de la mujer, sin embargo, en la práctica, debido a leyes de objeción de conciencia, médicos y hospitales se rehúsan a realizar abortos desencadenando una limitación muy grande al acceso de este procedimiento.

En el año 2006 Ana Acevedo tenía 19 años y tres hijos cuando le diagnosticaron cáncer. Durante el año que duró la enfermedad los médicos de un reconocido hospital de la provincia de Santa Fe no atacaron el cáncer. 

Ana cursaba un embarazo de dos semanas y le prohibieron el tratamiento de quimoterapia para proteger al feto. Su mamá reclamó la realización de un aborto terapéutico para salvar la vida de su hija. Fue negado. En el año 2007 Ana y su hija murieron. 

Foto: www.opendemocracy.net

Los postura moral de los médicos prefirió resguardar la vida del feto en pos del sufrimiento de la madre. Al igual que Ana, miles de mujeres deben enfrentarse a diario con las perversiones de un sistema que las abandona y las deja morir.

Este debate nacional sobre el aborto es consecuencia de casi tres años de activismo público, que unió a las argentinas bajo la consigna de Ni Una menos. Movimiento que comenzó en el año 2015 debido al crecimiento exponencial de femicidios que ese año arrebató la vida de 235 mujeres.

Con el paso del tiempo, el activismo feminista esgrimió que para detener el femicidio también es sumamente necesario enfocarse en el sistema machista que lo provoca. Cultura donde los femicidios se consideran tradicionalmente como crímenes pasionales y los asesinos son justificados aludiendo a infidelidades o causas que recaen en ciertos comportamientos de las mujeres. Cultura patriarcal que le indica a la mujer cómo vestirse, cómo cuidarse, cómo venderse, cómo comportarse.

Cientos de miles de mujeres de todas las edades y estratos sociales se encontraron en las calles para exigir al Estado argentino reformas legales y políticas que penalicen la violencia de género, que ofrezcan apoyo a las víctimas y una educación que erradique la violencia hacia la mujer promoviendo la igualdad de género. 

El aborto rápidamente se volvió esencial en las demandas del feminismo argentino.

Mientras el Congreso argentino debate y se encuentra en las últimas instancias de la ley. Afuera, en las calles, una marea de mujeres con pañuelos verdes grita: "Sin aborto legal, no hay Ni Una Menos".










Liza Schnyder 6/6/2018 · #3

#1 gracias!!! :)

+1 +1

Excellente articulo ahi ! Comparto con mi colemnas!

+1 +1